Aunque no deja de ser un rumor todavía, Rockstar podría estar cerca de anunciar el aclamado GTA V para Nintendo Switch. Así lo ha indicado en los foros de NeoGAF la misma fuente que anticipó el lanzamiento de L.A. Noire en la nueva consola de Nintendo, por lo que hay que darle cierta validez a esta información.

Como recordaréis, hace unas pocas semanas Rockstar anunciaba el lanzamiento de L.A. Noire en la nueva generación de consolas, incluyendo a Nintendo Switch. Esta confirmación llegaba días después de que la misma fuente filtrará la noticia. Así que habrá que esperar si se repite la misma jugada y se anuncia tan esperado juego por los usuarios de la plataforma.

Desde un punto de vista técnico, no nos debería sorprender, ya que no nos debemos olvidar que Grand Theft Auto V fue lanzado inicialmente para PlayStation 3 y Xbox 360, consolas bastante menos potentes que Switch. Puede que no llegará al nivel de las versiones de Xbox One y PS4, pero podría ofrecer un producto de enorme calidad igualmente reduciendo la resolución y algún detalle gráfico.

GTA V Switch

Además, el acercamiento de la compañía estadounidense a la consola híbrida con L.A. Noire podría ser una especie de toma de contacto para comenzar a nuevos juegos. No en vano, en las últimas semanas, cada vez son más los estudios que están anunciando ports de sus principales juegos a Switch, incluyendo juegos tan potentes como DOOM o Wolfenstein II: The New Colossus. El tremendo éxito de Switch está animando a muchas compañías que hasta en un primer momento se mostraban reticentes.

De esta forma, Grand Theft Auto V llegaría a una nueva plataforma, lo que ayudaría a seguir aumentando las increíbles ventas del sandbox de Rockstar. Y es que desde su lanzamiento en 2013, esta quinta entrega acumula más de 80 millones de unidades, lo que le sitúa como el segundo juego más vendido de la historia, muy cerca de superar al primero, Wii Sports.

Sin duda, el lanzamiento de GTA V en Switch sería una gran noticia para todos sus usuarios, además de representar un cambio de estrategia de Rockstar respecto a las consolas de Nintendo, pasando a apostar seriamente por la nueva y exitosa consola.