Se venía rumoreando en las últimas semanas, pero no ha sido hasta hoy cuando el fabricante Xiaomi ha hecho realidad su primer smartphone ‘gaming’, el Black Shark, que llegará en dos configuraciones distintas.

Aunque personalmente el último uso que le doy a mi móvil es el de utilizarlo para jugar, sí que es verdad que cada vez más personas utilizan sus dispositivos para echarse unas partidas rápidas o engancharse a algún juego. Los fabricantes lo saben y cada vez es más habitual que saquen modelos ‘gaming’, con características especiales especialmente diseñadas para disfrutar de una mejor experiencia de juego en los terminales.

En este sentido, pocos fabricantes saben adaptarse tan deprisa a las nuevas tendencias como es el caso de Xiaomi, fabricante que lleva siempre un ritmo frenético de lanzamientos de todo tipo. De ahí que no sea de extrañar el lanzamiento del Black Shark, un teléfono especialmente diseñado para los que sí que pasan horas jugando con sus móviles.

Como es habitual con el fabricante chino, apuesta por ofrecer altas prestaciones, materiales de calidad, un buen diseño y un precio bastante ajustado, bastante inferior al que ofrecen otros fabricantes, como es el caso del Razer Phone, del que os hablábamos hace poco. De hecho, el modelo básico de Xiaomi parte de los 340 euros.

Xiaomi Black Shark

Especificaciones técnicas del Xiaomi Black Shark

Centrándonos ya en sus características técnicas, la realidad es que estamos ante un teléfono bastante potente, se use o no para juegos. Cuenta con el potente procesador Snapdragon 845 a 1,77Ghz, que se encuentra respaldado por una GPU Adreno 630 y 6 u 8GB de RAM en función del modelo escogido. Para intentar ofrecer una buena autonomía, se ha incluido una batería de 4000 mAh, aunque habrá que ver en la práctica su duración efectiva, ya que los juegos precisamente hacen un gasto bastante exigente en los dispositivos móviles. Tal vez por ese motivo se haya optado por una pantalla con resolución FullHD+ de 2160 x 1080 píxeles y no por cifras superiores que poco sentido tendrían en una pantalla de 5,99 pulgadas. Eso sí, se ha optado por ofrecer un formato 21:9 ultrapanorámico que muchos agradecerán a la hora de consumir contenido multimedia.

El Black Shark nos da la posibilidad de incorporar un stick analógico extraíble para facilitar las sesiones de juego. Cuenta con su propia batería interna que le daría unas 30 horas de autonomía. Además, el fabricante ha confirmado que las primeras 50.000 unidades lo traerán de regalo. Otra característica que ha querido destacar Xiaomi es la incorporación de un sistema de refrigeración líquida que, en teoría, debería reducir hasta 8 grados centígrados  la temperatura en situaciones muy exigentes.

A pesar de su enfoque ‘gaming’, el resto de aspectos técnicos han sido cuidados, como la presencia de una doble cámara trasera de 20 y 12 megapíxeles que, como ya viene siendo habitual en los topes de gama, permitirá grabar vídeo 4K, además de contar con Modo Retrato y tecnología HDR. Por su parte, la cámara frontal se queda en unos interesantes 20 megapíxeles. Por otro lado, en función de los dos modelos, contaremos con 64 o 128GB de almacenamiento interno.

Xiaomi Black Shark

El apartado sonoro se ha tenido también en consideración, de ahí que nos haya gustado la inclusión de un doble altavoz HiFi que promete una muy buena calidad de audio. Asimismo, se introducen tres micrófonos para mejorar la calidad de los chats de audio.

El diseño, como podemos ver en las imágenes, muestra unas líneas bastante agresivas, muy del estilo de lo que vemos en ordenadores y dispositivos para ‘gaming’ en PC. En el frontal se ubica el lector de huellas dactilares, mientras que en los bordes y parte trasera vemos esas líneas verdes que buscan darle un toque diferencial (aunque personalmente me recuerda mucho a dispositivos de Razer). Se trata también de un móvil bastante resistente con una parte trasera que combina metal con policarbonato. Por último, resaltar que vendrá con Android 8.1 Oreo como sistema operativo.

Xiaomi Black Shark

Disponibilidad y precio

Por ahora, el nuevo Xiaomi Black Shark solo está confirmado para el mercado chino, pero teniendo el éxito que tiene el fabricante, no sería de extrañar que acabe llegando en poco al resto del mundo. Su precio será de unos 387 euros si optamos por el modelo de 6GB de RAM y 64GB de almacenamiento, mientras que si elegimos el modelo superior de 8GB/128GB deberemos desembolsar unos 450 euros al cambio.