Gameforge, la distribuidora líder en MMO gratuitos como SoulWorker, Aion y Metin2, acaba de anunciar el relanzamiento oficial de Guardians of Ember, el MMORPG de hack’n’slay. El juego abrirá la beta abierta limitada a principios de 2019 y se lanzará durante la primera parte de 2019 como título gratuito.

El estudio taiwanés Runewaker, desarrollador de Runes of Magic, nos invita a descubrir el mundo abierto multijugador de Guardians of Ember, donde nos enfrentaremos a las fuerzas del mal con nuestro personaje totalmente personalizable y disfrutaremos de numerosas mejoras que se han añadido.

Para este relanzamiento se han introducido multitud de mejoras en el estilo de juego y la interfaz, además de retocar las misiones y ampliado los tutoriales; se han introducido más opciones de personaje e idiomas y mucho más. Para celebrar este anuncio, se ha publicado un nuevo avance en vídeo de la jugabilidad de Guardians of Ember, que podéis ver a continuación:

El videojuego mezcla características de los géneros hack’n’slay y MMORPG para ofrecer una experiencia única en línea multijugador, que sea accesible tanto para los más expertos como los novatos en el género. Podremos escoger entre cuatro razas y seis clases, y adaptar individualmente las habilidades de nuestros personajes para lanzar el ataque adecuado contra cada enemigo. Con 58 áreas, más de 60 mazmorras generadas aleatoriamente y una multitud de enemigos variados, en el enorme mundo de Olyndale hay contenido para todos los gustos. Tendremos la posibilidad de buscar el sagrado Ember tanto en solitario como en compañía de nuestros amigos.

En la primera guerra contra las sombras, los Guardianes de Ember se enfrentaron por primera vez al mal. Una vez retornada la paz, los Humanos del Imperio crearon una alianza con los Elfos, con las Neias y con los Enanos. Pero en las tinieblas acechan seres oscuros, seguidores de dioses tenebrosos, aguardando su oportunidad. Ahora ha llegado el momento, y las fuerzas del mal se equipan de nuevo para la batalla. Medio Imperio yace ya bajo las ruinas y las cenizas. La guerra y la destrucción minan la moral de sus defensores. Pero aún queda un ápice de esperanza: el Ember. La era de la guerra santa acaba de comenzar.