Aunque Microsoft todavía no se ha pronunciado al respecto, es un secreto a voces que Xbox Series X vendrá acompañada junto con una segunda versión más económica y características inferiores. A estas alturas, ya nadie duda de que Xbox Series S existe y sería anunciada en breve por la compañía de Redmond, para aquellos que buscan disfrutar de todos los juegos de la nueva generación (y también a los de todas las generaciones pasadas de Xbox), pero les es suficiente con una resolución 1440p, pero con una alta calidad gráfica.

Además de los insistentes rumores y filtraciones, esta versión menos potente y más económica ya ha aparecido incluso en fichas como la del mando de Xbox One e incluso en las librerías de Windows. Ahora, las agencias de clasificación por edades estadounidense (ESRB) y europea (PEGI) han ofrecido más luz al respecto, al eliminar la etiqueta de Xbox Series X en los juegos que llegarán a la nueva máquina, de manera que ahora sólo aparece un génerico ‘Xbox Series’, lo que denota la existencia de más de una versión para la nueva generación. Este cambio ya se puede comprobar en juegos tan esperados como Assassin’s Creed Valhalla o el recién anunciado Call of Duty: Black Ops Cold War.

Xbox Series

Y es que la misma Microsoft nunca ha ocultado que su intención es crear una plataforma Xbox que se podrá disfrutar desde su propia gama de consolas, pero también en otros dispositivos como PC o la nueva gama Galaxy Note 20 de Samsung. Tampoco sería de extrañar que, al igual que en la actual generación que llega a su fin, a mitad de este nuevo ciclo salgan versiones más potentes como sucedió con Xbox One X.

Como decimos, no hay ninguna información todavía oficial, pero teniendo en cuenta que se espera que el sistema de Xbox debute en noviembre, no debería faltar mucho para que Microsoft anuncie fecha de lanzamiento, precio y otros detalles, incluyendo la existencia de Xbox Series S. En las últimas fechas distintas informaciones han insistido que Xbox Series S contaría con una potencia más que considerable que le permitirá ejecutar los nuevos juegos a 1440p, prescindiendo del 4K que sería la norma en Series X. Aunque sería, aproximadamente, un tercio de potente (4 teraflops respecto a 12,14 de su hermana mayor), contaría con tecnologías avanzadas como el ray-tracing por hardware y un disco SSD de alta velocidad que, prácticamente, eliminaría las cargas. Esta versión podría ser unos 100 euros más baratas que Xbox Series X, aunque este dato parece más incierto, por lo que mejor que podemos hacer es esperar que la propia Microsoft confirme todos los datos que se van conociendo.