Lara Croft está de regreso con una nueva y espectacular aventura de acción que pone el broche de oro a la trilogía de la superviviente iniciada en 2013. Nosotros te lo contamos todo en nuestro análisis de Shadow of The Tomb Raider para Xbox One, PS4 y PC.

Después de maravillarnos con las dos entregas anteriores (Tomb Raider y Rise of the Tomb Raider), la arqueóloga más conocida y uno de los personajes más icónicos del mundo del videojuego quiere volver a cautivarnos con un título que aprovecha la excelente base de sus predecesores pero apostando en esta ocasión por un mayor componente aventurero y una campaña aún más espectacular si cabe. En nuestra opinión, el resultado no se puede definir de otra manera que como brillante. Un título soberbio, imprescindible para todos los fans pero también para todos aquellos que busquen una aventura con unos elevadísimos valores de producción y una jugabilidad a la altura de los más grandes exponentes del género. De hecho, aunque el título que nos ocupa pone punto y final a esta trilogía, al mismo tiempo fija el camino a seguir por las próximas aventuras de Lara.

Y es que este nuevo videojuego perfecciona la fórmula conocida de sobra por todos, pero al mismo tiempo retrocede hasta sus orígenes, potenciando la exploración, la resolución de puzles y las plataformas, en detrimento de unos tiroteos que aún siendo espectaculares ahora tendrán un menor peso en la historia. Todo un acierto que gustará sobremanera a los más fieles de la serie.

Teníamos ganas de ver cómo le había sentado el cambio de estudio al desarrollo. Crystal Dynamics realizó un trabajo intachable en los dos títulos predecesores, pero en esta ocasión cedió el testigo a Eidos Montreal, quien se ha encargado al completo de esta nueva aventura. Se nota que estamos ante un estudio con sobrada experiencia, puesto que no solo ha sabido mantener el nivel, sino que al mismo tiempo aporta su propia visión y añade novedades en su desarrollo que funcionan a la perfección. Un trabajo exquisito, cuidado al máximo, que se traduce en la campaña más completa, variada, divertida, intensa y emocionante de la saga. Lara Croft se enfrenta a un desafío aún mayor y para ello tendrá que hacer uso de toda la experiencia ganada en sus anteriores aventuras para sobrevivir en un entorno repleto de peligros, enemigos y trampas, al mismo tiempo que descubre nuevas experiencias y sigue potenciando sus increíbles dotes como aventurera.

Shadow of the Tomb Raider

Análisis a fondo de de Shadow of the Tomb Raider

Si bien Laura no ha estado nunca ausente de nuestras vidas durante mucho tiempo, Square Enix y Crystal Dynamics aprovecharon la llegada de la actual generación de consolas para revolucionar la serie con un completo reboot. Y así es como en 2013 pudimos disfrutar del sobresaliente Tomb Raider, un título que mantenía el espíritu de los originales, pero al mismo tiempo apostaba por incluir nuevos elementos jugables y un nuevo enfoque, mucho más espectacular y cinematográfico. Aquel primer juego de la trilogía fue todo un éxito de crítica y jugadores, una magnífica aventura de acción que, además, introdujo un espectacular apartado gráfico en sus versiones de Xbox One, PS4 y PC.

Además, esa primera entrega nos permitía descubrir los orígenes de Lara, un personaje en un primer momento sin experiencia que, sin embargo, se verá obligado a aprender a marchas forzadas para convertirse en una auténtica superviviente en una misteriosa isla. Dos años después recibíamos su secuela, Rise of the Tomb Raider, un espectacular título que seguía el camino marcado por su predecesor, esto es, una espectacular aventura que nos condecía una gran libertad a la hora de movernos por sus inmensos escenarios mientras resolvíamos muchos misterios y acabábamos con toda clase de peligros, al mismo tiempo que seguíamos conociendo aún más a su protagonista en una apasionante campaña. Más madura y convertida en una auténtica aventurera, Lara debía exprimir todas sus habilidades para superar situaciones que la llevarían al límite. Una jugabilidad a prueba de bombas que nos atrapa de principio a fin.

Con estos fantásticos precedentes, estábamos deseando echar el guante a Shadow of The Tomb Raider y seguir disfrutando con su carismática protagonista. Lo primero que podemos destacar es que estamos ante una campaña aún si cabe más redonda que las anteriores. Una perfecta mezcla de aventuras, exploración, acción, escenas espectaculares, tiroteos, sigilo, supervivencia, plataformas (ahora más importantes que nunca) y un ritmo perfecto que permite que el juego jamás caiga en la rutina. Una variedad constante en su desarrollo y la presencia de sorpresas constante en su desarrollo han impedido que soltemos el mando durante todos los días que hemos estado enganchados con el juego para realizar su análisis.

Shadow of the Tomb Raider

No nos vamos a andar por las ramas, si eres un amante de las aventuras, estás seguramente ante la obra de más calidad, divertida y adictiva de los últimos años. Y si eres fan de Lara Croft, ya estás corriendo hasta la tienda más cercana para adquirirlo si todavía no lo has hecho. De este modo, podrás disfrutar como nosotros de un título impresionante que, como ya hemos señalado, aprovecha la excelente base jugable de sus predecesores, pero al mismo tiempo logra un mejor equilibrio en su desarrollo entre los distintos elementos jugables, además de añadir distintas novedades y mejoras aquí y allá y una mayor profundidad que viene dada por un sistema de mejoras y habilidades mucho más completo. Una entrega cautivadora que nos va a mantener atrapados de principio a fin mientras disfrutamos de una inmensa variedad de situaciones y planteamientos diferentes.

Si hemos jugado a los dos títulos anteriores, nos sentiremos bastante familiarizados con esta nueva aventura en sus comienzos. Sin embargo, rápidamente nos daremos cuenta que en esta ocasión hay un importante cambio en su desarrollo: si en los dos títulos anteriores, los tiroteos tenían un gran protagonismo, en esta ocasión es todo lo contrario, ya que se ha apostado por potenciar la vertiente aventurera de Lara. Con esto no quiere decir que no vayamos a disfrutar de escenas de acción, ya que las hay y son mejores que nunca, pero ahora estarán mucho más espaciadas en la aventura. Es más, después de los peligros superados en sus aventuras anteriores, ahora es una auténtica depredadora en la selva que contará con múltiples posibilidades a la hora de acabar con los enemigos.

Pero, como decimos, el tan esperado regreso a la selva de la protagonista ha permitido también apostar más por la exploración, la resolución de los puzles o las plataformas. Es más, nuestra querida Lara ahora tendrá muchas más posibilidades a la hora de enfrentarse a los enemigos, pudiendo hacer uso intensivo de la infiltración para pasar desapercibida, poner trampas o inmovilizar a nuestros enemigos sin acabar con ellos. Y es que en esta ocasión nos encontramos con una Lara mucho más humana que se planteara cuestiones morales y si sus acciones son correctas. Ella es una exploradora y aventurera, no una asesina despiadada, aunque en algunas situaciones no haya más remedio que acabar sin piedad con los enemigos.

Shadow of the Tomb Raider

Lara deberá explorar los amplios escenarios y, de este modo, encontrar múltiples maneras de afrontar cada situación, por lo que el jugador podrá personalizar la experiencia a su gusto en función de su estilo preferido de juego. Aprovechar el entorno a nuestro favor será clave para superar numerosas situaciones o pasar desapercibidos en situaciones en las que nos encontramos en clara desventaja. A esto ayuda también que los escenarios son más amplios que nunca, haciendo uso más que nunca también de la verticalidad de su mapeado.

En esta ocasión viajamos desde los gélidos escenarios del anterior título hasta un entorno selvático repleto de peligros de todo tipo, incluyendo algunos sobrenaturales que no os queremos desvelar para no destripar nada de su argumento. Además de visitar viejas ruinas mayas, templos, escenarios subterráneos y una gran variedad de entornos de una enorme belleza en medio de la selva, también regresan con más importancia que nunca las zonas subacuáticas. En ellas, nuestra protagonista deberá moverse con soltura y bucear para descubrir todos los secretos y no perderse en toda una red de cavidades y túneles que nos obligarán a estar muy atentos.

Al mismo tiempo que nos movemos por sus increíbles escenarios, de una belleza inusitada, iremos descubriendo una historia apasionante que nos obligará a detener un apocalipsis maya. De este modo, Lara seguirá progresando en su vertiente de saqueadora de tumbas, que ahora serán más desafiantes, oscuras y peligrosas que nunca. No sólo será más difícil encontrarlas, sino que en su interior nos encontraremos ante enrevesados y complejos puzles en los que incluso podremos morir si no estamos muy atentos.

Shadow of the Tomb Raider

Pronto nos daremos cuenta que el mundo se encuentra en grave peligro, y para ello solo nuestra heroína podrá revertir la catástrofe y parar a un villano que no nos lo pondrá nada fácil en nuestra aventura. No os queremos dar muchos detalles sobre la historia, pero sí que queremos destacar que nos ha parecido la mejor desarrollada de la trilogía, incluyendo a dicho villano, que cuenta con una gran personalidad e incluso tendrá una vertiente humana que le hará plantearse sus acciones. Según vayamos avanzando en la historia, podremos ir conociendo nuevos detalles a través de una sobresalientes escenas realizadas con el propio motor del juego.

Centrándonos en su vertiente jugable, hay que destacar que en esta ocasión nos vamos a encontrar con zonas mucho más extensas que favorecerán la exploración, un mayor número de tumbas, ahora mucho más complejas, y una libertad total a la hora de determinar nuestro estilo de juego, concediendo una mayor importancia a la toma de decisiones y al desarrollo de las habilidades. Asimismo, como ya hemos indicado más arriba, el sigilo juega un papel muy importante en esta ocasión. La selva será clave, permitiendo que Lara pueda infiltrarse, pasar desapercibida o atacar por sorpresa a sus enemigos. Podremos subirnos a los árboles, escondernos entre la maleza o camuflarnos con el barro para sembrar el pánico entre el resto de personajes o avanzar sin ser descubiertos. Es más, en la mayoría de ocasiones nos encontraremos en manifiesta inferioridad y con peor equipo que nuestros rivales, por lo que será muy importante aprovechar el entorno, mimetizarnos con los escenarios y aprovechar el sigilo. De hecho, durante buena parte de la aventura podremos avanzar sin pegar un solo tiro, una característica que diferencia bastante a esta entrega respecto a los dos títulos anteriores.

Si bien es una característica que ya existía en las dos entregas anteriores, ahora nos encontramos con una mayor profundidad jugable gracias al sistema de experiencia incluido que nos permitirá ir desbloqueando un amplísimo surtido de nuevas habilidades para nuestro heroína. Este árbol se divide en cinco categorías distintas que nos permitirán personalizar el estilo de Lara. Para poder desbloquear nuevas habilidades deberemos superar misiones, realizar acciones, completar desafíos, cazar animales, encontrar tesoros o resolver puzles, entre otras cosas, para obtener puntos de experiencia que podremos gastar a nuestro antojo. Eso sí, el número de habilidades es tan grande que será casi imposible que desbloqueemos todo en una primera partida, de ahí que la rejugabilidad está más que asegurada, siendo muy recomendable iniciar otras partidas para desbloquear la inmensa cantidad de contenido del juego. Hay tantas posibilidades que, en función de las opciones que vayamos desbloqueando, la experiencia jugable podrá ser muy diferente.

Shadow of the Tomb Raider

También regresa el sistema de fabricación de suministros, munición y mejora de nuestro armamento. Para ello deberemos recolectar numerosos materiales que podremos encontrar mientras recorremos los distintos escenarios del juego. De este modo podremos mejorar sustancialmente nuestras armas con nuevos accesorios y posibilidades que serán fundamentales en las partes más avanzadas de la aventura.

El diseño de la campaña nos ha parecido magnífico, con un ritmo muy equilibrado que alterna momentos frenéticos y cargados de espectacularidad con otras secuencias mucho más tranquilas en las que prima la exploración, la recolección de objetos, la observación de los escenarios para encontrar todos los secretos y la resolución de ingeniosos rompecabezas. En todo momento se nos presentarán nuevas situaciones, con un ritmo de menos a más que irá creciendo de manera exponencial según progresemos en la aventura.

Como ya hemos señalado, la parte de exploración y plataformas tiene un peso mucho más importante en este cierre de la trilogía. Un auténtico homenaje a los títulos clásicos. Lara es mucho más ágil que nunca, de manera que pueda moverse por los escenarios con una asombrosa facilidad, aprovechando también para ello distintos gadgets como el famoso piolet para escalar distintos muros, descender a grandes velocidades haciendo rápel o colgarse y balancearse en las alturas mediante el uso del garfio.

Shadow of the Tomb Raider

El sistema de control responde a las mil maravillas a nuestras órdenes, pudiendo encadenar toda clase de piruetas y movimientos en escenas de una espectacularidad sin igual. Mención especial para los desastres naturales que sucederán en determinados momentos de la aventura, como cuando se produce el impactante desbordamiento del río por el efecto de las lluvias.

A destacar también lo bien que están resueltas las zonas acuáticas, de manera que Lara podrá nadar pero también sumergirse para recorrer escenarios laberínticos en los que deberá encontrar la salida antes de que se le acabe el aire, al mismo tiempo que se defiende de peligrosas criaturas. Nuevamente, el control responde a la perfección, por lo que han resultado ser todo un acierto estas secuencias que casan además muy bien con el nuevo escenario principal de la aventura.

No menos importantes son los rompecabezas que deberemos resolver. Su número se incrementa de forma sustancial, así como su complejidad. En este sentido, señalar que nos ha gustado mucho que se incluya un selector de dificultad por niveles o en función de si buscamos un mayor desafío en la acción, los propios puzles o las fases de plataformas. Y si buscamos un reto a la altura, nada mejor que desactivar las pistas y, de este modo, exprimir al máximo la materia gris para su resolución. Además de los rompecabezas que se distribuyen a lo largo de la aventura, las conocidas Tumbas nos ofrecen los mejores momentos. Ingeniosos puzles en los que se hace un uso muy inteligente de los escenarios y de las físicas, obligando a Lara a combinar su destreza con su inteligencia.

Shadow of the Tomb Raider

La historia se irá desarrollando según vamos descubriendo su fabuloso mundo abierto en el que tendremos más libertad que nunca. Como no podía ser menos en una producción de estas características, el increíble apartado visual no hace más que potenciar la espectacularidad del juego. A lo largo de toda la campaña se suceden las más impactantes escenas y situaciones que nos podamos imaginar. Además, regresan las clásicas escenas resultas mediante Quick Time Events y que nos dejarán prácticamente sin aliento.

Como vemos, una campaña treméndamente variada y de una duración bastante considerable. En concreto, a nosotros nos ha llevado más de 35 horas completar la historia principal y desbloquear un número importante de coleccionables, aunque todavía hay mucho contenido y secretos que descubrir. Pero lo mejor que podemos decir de esta entrega es que se nos pasará el tiempo volando debido a lo divertida, adictiva, espectacular y emocionante que resulta la campaña.

Shadow of the Tomb Raider

Gráficos de Shadow of the Tomb Raider

Si bien los dos títulos anteriores ya destacaban por su impactante apartado visual, en esta ocasión Eidos Montreal va a un paso más allá para ofrecer uno de los juegos más bellos e impresionantes de la actual generación. Además, en PC, Xbox One X y PS4 Pro vamos a disfrutar de un nivel apabullante, aunque las versiones normales no desmerezcan para nada.

A pesar de que algunos pudieran pensar que la selva iba a limitar la variedad de escenarios, nada más lejos de la realidad, ya que la diversidad de localizaciones es una constante a lo largo de toda la aventura. Todos estos escenarios resultan impresionantes, de una belleza inusitada y una cantidad de detalles abrumadora que dotan a los entornos de un enorme realismo. Lo mismo podríamos decir de unos efectos de luz y especiales que no hacen más que potenciar todo lo comentado anteriormente, dejando momentos que nos dejarán sin palabras por su majestuosidad. De ahí que el Modo Foto sea más necesario que nunca, ya que nos permitirá obtener instantáneas maravillosas.

Mención especial para el magnífico trabajo realizado en el diseño de los distintos mapeados, de unas dimensiones de lo más generosas y repletos de posibilidades, además de potenciar el desplazamiento vertical. El mejor exponente de lo que decimos se encuentra en las increíbles tumbas que visitaremos a lo largo del juego, repletas de detalles y que sacarán el lado más aventurero de nuestra Lara. A destacar también todo lo relativo al trabajo de texturizado, de altísimo nivel y ofreciendo una nitidez total en cualquiera de las plataformas elegidas.

No menos destacable es todo lo relativo a los rostros y animaciones de los distintos personajes del juego, que rayan a un nivel sobresaliente en todo momento, destacando por encima del resto, como no podía ser de otra manera, una Lara espectacular, que luce más bella, realista y humana que nunca. Los gestos y expresiones de nuestra aventurera son de una naturalidad total.

Shadow of the Tomb Raider

Por último, destacar la fastuosa ambientación de la que hace gala esta entrega, en nuestra opinión la mejor que hemos visto en toda la saga. De ahí que resulte toda una gozada visitar cada una de las localizaciones, tumbas, zonas submarinas o cavernas que nos encontraremos a lo largo de todo el juego.

Desde un punto de vista técnico, el estudio ha hecho también una gran labor, y más si tenemos en cuenta el sobresaliente apartado gráfico del que hace gala. Así en un PC de gama media-alta no tendremos ningún problema en disfrutar del juego a 108op y 60 fps constantes con todas las opciones gráficas configuradas al máximo. Con una tarjeta gráfica tipo GeForce GTX 1080 o superior podremos acercarnos a los tan deseados 4K, aunque dependerá del resto de componentes para mantener los mismo 60fps. Por su parte, One X nos da la posibilidad de priorizar la resolución o la tasa de imágenes en función de nuestras prioridades. En cualquier caso, el juego luce de escándalo, por lo que será un tema personal de cada uno. PS4 Pro se sitúa por debajo de la consola de Microsoft, pero manteniendo igualmente un altísimo nivel. Por último, las versiones básicas y Slim de Xbox One y PS4 lógicamente no pueden con dichas resoluciones, pero sí que siguen conservando un apartado gráfico altísimo con una tasa de imágenes por segundo muy estables.

Shadow of the Tomb Raider

Sonido de Shadow of the Tomb Raider

El apartado sonoro ofrece también un nivel altísimo, propio de la gran producción de que se trata. A destacar, tal y como sucedía en sus predecesores, su increíble y potente banda sonora, repleta de temas de una gran calidad. Del mismo modo, nos encontramos con un impresionante doblaje a nuestro idioma, con mención especial para el soberbio trabajo de la actriz que pone voz a Lara en la aventura. Algo especialmente meritorio si tenemos en cuenta que nuestra protagonista estará hablando prácticamente en todo momento. Por último, destacar la inmensa variedad de efectos de sonido que potencian aún más si cabe la magnífica ambientación del título.

Shadow of the Tomb Raider

Conclusión de Shadow of the Tomb Raider

No era nada fácil la labor que tenía por delante Eidos Montreal con este Shadow of the Tomb Raider. Por un lado, tenía que conservar el excelente nivel de las dos anteriores entregas y, por el otro, debía echar el cierre a esta impresionante trilogía. El estudio ha aprovechado el excelente trabajo realizado por Crystal Dynamics, pero al mismo tiempo ha optado por introducir nuevas mecánicas y un estilo propio que apuesta más por la aventura y la exploración que por la acción. El resultado es brillante a todos los niveles, una maravillosa aventura de acción que nos mantendrá enganchados al mando durante mucho tiempo gracias a lo divertida, variada, espectacular y adictiva que resulta a lo largo de toda la campaña.

Un broche de oro para la trilogía de la superviviente que, al mismo tiempo, pone las bases de lo que debería ser la siguiente trilogía o títulos que estén por llegar en los próximos años. Un juego imprescindible para todos los fans de Lara, pero también para todos los amantes de los videojuegos en general. Una obra maestra que, además, cuenta con unos altísimos valores de producción, con mención especial para su impactante apartado audiovisual. Sin lugar a dudas, uno de los mejores títulos de este 2018.