Ya está aquí una nueva entrega de rallies de la franquicia más prestigiosa, y nosotros te lo contamos todo en nuestro análisis de DiRT 4 para Xbox One, PS4 y PC.

Codemasters, uno de los estudios más prestigiosos del género de las carreras, regresa con la cuarta entrega de una de las sagas más aclamadas de los últimos años, poco más de un año después del lanzamiento del increíble DiRT Rally, título que recibió el aplauso unánime de crítica y jugadores.

La compañía británica no es precisamente una novata en esto, ya que estamos hablando seguramente del equipo más veterano del género. Con sagas tan míticas como Colin McRae Rally y TOCA Touring Car se ganaron el respeto y la admiración de todos los amantes de los títulos de conducción en la ya lejana generación de los 32 bits, en sus distintas vertientes. Muchos de los mejores exponentes del género llevan su sello desde la generación, por lo que el lanzamiento de cada nuevo título levanta una gran expectación. Además, a pesar de los años, han sabido mantener la enorme calidad que les caracteriza y también atreverse con otros subgéneros de la conducción como la Fórmula 1 o los turismos.

Si en la generación pasada nos dejaron los dejaron tres magníficas entregas de la serie DiRT, además de los sobresalientes Grid y los primeros títulos de la licencia F1 bajo su sello (sin olvidarnos del salvaje DiRT Showdown), en esta generación se propusieron volver a los orígenes, esto es a los juegos de rallies con el citado DiRT Rally, uno de los mejores y más realistas juegos de conducción de los últimos años.

DIRT 4

Sobre la excelente base de aquel título nos llega ahora DiRT 4, una obra imprescindible de nuevo, que además vuelve a cumplir con la promesa realizada por el estudio de contentar a todos los tipos de jugadores. De tal manera que cualquier tipo de jugador, con independencia de sus gustos y su habilidad podrá encontrar acomodo en este juego, ya que podremos optar por su vertiente de simulador puro y duro o por el contrario, por su faceta arcade.

Además, el juego cuenta con multitud de parámetros que podremos personalizar para conseguir el nivel de dificultad deseado. Es de agradecer que una compañía sepa escuchar a los jugadores a los que se debe, todo ello sin olvidar sus raíces y apostando, por una enorme calidad y mimo en todas sus producciones. Y es que el reconocimiento no es algo gratuito que se obtenga porque sí, sino que requiere de mucho esfuerzo y actitud de seguir mejorando en cada nueva producción. De ahí que cualquier título que lleva el sello de Codemasters es garantía de excelencia y gusto por la conducción.

DIRT 4

Análisis a fondo de DiRT 4

Al igual que sucedía con su predecesor, estamos ante un juego dirigido principalmente a todos aquellos enamorados de la conducción, que quieren sentir las mismas sensaciones al volante que si estuvieran en un coche real. Para ello, se nos ofrece un espectáculo de físicas, treméndamente realistas, y una conducción simplemente sublime que nos harán disfrutar como pocas veces a los mandos de auténticas bestias de la carretera. Y, como ya hemos señalado, optando en esta ocasión por ampliar el abanico de jugadores que podrán disfrutar del título. No sólo con las citadas posibilidades de configuración, sino también con números modos de juego que ofrecen posibilidades muy diversas en la conducción. Todo el conjunto raya a un nivel altísimo, con un apartado gráfico que destaca por la excelente recreación de los vehículos y una ambientación que rodea a los numerosos circuitos y pruebas insuperable.

No falta tampoco un catálogo de vehículos muy elevado, entre los que se incluyen algunos de los mejores modelos actuales pero también auténticas leyendas, y un surtido de circuitos y etapas inmenso que nos llevará a recorrer escenarios repartidos por todo el mundo. En definitiva, ingredientes de peso para que podamos disfrutar durante meses y meses con una propuesta imprescindible para todos los fans, que podrán disfrutar no solo contra sí mismos y otros jugadores, sino también contra los mejores tiempos que nos retarán a seguir mejorando para arañar esos segundos que separan a los mejores del resto.

DiRT 4 pega un importante salto en cuanto a la cantidad y variedad de contenido que nos ofrecían los títulos anteriores de la serie. La oferta jugable no se limita solo a su extensa vertiente de rally, con una inmensa cantidad de localizaciones que nos exigirán máxima concentración y habilidad, sino que también se diversifica con la incluisión de las espectaculares y salvajes carreras protagonizadas por potentísimos todoterrenos que demostrarán toda su fuerza en circuitos diseñados especialmente para estos colosos con ruedas.

Las dos vertientes en la conducción vendrían clasificadas en los dos modelos que nos ofrece: Jugador y Simulación, siendo la primera la ideal para todos aquellos que busquen acción más directa y frenética, así como para aquellos que se acerquen por primera vez a la franquicia con este título. Por su parte, la otra modalidad, como su nombre bien indica, está dirigida a todos aquellos entusiastas que buscan la experiencia y sensaciones más realistas posibles, con todos aquellos jugadores que buscan en esta serie una conducción exigente pero muy gratificante. Aunque hay que tener en cuenta que también podremos personalizar esta experiencia con distintas opciones, por lo que nuestro consejo es que probéis (y disfrutéis) de ambas.

Muy recomendable será visitar antes que nada la Academia DiRT, ya que en este espacio podremos encontrar y aprender todas aquellas habilidades avanzadas, técnicas, consejos que necesitaremos si queremos progresar hasta convertirnos en pilotos de nivel, pudiendo practicar todo lo que sea necesario para posteriormente enfrentarnos a los distintos modos de juego.

Aunque la Fórmula 1 puede que tenga mayor tirón mediático, la realidad es que para muchos (entre los que me incluyo) los rallies son las competiciones más exigentes y auténticas, ya que exige al piloto estar pendiente no sólo de su conducción, sino de miles de factores que en su gran mayoría vienen determinados por el tipo de terreno, reduciendo al máximo el margen de error. Precisamente esa tensión continúa y esa incertidumbre se transmite a la perfección en lo nuevo de Codemasters. Un pequeño fallo puede provocar que ni siquiera acabemos la carrera o, en el mejor de los casos, perdamos toda posibilidad de quedar en los primeros puestos. Reflejos, habilidad al volante, precisión y máxima concentración son esenciales si quieres tener éxito mientras transitamos por los recorridos situados en entornos naturales que suponen en sí una barrera inmensa que deberemos superar.

DIRT 4

De ahí que con DiRT 4 vamos a sentirnos como si realmente estuviéramos corriendo un rally auténtico, lo que nos obligará a estudiar los trazados de las etapas, el terreno, las condiciones climáticas y las características técnicas de nuestro propio vehículo. Factores que determinará nuestro éxito o no. Puede que dicho así alguno esté corriendo asustado ante semejante propuesta de realismo, pero no, este juego no es que sea divertido, es que es divertidísimo, hasta el punto que os aseguramos que es de esas pocas obras que nos pueden absorber por completo nuestras horas de juego durante mucho tiempo.

Además que a diferencia de su predecesor, hay que volver a indicar que se ha buscado un equilibrio, un producto intermedio entre la propuesta de DiRT Rally y los títulos más arcade que nos dejó el estudio en la generación anterior. El resultado no podría ser más acertado, ya que estamos ante un juego que nos ganará desde que arranquemos el motor de nuestro coche por primera vez, gracias a su emocionante, intensa y divertídisima jugabilidad. Al igual que en el resto de apartados, estamos hablando de un título sobresaliente, es en éste y en el de la durabilidad en los que roza la calificación de obra maestra auténtica.

Resulta difícil mejorar un sistema de control que resultaba ya casi perfecto, pero aún así, se han producido retoques para que mejoren incluso aún más las sensaciones que transmiten los coches, con una precisión total en las respuestas a nuestras decisiones y una percepción de la velocidad aún mayor. Sus responsables han querido que podamos obtener los mejores resultados y para ello nos ofrecen un control insuperable, a lo cual hay que añadir la amplia variedad de posibilidades de personalización de este sistema.

DIRT 4

No se puede transmitir con palabras como nos gustaría la excelencia alcanzada en la conducción, el placer que supone dirigir nuestro vehículo con una suavidad pasmosa por circuitos que, por cierto, ofrecen un sinfín de retos en prácticamente todas las rectas, cambios de rasantes, obstáculos o endiabladas curvas.

Es muy recomendable que antes de comenzar cara etapa nos tomemos un tiempo en configurar el coche hasta dejarlo a nuestro gusto, ya que esa parte tendrá efectos claros en la carrera posterior. Hasta el punto que una mala elección de neumáticos en función del terreno o la climatología puede derivar en una auténtica odisea en la conducción en la que será imposible hacer tiempos medianamente aceptables.

Cada etapa y localización cuenta con sus propios retos que nos exigirán adaptarnos en el pilotaje para intentar alcanzar buenos tiempos y posiciones. Una vez más, debemos destacar la gozada que supone conducir en cada tipo de terreno, de manera que las sensaciones serán muy distintas, por ejemplo, si pasamos por una zona embarrada o asfalto. Se ha conseguido transmitir a la perfección este aspecto fundamental cuando hablamos de un título de rallies. Ni que decir tiene que las condiciones ambientales juegan un papel muy importante también, elevando a la enésima potencia la dificultad en determinadas condiciones como cuando asistimos a un aguacero tremendo o la densa niebla no nos deja ver más allá de tres metros delante nuestro. De ahí que no se trate solo de correr como si no hubiera un mañana, sino que deberemos alcanzar un equilibrio entre velocidad y precaución, para lo cual será fundamental tener en cuenta las acertadas y precisas indicaciones que el copiloto nos dará en todo momento.

DIRT 4

El núcleo jugable lo encontramos en el modo Mi Equipo, en el que podremos disfrutar de una enorme variedad de pruebas y estilos diferentes, que vendrán determinados por las diferentes categorías de vehículos que se han incluido: Supercars, Super 1600x, clásicos de los rallies, RX2 o los espectaculares crosskarts.

Como es habitual en los proyectos anteriores de la compañía, esta modalidad nos permitirá en un primer momento crear un piloto con el que iremos compitiendo en un sinfín de carreras, competición y disciplinas de toda clase que nos permitirán no sólo ir desbloqueando nuevo contenido, sino también ganarnos el respeto de los patrocinadores que, a su vez, nos ofrecerán nuevos vehículos y el pase a nuevas competiciones. Las posibilidades son inmensas, hasta el punto que podremos elegir también el nombre de nuestra escudería, sus colores, pero también aspectos más importantes como un equipo de ingenieros y mecánicos, o detalles tan curiosos como un agente que nos busque mejores patricinadores. Todo ello mientras competimos en numerosas pruebas que nos darán acceso a nuevos objetivos que deberemos ir cumpliendo. Un enfoque muy acertado que nos insta a seguir jugando y progresar mientras vamos mejorando al mismo tiempo en la conducción y probamos los distintos estilos de conducción que han preparado sus responsables para el disfrute de todos nosotros.

En concreto, el juego nos invita a participar en cuatro disciplinas diferentes, cada una con sus propias pruebas y competiciones: Rally, Land Rush, Rally Historic y Rally Cross. En todas ellas encontraremos un gran surtido de vehículos, que superan la cifra de la media centena, entre los que se incluyen auténticas bestias como los Subaru WRX STI NR4, el Peugeot 205 GTI, el reciente Seat Ibiza RX o el Audi Sport quattro S1 E2, entre otros muchos. Por haber, no faltarán tampoco la inclusión de los espectaculares buggies que nos dejarán algunos de los momentos más impactantes del juego en frenéticas carreras en las que todo vale. Auténticas bellezas que, sin embargo, pronto comenzarán a sufrir los efectos visibles de los daños que sufrirán en las carreras. Y es que el juego cuenta con un gran sistema de daños, que no sólo tiene un efecto visual, sino que afectará también a nuestra conducción de manera significativa.

DIRT 4

Como buen juego de rallies, nuestro rival directo será el circuito, ya que correremos solos (salvo en las carreras incluidas de buggies o en caminos de tierra) para intentar, eso sí, superar los tiempos de los otros jugadores, humanos o manejados por la máquina. Los tres primeros obtendrán premio, pero ya os aseguramos que no será nada fácil alcanzar el podio. Si vamos obteniendo vuestos resultados, nuestra economía y nuestro nivel como jugador se irá incrementando, lo que nos dará acceso a nuevas pruebas y retos a través de las distincias licencias que desbloquean nuevas categorías de conducción. Como podéis ver, un desarrollo de lo más adictivo que nos picará a intentar superarnos para lograr mejorar en esa prueba concreta que se nos resiste y nos puede permitir mejorar y obtener nuevo contenido.

Pero aún hay más contenido, con propuestas de lo más diversas como Smash Attack, que nos invita a destruir el máximo número de bloques que irán apareciendo por el circuito antes de que se acabe el tiempo, o Time Attack, donde deberemos recoger todas las esferas verdes que nos sea posible y así ganar más tiempo. Propuestas muy divertidas que nos permitirán también relajarnos un poco después de la tensión de las pruebas de rallies, en las que no hay ninguna concesión para que el jugador se relaje.

Una novedad que nos ha encantado es Crea tu Circuito, que no deja de ser un editor que nos permitirá crear un número casi infinito de carreras y rutas. Pero lo mejor de todo es que su utilización es lo más sencilla que nos podamos imaginar, ya que tan sólo deberemos indicar una localización, la hora del día, las condiciones climáticas o la longitud del trazado, y a través de un algoritmo el juego nos creará una carrera completamente nueva en la que podremos competir ya sea para superar el mejor tiempo o los de nuestros amigos, ya que podremos invitarlos a que prueben nuestra creación. Más allá de ser un mero relleno, nos ha sorprendido las posibilidades que ofrece esta opción que hace que la duración del juego sea casi infinita.

Tampoco faltan los retos (diarios, semanales y mensuales) que el juego nos va ofreciendo, lo que nos asegura un pique continúo para intentar batir los tiempos de nuestros amigos pero también de otros jugadores de todo el mundo. El modo Paseo es parecido, sólo que aquí los retos ofrecerán propuestas más variadas como mejorar el tiempo por vuelta o de recibir menos impactos. Y no podemos concluir sin mencionar lo adictivo y directo que resulta todo el apartado multijugador, pudiendo competir en cualquiera de las disciplinas ya citadas, pero pudiendo personalizar cada partida al crear una sesión o buscar aquella que más nos apetezca.

El apartado gráfico luce a un grandísimo nivel (hemos analizado el juego en PS4 Pro), con una sensación de velocidad total, sin ninguna ralentización ni caída de frames, ni siquiera en las pruebas con mayor compromiso gráfico. Los circuitos ofrecen una variedad de escenarios y ambientaciones inmensa, lo que permite sentir al jugador dentro de un rally. Los efectos atmosféricos son diversos y recreados con una gran exactitud, así como los efectos de luz que vendrán determinados por la hora del día.

Todos los modelados de los coches resultan excelentes, con un nivel de detalle muy elevado y unas físicas que resultan insuperables, así como la magnífica recreación de los daños desde un punto de visual pero también técnico.

DIRT 4

No menos sobresaliente resulta todo el apartado sonoro, con especial mención al doblaje de nuestro copiloto al español, algo fundamental, ya que sus indicaciones resultan muy precisas y, una vez adaptados a la velocidad, resultan clave para superar la mayoría de retos que nos presentan las pruebas. Los efectos de los coches suenan con una contundencia y realismo también admirables. Y, por último, la banda sonora nos ha sorprendido por la enorme calidad de la selección de artistas de renombre como The Chemical Brothers, Queens of The Stone Age, Freak o The Amazons.

DIRT 4

Conclusión de DiRT 4

Al igual que ya sucedió con su título anterior, Codemasters ha tomado buena cuenta de los consejos y deseos de los jugadores, y nos ofrece con DiRT 4 una excelente entrega que se adapta a todos los fans, tanto a aquellos que disfrutan de la simulación más realista como a aquellos que se decantan por su vertiente más Arcade. Ambos encontrarán acomodo en esta magnífica producción, juego que conserva el nivel de excelencia de su obra anterior, pero potenciando cada apartado y ofreciendo mucho más contenido y variedad de modos. Una entrega excelsa en cantidad y calidad que resulta simplemente imprescindible para cualquier amante del género. Sin lugar a dudas, el auténtico rey de los rallies ha vuelto por todo lo alto con una auténtica joya que nos cautivará durante mucho tiempo.