Un año después de su lanzamiento en formato digital, BadLand Games nos anuncia que la edición física de Nightmare Boy se pondrá a la venta el próximo 15 de febrero, en exclusiva para Nintendo Switch. Y no vendrá sola, sino que incluirá, además de la caja y manual de rigor, una serie de extras que denotan el mimo puesto por la editora para ofrecer a los usuarios una edición muy cuidada.

El título del estudio español Vanir Project contará con un manual de instrucciones (sí, ese vestigio del pasado que la gran mayoría de empresas han olvidado) muy cuidado, con todo tipo de ilustraciones y distintos mapas de cada una de las zonas del videojuego, además de un CD con la exquisita banda sonora, obra de Vic Hernand.

Nightmare Boy es una divertida y original aventura de plataformas de estilo ‘metroidvania’, repleta de ideas frescas y con un desarrollo muy adictivo. Con un fabuloso estilo gráfico, que combina el dibujo animado clásico con las grandes producciones 2D de comienzos de los 90, el título nos sumerge en un mundo de pesadilla en el que deberemos recorrer un inmenso número de localizaciones distintas. Sin embargo, no todas estarán accesibles desde el principio, ya que en muchas ocasiones requerirán de una cierta habilidad u objeto. Por ese motivo, en muchas ocasiones deberemos deshacer el camino recorrido y regresar a otras zonas que anteriormente eran inalcanzables.

El videojuego nos invita a ponernos en la piel de Billy, transformado en el misterioso Rolok, quien deberá viajar hasta un mundo de pesadilla realizado a partir de sus propios miedos y el de otros diez niños, que también se encuentran atrapados en este misterioso y onírico lugar. No sólo deberemos enfrentarnos a toda clase de enemigos, sino superar también toda clase de desafíos y explorar sus escenarios para descubrir todos sus secretos. Nuestro objetivo será recuperar nuestro aspecto original y rescatar a todos los niños atrapados, lo que a su vez nos dará la oportunidad de adquirir nuevos poderes con los que enfrentarnos a situaciones y jefes cada vez más complicados.