Tres meses después del lanzamiento del fabuloso Sonic Mania, ya tenemos de nuevo con nosotros a la mascota de SEGA, y nosotros te lo contamos todo en nuestro análisis de Sonic Forces para PS4, Xbox One y PC.

Todos los fans del famoso erizo azul estamos de enhorabuena. Con motivo del 25 aniversario del nacimiento de la saga, SEGA se propuso celebrarlo por todo lo alto, y para ello, nada mejor que lanzar dos juegos completamente distintos en su estilo artístico, pero con la misma jugabilidad, divertida y frenética, que siempre ha caracterizado a la franquicia. Así, a mediados de agosto recibíamos el primero de ellos, Sonic Mania, un título que buscaba volver a los orígenes de la franquicia, al estilo clásico que caracterizó a las primeras entregas de Mega Drive. El juego ha sido todo un éxito de crítica y público, hasta el punto que para muchos (entre los que me incluyo) es ya una de las mejores entregas de los últimos años.

Sonic Mania nos invita a realizar un viaje en el tiempo hasta la era de los 16-bits para volver a disfrutar de las mismas sensaciones que sentimos jugando con su protagonista hace ya más de dos décadas. Además, ofrecía una oportunidad única a los juegos jugadores de descubrir lo que hizo grande a esta serie. Un auténtico juegazo que ha devuelto a Sonic al lugar que le correspondía después de años en los que su protagonismo ha decaído debido a algunas entregas algo irregulares.

Sonic Forces

Análisis a fondo de Sonic Forces

Con estos antecedentes, teníamos muchas ganas de echarle el guante a Sonic Forces, el segundo de los lanzamientos que SEGA ha preparado para relanzar a su mascota. En esta ocasión, nos encontramos ante una propuesta completamente diferente, un videojuego mucho más moderno en todo lo relativo a su apartado gráfico, pero manteniendo las señas de identidad que siempre han caracterizado a la saga: plataformas y velocidad que se mezclan a partes iguales. De hecho, el Sonic Team ha querido cubrir los dos frentes que, en muchas ocasiones, se han enfrentado en los últimos años: el de aquellos que añoran la jugabilidad 2D y los que disfrutan con sus aventuras 3D. Un riesgo bastante importante, ya que, por lo general, siempre que se intenta tocar demasiadas teclas al mismo tiempo, se termina por tropezar y quedar a medio camino en todas.

Sin embargo, nos alegra saber que el equipo ha sabido aprender de los errores de algunas de las últimas entregas para ofrecer un título mucho más redondo en su conjunto. ¿Tiene fallos? Por supuesto, como todo en esta vida, nada es perfecto. Pero se trata de poner sobre una balanza todos los aspectos y comprobar si pesan más los aciertos o los fallos. Y, en esta ocasión, nos alegra saber que ganan de manera sobrada las virtudes del juego sobre los posibles defectos.

De hecho, en nuestra opinión, después de exprimir el juego bastante, consideramos que es la mejor entrega de los últimos años y que marca el camino a los futuros lanzamientos. Nos encontramos ante una excelente aventura de velocidad y plataformas que, además, resulta sumamente divertida y variada. Y es que no solo nos vamos a encontrar con fases al más puro estilo tridimensional, sino que también se recupera el entretenimiento de la vieja escuela en todas aquellas secciones clásicas en 2D, o más bien deberíamos decir, 2,5D.

Sonic Forces

Con Sonic Forces tenemos un videojuego que entusiasmará durante la mayor parte de su desarrollo tanto a los fans más veteranos como a los jugadores más noveles. Se revitaliza a Sonic de manera que realmente funciona y se le dota de suficiente fuerza como para dejar sumamente contentos a los jugadores que ansiaban una entrega de calidad.

El juego, en cierto modo, recupera el estilo de una de las entregas más notables de los últimos años Sonic Generations. De hecho, al igual que el citado título, aquí también se mezclan dos estilos bastante diferentes en su presentación. Por un lado, tenemos las fases protagonizadas por Sonic Moderno, en las que la velocidad, la acción más desenfrenada y un desarrollo espectacular serán los grandes protagonistas. Pero, por otro lado, también podremos revivir el estilo de las primeras entregas, más pausado y centrado en las plataformas, con Sonic Clásico.

Ambos planteamientos jugables se irán alternando a lo largo de más de 30 niveles, aunque deberíamos añadir una tercera experiencia plataformera a la ecuación: nuestro Personaje Héroe. Ésta es una de las grandes novedades que se han incluido en esta entrega. Podremos diseñar nuestro propio personaje con un completo editor para superar una serie de fases bien diferentes al resto, ya que aquí hacen acto de aparición nuevos dispositivos y armas que podremos utilizar para superar las distintas fases. El desarrollo de estas partes resulta muy diferente a lo que estamos acostumbrados, dotando al desarrollo de una mayor variedad.

Sonic Forces

Pero regresando a las fases en 3D, nos encontramos con el mismo estilo que hemos visto en las últimas entregas, esto es, un desarrollo en 3D en el que la mayor parte del tiempo la cámara se sitúa a nuestra espalda y no dejan ni un segundo para relajarnos, ya que la velocidad es frenética y el desarrollo es espectacular. El impactante diseño de los niveles nos hará sentir como si realmente estuviéramos en un parque de atracciones, con ‘loopings’, saltos impactantes, descensos vertiginosos y una sucesión de eventos que nos obligarán a tener muchos reflejos y una gran habilidad con el mando. De hecho, puede que en alguna ocasión nos pueda dar la sensación de que no contamos con mucho control sobre Sonic, pero es una percepción errónea derivada de la altísima velocidad a la que transita nuestro querido protagonista.

El juego premia, y mucho, la práctica, hasta el punto que nos invita a volver a superar los niveles para establecer mejores tiempos y así lucirnos en los marcadores online, encontrar otras rutas y caminos ocultos. Sí que es verdad que en alguna ocasión la cámara nos puede jugar alguna mala pasada, pero nada que ver con lo que sucedía en la últimas entregas. Se ha perfeccionado mucho este apartado para que el jugador puede disfrutar de estas trepidantes secciones.

Por otro lado, tenemos las fases con desarrollo lateral, al igual que sucedía el citado Sonic Generations. Estas fases encantarán a los amantes de los títulos clásicos, ya que su desarrollo es muy cercano a lo que hemos podido disfrutar en Sonic Mania, salvando las distancias lógicas. Con Sonic clásico disfrutaremos de estos niveles 2D en los que todo se limita a correr y saltar al mismo tiempo que aprovechamos propulsores para coger velocidad, encontramos nuevos caminos, atravesamos loopings o acabamos con enemigos que a su vez nos pueden permitir alcanzar nuevas zonas del escenario.

Sonic Forces

El control responde a las mil maravillas y el resultado no podría ser más gratificante. Además, la nostalgia llama a la puerta de nuevo con unos diseños de niveles que nos recordarán rápidamente a algunas de las mejores y más recordadas fases de los títulos en dos dimensiones protagonizados por el erizo azul. De hecho, se recupera la mítica Green Hill, aunque con un rediseño completo que incluye multitud de nuevos caminos y desafíos.

Todavía nos quedaría hablar de un punto más importante de esta entrega: los villanos. Y es que, como no podía ser de otra manera, nos volveremos a enfrentar al sempiterno Eggman. Pero en esta ocasión no está solo sino que viene acompañado a una amplia selección de enemigos sacados de toda la historia de la saga, como Chaos, Metal Sonic, Zavok o Shadow, entre otros. Pero, además, se añade un nuevo y poderoso villando: Infinite.

Los combates con estos jefes son bastante variados en sus mecánicas y, sobre todo, tremendamente divertidos y espectaculares. No son especialmente complicados -salvo alguno concreto-, pero sí que nos exigen estar atentos a las rutinas y encontrar la manera de acabar con ellos.

Sonic Forces

Otro de los grandes atractivos de Sonic Forces es la enorme variedad de localizaciones y el exquisito diseño y ambientación que presentan la mayoría de los niveles. Además, la campaña nos deja para el recuerdo un buen número de fases magistrales repletas de desafíos y momentos memorables. El juego en todo momento luce genial, con unos diseños exquisitos y una estética muy colorida. Mención especial a las escenas animadas realizas con el mismo motor del juego, de enorme calidad, que nos van desarrollando una historia que, como es habitual, es una mera excusa para ponernos manos a la obra y enfrentarnos a los numerosos retos del juego.

Como de costumbre, el Dr. Eggman regresa con la intención de conquistar el mundo, aunque en esta ocasión contará con la ayuda del misterioso Infinite. Sonic deberá unir a sus amigos para luchar juntos para salvar al mundo del caos y la destrucción. La trama se irá desarrollando a lo largo de la aventura, al mismo tiempo que nos va presentando a los distintos personajes y villanos. Los diálogos se pueden disfrutar a la perfección, ya que nos llegan en completo español con voces muy acertadas en todos los casos. Por cierto, también se nos da la oportunidad de disfrutar de las voces en inglés y japonés, para aquellos puristas que quieran optar por esa opción.

Puede que la campaña no sea la más larga vista en el género, de hecho, en unas 8 horas la podremos completar. Pero estamos ante un juego que una vez acabado todavía tiene mucho que ofrecer. Más allá de una serie de sorpresas que no os queremos desvelar, el juego nos invita a volver a disfrutar de las fases para intentar obtener los mejores tiempos y puntuaciones. La rejugabilidad es, por tanto, bastante elevada, ya que nos premia con nuevos retos, recompensas y desafíos. Es más, los verdaderos amantes de Sonic tienen diversión para largo.

Sonic Forces

Gráficos

En este apartado sí que no hay discusión posible: estamos ante uno de los videojuegos más bellos, coloridos y espectaculares protagonizados por Sonic y, también, ante uno de los juegos de plataformas que mejor lucen desde un punto de vista visual. El diseño de todos los niveles resulta fascinante, con momentos de gran belleza que alternan con una espectacularidad pocas veces vista en el género. Todas las fases están ambientadas a la perfección, con multitud de elementos en pantalla en segundo plano que potencian aún más si cabe la sensación de estar ante un videojuego muy cuidado.

Por su parte, todos los personajes, comenzando con los distintos diseños de Sonic y sus amigos, cuentan con todo el encanto que caracteriza a la saga, además de unas animaciones excelentes. No menos destacable es el amplio repertorio de villanos incluidos en esta entrega, que rayan a un nivel también muy elevado.

A nivel técnico, el juego destaca por su fluidez total en las versiones de PS4, Xbox One y PC gracias a los 60fps constantes, conservando además una resolución muy alta en todos los casos, lo que nos garantiza una imagen muy nítida y ‘limpia’. Por su parte, la versión para Nintendo Switch reduce su resolución y tasa de frames (30fps), pero conservando en cualquier caso un buen nivel.

Sonic Forces

Sonido

Tomoya Ohtani nos regala a todos los fans una banda sonora espectacular, en la que se combinan melodías orquestadas con canciones cantadas de altísimo nivel que dotan de mayor potencia si cabe al desarrollo de las fases. Una maravilla que rinde homenaje a los 25 años de historia de la franquicia. Por su parte, como ya hemos comentado, el juego nos llega con voces en español, con unas interpretaciones muy acertadas y una calidad bastante alta. Los sonidos también nos han gustado, ya que se mantienen los típicos de la serie, pero también saben ser rotundos y espectaculares en algunos momentos de las fases.

Sonic Forces

Conclusión

Con Sonic Forces, el Sonic Team nos demuestra que quiere devolver a nuestro querido erizo azul al lugar que le corresponde, después de unos años de desarrollos bastante irregulares. Para ello nos ofrecen una divertidísima aventura de plataformas que rinde homenaje a toda la historia de la franquicia. Así, nos encontramos con una propuesta muy variada en la que se alternan con gran acierto fases con desarrollo moderno y clásico, pero al mismo tiempo se introducen novedades jugables como la posibilidad de diseñar nuestro propio héroe y utilizar artilugios para superar las fases.

El resultado es un videojuego de gran calidad, muy trabajado en todos sus apartados, que gustará por igual a los jugadores más veteranos de la franquicia, pero también a los más jóvenes que hayan crecido con los títulos en 3D. Ambos podrán disfrutar de un desarrollo muy variado, repleto de velocidad, pero también fases de plataformas, enfrentamientos contra villanos y secuencias muy espectaculares. Todo ello adornado con un soberbio apartado audiovisual que nos mantendrá enganchados durante bastante horas. Y es que otro de los grandes atractivos del juego es su potente rejugabilidad que nos garantiza mucha diversión incluso después de acabar el modo historia.