Se cumple el primer aniversario del lanzamiento del fantástico NieR: Automata, título que ha sido un éxito de crítica y jugadores. Para celebrar este acontecimiento, su director, Yoko Taro, ha querido grabar un curioso mensaje dirigido a todos aquellos que han apoyado este juegazo de rol y acción en mundo postapocalítico.

Lanzado en 2017 para PlayStation 4 y, posteriormente, para PC, el videojuego ha acumulado unas ventas superiores los dos millones de unidades, sumando tanto el formato físico como el digital. Todo un éxito para esta secuela del NieR original de 2010, y más si tenemos en cuenta que las cifras de ventas de su predecesor fueron muy bajas. Sin embargo, las excelentes críticas recibidas en todo el mundo, así como el boca a boca de los jugadores, ha permitido alcanzar estas fantásticas cifras.

Desarrollado en colaboración con el prestigioso estudio PlatinumGames Inc., NieR: Automata destaca por combinar trepidantes combates a 60fps con otros conceptos jugables y una historia fascinante que nos atrapa de comienzo a fin. La acción y el rol, así como otros elementos más propios de los juegos de plataformas o de naves se entremezclan en un hermoso y, al mismo tiempo, inhóspito mundo abierto.

El jugador se pone en la piel de YoRHa 2B, quien, junto con un androide, para recorrer y explorar un universo poblado de robots, drones, androides y toda clase de singulares personajes creados por el legendario Akihiko Yoshida. Otro de los grandes alicientes del título es la gran variedad de finales y contenido extra que iremos desbloqueando después de completar la campaña principal. De hecho, si queremos descubrir todos los detalles de la historia y desbloquear todo el contenido, deberemos completar el juego varias veces y, de este modo, disfrutar de lo mucho que tiene por ofrecer este videojuego. Todo ello nos garantiza decenas de horas de diversión de alto nivel.

Además del videojuego lanzado hace un año, también se encuentra disponible el DLC “3C3C1D119440927”, que añade más horas de diversión, nuevas arenas y escenarios aún más exigentes.