La casa Chanel acaba de anunciar la muerte de Karl Lagerfeld, el conocido mundialmente diseñador de origen alemán y director creativo de la marca desde 1983, a los 85 años de edad. Conocido como el Kaiser de la moda, Lagerfeld nos ha dejado, pero siempre nos quedará su enorme legado en el mundo de la moda, así como su presencia también en la industria de los videojuegos.

El que fuera uno de los grandes nombres de la moda en las últimas décadas tuvo una importante presencia en Grand Theft Auto IV. El icono de la moda nos sorprendió en la cuarta entrega numerada de la prestigiosa saga de Rockstar al dar voz al DJ de una de las emisoras de radio del videojuego, en concreto la cadena K109 The Studio. Además, él fue el responsable de hacer la selección de temas electrónicos que nos acompañaban en nuestras andanzas por Liberty City. El genio de la moda se involucró bastante con el proyecto, como demuestra la gran cantidad de frases y líneas de diálogo que grabó para dicha emisora. Además, siempre manifestó que había quedado encantado con su colaboración en un saga de tan reconocido prestigio en la industria del entretenimiento, de la que el siempre se consideró un admirador.

Aunque sin tanta repercusión como su cameo en GTA IV, el año pasado lanzaba un sencillo juego, Je Veux Les Lunettes de Karl, que nos animaba a extraerle sus míticas gafas de sol y de este modo poder ganar alguno de los modelos originales que se sorteaban en un concurso celebrado por la marca.

Aunque nació en Hamburgo, muy pronto se asentó en París, donde desde los años 50 comenzó a crear su propio estilo, inimitable y transgresor, que le llevó a convertirse en una leyenda de la moda y uno de los grandes maestros de las últimas décadas. Con su sempiterno traje negro, acompañado en la mayoría de ocasiones con camisa blanca, tocado con alzacuellos y guantes, siempre se caracterizó por el glamour que daba a todas las pasarelas donde asistía. Trabajó con grandes maestros hasta convertirse a mediados de los años 60 en director artístico de la firma italiana Fendi, para posteriormente dar el salto a comienzos de los 80 a Chanel, marca que le daría toda la popularidad y el estatus de leyenda.