Aunque no tuvo tantos anuncios como en ediciones anteriores, siempre es interesante echar un vistazo a los próximos juegos de una editora con franquicias tan exitosas como las que tiene Bethesda. En una conferencia de casi una hora y media de duración, la editora ha mostrado en todo su esplendor el esperadísimo Doom Eternal y ha desvelado dos nuevos títulos bastante prometedores.

Eso sí, tendremos que esperar a próximos eventos para ver en movimiento The Elder Scrolls IV y Starfield, los dos ambiciosos proyectos de la compañía. Se trata de dos títulos muy importantes que, a pesar de ser anunciados en el 2018, seguramente tengan por delante todavía mucho trabajo para llegar a buen puerto, y eso explicaría su ausencia de la cita californiana.

Fallout 76 quiere renacer de sus cenizas

Todd Howard, jefe de Bethesda Softworks, se encargó de dirigir un evento que dio comienzo con The Elder Scrolls Blades, el título de la conocida saga para dispositivos móviles, que pronto abandonará el Early Access para realizar su lanzamiento final, además de anunciar que este título de rol clásico llegará también a Nintendo Switch, mostrando su primer tráiler.

Posteriormente, Howard se centró en Fallout 76, un RPG que tuvo unos primeros meses muy difíciles, con multitud de problemas que la compañía ha ido mitigando poco a poco con constantes actualizaciones. Anunció que seguirán mejorando su producto de modo que puedan recuperar el apoyo de la legión de fans que tiene esta franquicia. Así, se anunció Wastelanders, una expansión cargada de contenido que desembarcara el próximo otoño, en una fecha aún por determinar. También se ha anunciado Nuclear Winter, que no es otra cosa que su propuesta Battle Royale dentro del mundo del juego y que permitirá que hasta 52 jugadores se vean las caras. Para demostrar la confianza que tienen a su producto, se anunció que ya puede disfrutar de forma completamente gratuita durante una semana.

Ghost Wire: Tokyo, lo nuevo de Shinji Mikami

A continuación le llegó el turno a un juego que había sido filtrado tan solo unas horas antes de la conferencia: Ghost Wire: Tokyo, lo nuevo de Shinji Mikami y su estudio Tango Gameworks. Una propuesta diametralmente opuesta a The Evil Within. En esta ocasión estamos hablando de un título de acción y disparos que se desarrolla en Tokio. La realidad es que nos ha dejado un gran sabor de boca su tráiler, por lo que estamos ansioso de saber más del juego.

Posteriormente llegó la hora de hablar de The Elder Scrolls Online, un MMORPG que poco a poco se ha hecho un nombre dentro del género, con una enorme comunidad que recibirá con los brazos abiertos su esperada expansión, Elsweyr. También se ofrecieron nuevos detalles de la Temporada del Dragón, dividida a su vez en Wrathstone y Scalebreaker. Tampoco faltó una espectacular cinemática.

Commander Keen: el regreso de un clásico

El primero de los anuncios relativos a nuevos juegos estuvo protagonizado por Commander Keen, un título clásico de los 90 que regresa aunque con una propuesta bastante distinta. Dirigido a dispositivos móviles, ofrece una combinación de géneros bastante interesante, aunque tal vez esperábamos algo más ambicioso.

Tras este juego le llegó el turno al recién estrenado RAGE 2, que recibirá dos grandes actualizaciones cargada de contenidos como nuevos vehículos, nuevos modos de juego, nuevos trucos, una nueva facción, un mecha controlable y un gusano de arena gigantesco. La primera de esta actualizaciones llegará esta misma semana, mientras que la segunda, titulada Rise of the Ghost, estará disponible a lo largo del 2019.

Wolfenstein Younblood luce espectacular

El último tercio de la conferencia fue, sin lugar a dudas, lo más interesante, al ofrecernos nuevos detalles y mostrarnos algunos de los títulos más esperados de Bethesda. El más cercano en el tiempo es Wolfenstein Youngblood, una nueva entrega de la mítica franquicia shooter, que estará disponible el próximo 26 de julio en Xbox One, PS4, Switch y PC, con el gran atractivo de su cooperativo por primera vez en la saga.

Deathloop, el nuevo trabajo de Arkane

El segundo gran anuncio relativo a un título nuevo lo protagonizó Deathloop, lo nuevo de Arkane Studios Lyon, los responsables de la fabulosa serie Dishonored. Como es habitual en el estudio, una propuesta sorprendente y muy original que mezcla la acción y los disparos en primera persona, con un cuidado extremo en el diseño de los escenarios, lo que nos permitirá afrontar cada situación del modo que prefiramos. No se ha indicado ninguna fecha de lanzamiento, pero seguramente se vaya a 2020.

ORION: Una tecnología propia que permitirá mejorar el streaming en videojuegos

Entre juego y juego, se anunció también la tecnología ORION, que no nace como alternativa a PlayStation Now, xCloud o Stadia, sino que busca mejorar la calidad de dichos servicios para un mejor streaming de los videojuegos. Según Betheda, permite que solo se requiera un 40% del ancho de banda de nuestra conexión, que las imágenes se codifiquen en un 30% menos de tiempo y que se necesite un 20% menos de potencia de la CPU.

Doom Eternal: el regreso del mito con la acción más visceral y salvaje

El punto y final a la conferencia lo puso Doom Eternal, cuyo lanzamiento tendrá lugar el próximo 22 de noviembre en Xbox One, PlayStation 4, Nintendo Switch y PC. El padre de los FPS vuelve tres años después de que Doom nos dejará sin respiración con su brillante propuesta de acción. Esta nueva entrega crece sobre la base del excelente anterior título de 2016 para ofrecer una jugabilidad aún más espectacular y salvaje, con nuevos enemigos y escenarios aún más impactantes y el estreno del nuevo y sorprendente modo multijugador titulado Eternal, que nos permitirá invadir partidas de otros jugadores.