Nintendo ha presentado los resultados financieros de la primera mitad del año, y la principal conclusión que se puede sacar es que la compañía japonesa se encuentra en un momento de forma espectacular. Y es que la Gran N ha aumentado de forma notable sus cuentas de ingresos y beneficios. La explicación de esta gran mejoría respecto al año anterior es clara: las impresionantes ventas de Nintendo Switch y 3DS, así como el de los grandes juegos que han lanzado este 2017.

Además, hay que tener en cuenta que estas cifras hacen referencia a los seis primeros meses, por lo que todavía no se tienen en cuenta lanzamientos de tanto peso como Super Mario Odyssey, ni la próxima campaña navideña. De ahí que el futuro a corto plazo se presenta de lo más positivo para la empresa nipona.

Así, los ingresos brutos han ascendido hasta los 2.800 millones de euros (374.000 millones de yenes) entre los meses de abril y septiembre de 2017, lo cual supone un incremento del 175% respecto al mismo período del 2016 (1.000 millones de euros de ingresos brutos). Nuevamente hay que destacar el impresionante lanzamiento que ha tenido la nueva consola híbrida, así como de los grandes juegos lanzados durante sus primeros meses. Por otro lado, a pesar de ser una consola muy veterana, la 3DS sigue vendiendo a un excelente ritmo, lo que no hace más que ayudar a mejorar el gran momento que atraviesa Nintendo.

Por otra parte, Nintendo ha cosechado en estos seis primeros meses unos beneficios netos de 397 millones de euros (51.503 millones de yenes), una cifra muy superior a los 289 millones obtenidos en el ejercicio anterior. Con estos resultados, no es de extrañar que la compañía haya elevado sus previsiones para todo el año fiscal: 7.200 millones de euros de ingresos frente a los 5.600 millones de euros que se habían fijado anteriormente. Asimismo, el beneficio neto se ha elevado desde los 339 millones de euros hasta los 642 millones de euros.