BJ Blazkowicz llega a la consola híbrida en una excelente conversión de su última entrega de la veterana saga de ‘shooters’. Te lo contamos todo en nuestro análisis de Wolfenstein II: The New Colossus para Nintendo Switch.

El enorme éxito que está teniendo la nueva plataforma de Nintendo está animando a la gran mayor parte de compañías importantes del sector a adaptar sus principales juegos a Switch. De hecho, dentro del catálogo de la consola encontramos ya algunos de los títulos más importantes de EA, Ubisoft, 2K o la misma Bethesda. En este sentido, hay que destacar sobre manera el esfuerzo que está realizando esta última, con grandes conversiones de sus sagas más aclamadas, como ya vimos con sus magníficos DOOM y Skyrim y ahora con la última entrega de su carismática franquicia de disparos en primera persona.

Al igual que ya sucedió con DOOM, el estudio Panic Button se ha encargado de esta versión, y nuevamente vuelve a demostrar que le tiene totalmente cogido el truco a la plataforma, ya que nos ofrece una conversión realmente digna y fiel al original, a pesar de los lógicos sacrificios técnicos que supone trasladar un juego a una máquina inferior. Pero lo primero que nos llamará la atención el juego nada más comenzar es lo bien que se ve en todo momento. En especial, resulta impactante que en modo portátil, una consola tan pequeña pueda ofrecer un apartado gráfico tan imponente, algo inimaginable hasta hace muy poco.

Wolfenstein II Switch

Análisis a fondo de Wolfenstein II: The New Colossus

The New Colossus recupera la clásica jugabilidad de la serie, una de las pioneras del género, esto es, acción salvaje y espectaculares secuencias  repletas de disparos. Una jugabilidad de estilo clásico y tremendamente divertida, repleta además de multitud de escenas repletas de casquería y sangre. Además, al igual que sucedía con la entrega anterior, The New Order, se añaden nuevos elementos como el sigilo que enriquecen la fórmula.

En un momento actual en el que muchas compañías están apostando de manera exclusiva casi por el multijugador, es de agradecer que Bethesda sigue ofreciendo a los jugadores videojuegos con grandes campañas para un jugador, cuidadas al máximo. Es también la prueba de esta modalidad jamás debería desaparecer, porque ese día el sector habrá perdido uno de sus grandes pilares. Pero ese sería otro tema para tratar en otro momento. En cualquier caso, por nuestra parte, hemos disfrutado como niños con la espectacular campaña principal de este título, ahora en la consola de Nintendo. Un auténtico festival de acción, en el que podremos hacer uso de imponente arsenal de armas para masacrar legiones de nazis sin ningún tipo de piedad.

Cualquiera que haya jugado a algún título anterior de la franquicia, sabe muy bien lo que le espera por delante: un impactante shooter en primera persona que conserva la esencia jugable de los grandes clásicos. Una campaña de duración más que generosa y una gran variedad de situaciones. No solo nos deberemos enfrentar a hordas de nazis, sino también a toda clase de impresionantes creaciones que nos pondrán en serios aprietos. Aunque la acción y los disparos serán una constante, también nos esperan secuencias en las que la infiltración y la exploración de los escenarios juegan también un papel muy importante. También habrá momentos muy espectaculares cuando nos pongamos a los mandos de algunas de las creaciones de los nazis y sembremos el caos más absoluto.

Wolfenstein II Switch

El resultado es un cóctel irresistible de acción visceral e intensa con excesos de todo tipo, incluyendo desmembramientos y litros y litros de sangre y escenas gore, por lo que es también un título dirigido exclusivamente a adultos. Una jugabilidad clásica que funciona a la perfección, pero que también aporta algunos otros conceptos más modernos y un ritmo mucho más frenético.

En esta ocasión nos encontramos también con una campaña mucho más extensa y variada que en su predecesor (y precuela). Pero lo mejor de todo es que en ningún momento decae la diversión, de hecho nos costará bastante soltar la consola o el mando. Un shooter que nos propone acabar con todo enemigo que se nos cruce por el camino sin ningún miramiento. Un soberbio y adictivo especáculo de acción.

Nos volvemos a poner en la piel de BJ Blazkowicz, el líder que necesita la resistencia para acabar con la opresión y el control que los nazis ejercen en unos distópicos Estados Unidos en el año 1961. A pesar de que estamos ante un título de acción, la historia ha sido muy cuidada, con numerosas escenas de vídeo que se irán alternando entre las distintas fases y que servirán de hilo conductor de la campaña. De hecho, las cinemáticas suman más de 3 horas de duración, lo que nos puede dar una idea de la importancia que se ha querido dar a este apartado. Por cierto, hay escenas realmente divertidas y conversaciones surrealistas entre Blazkowicz y el resto de personajes del juego que nos harán soltar más de una carcajada.

Wolfenstein II Switch

Nuestro héroe viajará por distintos escenarios de Norteamérica, como Nueva Orleans, Nuevo México, Roswell o una Manhattan que ha sido completamente destruida, con el objetivo de organizar la resistencia y acabar con los invasores nazis de una vez por todas. Un objetivo nada sencillo ya que los alemanes cuentan con un enorme potencial de guerra, incluyendo devastadoras máquinas y armamento que, por cierto, podremos controlar también nosotros. Deberemos penetrar en las líneas enemigas, acabar con ellos y así reclutar a otros personajes que se unan a nuestra causa.

En esta ocasión la villana será una vieja conocida de la serie, la General Frau Engel. Un personaje enfermo, sádico y consumido por el odio. Movida por el deseo de venganza, no se detendrá hasta aplastar a Blazkowick y apagar la revolución. Engel es uno de los villanos más carismáticos y desarrollados que hemos visto nunca en shooter alguno.

Sin embargo, el aspecto más destacado del videojuego (como no podía ser de otra manera), es su deliciosa jugabilidad, que se sustenta sobre los pilares de la saga, por lo que la acción y las espectaculares escenas de tiroteos serán los grandes protagonistas de una campaña que se irá desarrollando a través de un gran número de misiones. Hay que destacar la gran variedad de localizaciones que visitaremos, así como el número de situaciones distintas. No hay cabida para la monotonía en un título que cuenta con un desarrollo adictivo como pocos.

Como comentábamos al comienzo, la campaña es la única oferta jugable del título, todo un acierto ya que ha permitido a sus creadores poner toda la carne en el asador a la hora de ofrecer una experiencia de primer nivel. El resultado es espectacular, aún superior a lo que vimos en los dos sobresalientes títulos anteriores de la serie, con un ritmo que mantiene un ritmo constante y con una gran cantidad de momentos épicos que nos dejarán con la boca abierta.

Estamos ante una de las campañas más longevas, variadas y, sobre todo, divertidas que hemos podido disfrutar en shooter alguno. Completar la historia nos llevará unas 20 horas (cifra muy superior a la media en el género), aunque todavía nos quedarán misiones secundarias por completar y secretos por descubrir, por lo que también estamos hablando de una importante rejugabilidad. En esta ocasión, visitaremos también escenarios mucho más grandes, lo que a su vez conlleva muchas más oportunidades a la hora de afrontar la acción de la manera que más nos guste. De hecho, el diseño de los niveles es fabuloso, ofreciendo al jugador distintas variantes a la hora de apostar por una u otra estrategia para acabar con los enemigos.

Para acabar con las hordas de enemigos nazis vamos a contar con un imponente arsenal de armas de todo tipo. Desde armas que nos permitirán acabar con los enemigos de manera silenciosa como las pistolas o el hacha a otras mucho más destructivas y enfocadas al enfrentamiento directo como el subfusil ‘Maschinenpistole’, el potente ’Sturmgewehr’, la escopeta ‘Shockhammer’, el lanzagranadas ‘Kampfpistole’ o armas pesadas como la devastadora ‘Übergewehr’.

Como ya sucedía en los títulos anteriores, también podremos empuñar dos armas al mismo tiempo, iguales  o diferentes, además de poder personalizarlas con distintos accesorios como mirillas, cargadores de mayor capacidad o silenciadores. De esta manera, podremos adaptar la experiencia a nuestro estilo de juego. Por su parte, el sigilo nos permitirá acabar de manera silenciosa con los comandantes de cada zona sin que den la alarma, lo que nos permitirá acceder a los códigos Enigma que, nos ofrecen nueva información sobre otros comandantes.

En definitiva, una campaña variada, intensa y espectacular como pocas, que convierte a este juego en un auténtico imprescindible para todos los amantes del género. Es, además, uno de los mejores títulos de los últimos años, por lo que se convierte también en una experiencia de lo más recomendable para todos los usuarios de Switch. Asimismo, esta versión nos da la oportunidad de disfrutar del videojuego en cualquier lugar, una de las grandes ventajas que ofrece esta consola y uno de los grandes motivos de su enorme éxito. Además, se ha añadido control por movimiento, cuyo funcionamiento nos ha sorprendido por lo preciso que resulta, siendo una opción muy a tener en cuenta.

Gráficos

Lógicamente, a la hora de adaptar el videojuego a Switch se han tenido que realizar algunos retoques, que afectan sobre todo a la resolución y a la tasa de imágenes por segundo, que baja de los 60 originales a 30. En cualquier caso, el resultado no desmerece para nada, ofreciendo un nivel medio muy bueno, incluso sorprendente en muchos casos. Resulta increíble que podamos jugar con semejante calidad en cualquier sitio en modo portátil, teniendo en cuenta que se han mantenido los excelentes efectos visuales y de partículas del original.

Panic Button ha vuelto a realizar un gran trabajo con esta versión, lo que permite que luzca a un altísimo nivel a pesar de los consabidos recortes. De hecho, el juego funciona con gran fluidez en prácticamente todo momento, con unas pocas ligeras caídas en toda la campaña, y con una resolución dinámica que, sin embargo, mantiene el tipo incluso en escenarios repletos de efectos y complejidad. De hecho, en nuestra opinión, ofrece menos momentos de borrosidad en el aspecto global que los que vimos en Doom.

Sonido

Conserva el mismo altísimo nivel que vimos en las otras versiones, con unos efectos rotundos y de enorme calidad para todas las armas. Una ambientación que ensalza el espectáculo de acción y disparos que vamos a vivir en la campaña. Aunque en un segundo plano, la banda sonora también ofrece temas de una gran calidad e intensidad. No menos destacable es el soberbio doblaje al castellano de todas las veces, más importante aún si cabe teniendo en cuenta la gran cantidad de escenas de vídeo del juego.

Conclusión de Wolfenstein II: The New Colossus

Nintendo Switch recibe una magnífica conversión de Wolfenstein II: The New Colossus. Lógicamente es la versión más humilde en lo técnico, pero ello no quiere decir mala. Al contrario, estamos ante una conversión que nos ha sorprendido por su inmensa calidad, con un aspecto visual que luce muy bien a pesar de los lógicos recortes, en especial de resolución y reduciendo la tasa de imágenes a la mitad. En cualquier caso, estamos ante uno de los videojuegos que mejor luce en la consola híbrida, un portento si hacemos uso del modo portátil.

La consola híbrida recibe uno de los mejores shooters de los últimos años, con una espectacular, variada, intensa y longeva campaña que nos va a mantener enganchados durante bastante tiempo. Con el atractivo extra de poder disfrutar de ella en cualquier sitio y aprovechar el control por movimientos que nos ofrecen los Joycons.

En definitiva, el mejor exponente del género en la nueva consola de Nintendo y un auténtico imprescindible para todos los amantes del género. Un gran ejemplo de cómo con ganas y esfuerzo se puede adaptar cualquier título a Switch manteniendo su misma calidad e incluso ofreciendo novedades que aprovechen sus características.