La nueva generación ya está aquí. Microsoft pone a la venta sus nuevas consolas Xbox Series X y Xbox Series S, dos apuestas claras por situar al jugador en el eje central de su política actual. Y lo hace con dos máquinas espectaculares, pero también con servicios tan increíbles como Xbox Game Pass o Smart Delivery que, además, unen todas las generaciones anteriores en la actual. Un nuevo ciclo que se presenta apasionante y que desde hoy mismo los jugadores podrán descubrir.

El lanzamiento de las nuevas consolas de la compañía de Redmond llega con la promesa de ofrecer nuevas y revolucionarias características y experiencias de juego, incluyendo tiempos de carga ultrarápidos, mayores tasas de fotogramas por segundo, Quick Resume para poder pasar de un juego a otro de forma instantánea, tecnología Smart Delivery, trazado de rayos DirectX acelerado por hardware, Ray Tracing, mundos más ricos y dinámicos y mucho más.

Un catálogo increíble de juegos presentes y futuros

Además, ambas consolas llegan con el mayor y más variado catálogo de lanzamiento en la historia de Xbox, con más de 30 juegos optimizados disponibles desde el primer día, entre los que se incluyen auténticos juegazos como Gears 5, Gears Tactics, Ori and the Will of the Wisps o Assassin’s Creed Valhalla, entre otros muchos. Además, muchos de ellos disponibles de forma completamente gratuita para todos los suscriptores de Xbox Game Pass y Xbox Game Pass Ultimate.

Para completar aún más si cabe el enorme catálogo de juegos disponibles desde el primer día, con total compatibilidad de una inmensa cantidad de títulos de todas las generaciones anteriores de Xbox, también está ya disponible EA Play, que suma a la oferta todos sus principales juegos, entre los que se incluyen FIFA 20, Titanfall 2, Mass Effect: Andromeda, Mirror’s Edge Catalyst, Unravel 2 o Los Sims 4, entre otros muchos.

Pero si el presente ya es ilusionante, el futuro se deslumbra aún brillante con más de 20 grandes estudios propios de desarrollo que están en este mismo momento en proceso de desarrollo de numerosos juegos que, a buen seguro, nos asegurarán muchos grandes exclusivos en los próximos años. Hace poco se unía a la familia Bethesda (una de las compañías desarrolladoras y editoras más importantes) que, a su vez, cuenta con estudios tan importantes como Zenimax Online, Tango Gameworks, id Software, Bethesda Game Studios, MachineGames o Arkane Studios. Todos ellos se unen a otros grandes nombres como Turn 10, Playground Games, Obsidian Entertainment, Ninja Theory, Mojang, The Coalition, Xbox Game Studios, RARE, 343 Industries o uno de los más prometedores como es The Initiative. Un plantel insuperable que nos hace soñar con secuelas de algunas de las mejores sagas de la industria como Skyrim, Fable, Forza, Dishonored, Hellblade, Fallout, Doom, Wolfenstein y muchos más, pero también de nuevas franquicias que, a buen seguro, se están ahora mismo preparando en las oficinas de estas compañías. Microsoft ha puesto toda la carne en el asador para alegría de todos sus fans y nuevos usuarios.

Xbox Series X / S

De nuevo, tenemos que hablar de un pilar fundamental de la plataforma, Xbox Game Pass. Ya que todos los exclusivos estarán siempre disponibles gratuitos para sus usuarios, un sueño hecho realidad para cualquier jugador y algo que nos lo dicen hace poco y sería casi imposible de creer.

Características técnicas revolucionarias

Con Xbox Series X, los jugadores podrán disfrutar de los exclusivos de la consola y de todos los ‘multis’ con la mejor calidad visual posible, incluyendo resolución 4K como estándar y una tasa de imágenes por segundo que se situará por lo general en 60fps, aunque esa tasa podría alcanzar las 120 imágenes por segundo en algunos títulos como el recién lanzado DiRT 5. También se han añadido toda clase de tecnologías avanzadas que permitan que los desarrolladores nos muestren apartados visuales nunca vistos antes, con más calidad, nitidez y realismo en la imagen: el Ray tracing, el Modo automático de baja latencia o la Frecuencia de actualización variable, entre otras. Asimismo, muchos de los juegos de generaciones anteriores contarán con resoluciones más altas, tasa de cuadros más estables y multitud de efectos nuevos, los que les dotará de una segunda juventud, pudiendo incluso convertir juegos clásicos SDR a HDR.

Pero no todo son gráficos, de ahí que Microsoft haya cuidado mucho otros aspectos como el audio, con total compatibilidad con Dolby Atmos, tecnología avanzada de sonido envolvente que nos ofrece un audio mucho más real, logrando una experiencia mucho más inmersiva. Asimismo, cuenta con la tecnología Project Acoustics que permite simula con mayor precisión cómo se expanden las ondas sonoras por el aire y la manera en la que interactúan con los distintos objetos y superficies.

Xbox Series X / S

El diseño de ambas consolas es otro aspecto a destacar, muy cuidado en ambos caso, minimalista y moderno que, en nuestro caso, nos ha enamorado. De hecho, en persona la impresión es mucho mejor de lo que podría uno ya imaginarse en vídeos o fotos. Ambas consolas apuestan por un diseño muy compacto, pero lo mejor se encuentra en su interior, y es ahí donde se nota la gran experiencia de los ingenieros de Microsoft a la hora de desarrollar dispositivos eficientes, con gran potencia y rendimiento, pero al mismo tiempo sin que los componentes internos estén comprometidos por el calor que puedan generar. De hecho, estos diseños tan elegantes escoden en su interior componentes vanguardistas que hacen que casi no se calienten aunque lleven muchas horas encendidas. Además, como ya pasaba con Xbox One X y S, el ruido es casi inexistente. Se pueden colocar tanto en horizontal como en vertical, lo que no supone ningún problema, por lo que dependerá más de nuestro gusto colocarlas en horizontal o vertical.

Otra característica que lo cambia todo a partir de este momento es el acceso casi instantáneo a la información por parte de la consola gracias al disco SSD ultrarápido. Esta tecnología permite presumir a las nuevas consolas de la funcionalidad Quick Resume que nos permitirá tener abiertos varios juegos al mismo tiempo, pudiendo cambiar de uno a otro en breves instantes. Magia que nos va a dejar perplejos y que asegura que a partir de ahora no perdamos tanto tiempo a la hora de acceder a nuestros juegos. La inmediatez es otra de las virtudes de las nuevas Xbox, algo que queda patente con las descargas que aprovecharán a tope nuestra conexión, por lo que ahora será mucho más fácil descargar los juegos de nuestras bibliotecas o aquellos títulos que adquiramos en formato digital.

No cabe duda que Xbox Series X es la consola más potente de todos los tiempos, con unas características técnicas apabullantes:

Procesador: 8 núcleos @ 3.8 GHz (3,6 GHz w/ SMT) CPU AMD Custom Zen 2 personalizado.
Tarjeta gráfica: 12 TFLOPS, 52 CUs a 1,825 GHz DNA 2 GPU AMD personalizada.
Memoria: 16 GB GDDR6 con 320 mb bus.
Ancho de banda de la memoria: 10 GB @ 560 GB/s y 6 GB @ 336 GB/s.
Almacenamiento interno: Unidad SSD NVMe de 1 TB personalizada.
Rendimiento I/O: 2,4 GB/s (Raw), 4,8 GB/s comprimido con bloque de descompresión de hardware personalizado.
Expansión de almacenamiento: 1 TB con tarjeta de expansión.
Soporte para unidades HDD externas: USB 3.2.
Lector de discos: 4K UHD Blu-Ray.
Objetivo de rendimiento: 4K a 60 fotogramas por segundo, hasta 120 fps.

Por su parte, Xbox Series S está dirigida a todos aquellos que quieren disfrutar de la nueva generación a un precio muy atractivo, sacrificando la resolución 4K, pero manteniendo muchas de las características de su hermana mayor y un gran rendimiento. Es una versión digital, de ahí que prescinda del lector de discos. A continuación, podéis repasar sus principales características:

Procesador: 8 núcleos @ 3.6 GHz (3,4 GHz w/ SMT) CPU AMD Custom Zen 2 personalizado.
Tarjeta gráfica: 4 TFLOPS, 20 CUs a 1,565 GHz DNA 2 GPU AMD personalizada.
Memoria: 10 GB GDDR6 con 320 mb bus.
Ancho de banda de la memoria: 8 GB @ 224 GB/s y 2 GB @ 56 GB/s.
Almacenamiento interno: Unidad SSD NVMe de 512 GB personalizada.
Rendimiento I/O: 2,4 GB/s (Raw), 4,8 GB/s comprimido con bloque de descompresión de hardware personalizado.
Expansión de almacenamiento: 1 TB con tarjeta de expansión.
Soporte para unidades HDD externas: USB 3.2.
Lector de discos: no tiene.
Objetivo de rendimiento: 1440p, 60fps, hasta 120 fps.

Xbox Series X / S

Un mando para dominar todos los juegos

Ambas consolas llegan con un nuevo mando que evoluciona el que para muchos es, sin lugar a dudas, el mejor mando hecho nunca, el de Xbox One, que a su vez era una evolución del ya excelente controlado de la veterana Xbox 360. Microsoft ya ha ido introduciendo pequeños retoques y mejoras en el diseño del mando de la actual generación, pero ahora va un poco más allá y nos enamora con un mando que estaréis desando tener en vuestras manos. Comodidad, funcionalidad y calidad definen al nuevo mando que viene de serie con Xbox Series X y S. En primer lugar, se ha añadido una nueva cruceta (uno de los pocos puntos que se podían mejorar en las anteriores versiones) que ofrece un nivel de precisión total, algo que encantará sobre todo s los amantes de los juegos de lucha o los clásicos con desarrollo 2D. Nos ha gustado mucho también la inclusión del botón Share para que sea más sencillo que nunca capturar pantallas y vídeos, retransmitir o compartir nuestras grabaciones con otros jugadores. Su colocación también ayuda para que no tengamos que estar mirando al mando cada vez que lo queremos pulsar. Otro cambio en el diseño lo encontramos en la parte trasera, en la zona de los agarres que ahora tiene una especie de material estriado que hace que las manos no se cansen rápidamente, con un agarre muy, muy cómodo. Esa misma superficie se utiliza en los gatillos y botones superiores. En definitiva, un mando perfecto con el que disfrutar horas y horas, ya que también la autonomía vuelve a ser también enorme. Y si ya teníamos alguna consola Xbox anterior, más buenas noticias, puesto que todos sus mandos y periféricos son compatibles con la nueva generación. Una prueba más de que Microsoft no ha querido dejar atrás a ningún jugador, uniendo todas sus generaciones en las nuevas consolas.

Una interfaz que enamora

Microsoft siempre nos ha regalado una interfaz muy accesible y directa que siempre es algo de agradecer, y más ahora que el apartado digital tiene tanto peso en la experiencia del jugador. Las nuevas consolas utiliza la misma interfaz que fue lanzada hace pocas semanas en Xbox One. De nuevo, el usuario clásico de Xbox se va a sentir sumamente cómodo desde el primer seguro con su nueva máquina, mientras que los nuevos jugadores podrán disfrutar de una interfaz magnífica, más rápida que nunca gracias al disco SSD, que nos da acceso rápido a cualquier juego o menú de la consola. Un diseño minimalista y muy elegante, en consonancia con el diseño de las dos consolas. Es una auténtica gozada movernos por las distintas secciones, acceder a nuestra biblioteca o comenzar a descargar cualquier juego.

La tienda es ahora de acceso instantáneo, pudiendo encontrar cualquier contenido en breves instantes, sin ningún tirón o carga pesada. Destacar también que al configurar la consola por primera vez detectará todos los juegos que ya tuviéramos en las generaciones anteriores, pudiendo acceder a ellos en cualquier momento y, además, con la sorpresa de que todos ahora se verán mucho mejor, cargarán mucho más rápidos y tendrán un rendimiento muy mejorado. Por momentos, parece magia lo logrado por Microsoft. Además, algo que os encantará saber es que sin tener que hacer nada, al retomar cualquier juego que tuviéramos en Xbox One o Xbox 360 gracias a la retrocompatibilidad, podremos acceder a nuestras partidas gracias al impresionante sistema de guardado en la nube de Xbox. Es el momento perfecto de disfrutar de cientos de grandes juegos de pasadas generaciones, que ahora ofrecerán características nuevas y apartados visuales muy mejorados sin necesidad de parche.

Conclusiones

Microsoft ha hecho un gran trabajo en los últimos años, lo que ha permitido desarrollar tecnologías y servicios avanzados que son el sueño de cualquier jugador. Ahora nos trae dos máquinas increíbles que nos permitirán disfrutar durante años de los mejores títulos, tanto exclusivos como desarrollos de terceros, con la mayor calidad posible y con tecnologías avanzadas a todos los niveles. Xbox Series X es la máquina perfecta para el que busque la potencia máxima, resolución 4K y tasa de imágenes por segundo muy elevadas, junto las más novedosas técnicas gráficas y sonoras, y todo ello a un precio de lo más atractivo de 499,99 euros. Por su parte, Xbox Series S es la opción más adecuada para el que busque dar el salto a la nueva generación a un precio muy asequible, insuperable, de tan sólo 299,99 euros. Dos opciones únicas que nos hacen deslumbrar un presente y futuro espectacular a Microsoft. Bravo por Phil Spencer y los suyos, el trabajo realizado ha sido inmenso pero el resultado no podría ser más positivo e ilusionante. Queridos amigos, bienvenidos a la nueva generación, nos esperan unos años de mucha diversión y experiencias únicas con este mundo que tanto nos gusta.