Dos años después del lanzamiento del genial Project Cars, ahora nos llega su esperada secuela y nosotros te lo contamos todo en nuestro análisis de Project Cars 2 para PlayStation 4, Xbox One y PC. Sobre la excelente base jugable que estableció su predecesor, se han potenciado todos y cada uno de los apartados y elementos del juego para ofrecer a todos los fanáticos de la velocidad uno de los mejores simuladores de conducción del mercado, que ahora sí que puede mirar de tú a tú a los grandes clásicos.

No cabe duda que este 2017 se recordará, entre otras cosas, por la cantidad y calidad de los juegos de carreras que estamos recibiendo durante este año: Forza Motorsport 7, Gran Turismo Sport, DiRT 4, F1 2017 o este Project Cars 2 conforman una parrilla de salida inigualable, títulos que tocan todas las aristas y estilos del género y que, como estamos viendo, alcanzan un nivel sobresaliente a todos los niveles. Pero sí lo nuestro es la faceta más realista y simuladora, seguramente no encontraremos mejor opción ahora mismo que este Project Cars 2, un impactante videojuego repleto de contenido y con una conducción perfeccionada al límite para que los jugadores sintamos sensaciones casi reales cuando nos pongamos al volante de alguno de los numerosos vehículos que encontraremos en esta entrega.

Parece mentira que lo que comenzó hace algo más de seis años siendo el sueño de un apasionado del género de la conducción (Ian Bell, jefe de Slighty Mad Studios) se haya plasmado en una primera entrega excelente y este impresionante Project Cars 2. Y es que esta segunda iteración de la franquicia escala muy alto en esta nueva incursión, hasta el punto de que podemos asegurar que estamos ante uno de los mejores títulos de conducción del género a día de hoy. Se apuesta de nuevo por ofrecer una experiencia lo más realista posible, algo que sin duda enamorará a todos los amantes de la velocidad, pero al mismo tiempo ofreciendo una jugabilidad que sabe adaptarse a cualquier tipo de jugador. Eso sí, estamos hablando de un juego bastante exigente, por lo que requerirá bastante tiempo dominar, pero mientras disfrutaremos conduciendo espectaculares coches por algunos de los numerosos circuitos que se han introducido en esta ocasión.

Project Cars 2

Análisis a fondo de Project Cars 2

Al igual que se produjo con su predecesor, Slighty Mad Studios ha contado a la hora de hacer realidad este mastodóntico y ambicioso proyecto con el apoyo de miles de jugadores de todo el mundo, así como con la ayuda inestimable de expertos, veteranos del género y muchos especialistas del mundo del motor. El trabajo de ellos ha permitido que Project Cars alcance un nivel increíble en su conjunto, uno de esos pocos juegos que transmiten un enorme mimo y pasión en todo el proceso de creación.

Los dos años que separan a los dos títulos ha permitido a sus creadores pulir la conducción, mejorar las físicas y el sistema de choques y recrear con absoluta fidelidad los circuitos pero también las condiciones del asfalto. Pero, además, se han introducido multitud de cambios, mejoras y pequeños retoques de esos que no se ven pero que el jugador notará rápidamente si ha jugado al primer juego. Un espectáculo visual de primer nivel, con momentos de una belleza y realismo que nos dejarán con la boca abierta, que nos acompañará en todas y cada una de las carreras. El apoyo que ha recibido el equipo desarrollador por parte de Bandai Namco y la valiosa ayuda de toda la comunidad se traduce en una obra imprescindible para cualquier amante del género, en especial para los que buscan un simulador realista y exigente.

Project Cars 2 es una oda al realismo y al género que cautivará a los jugadores más expertos en esto de la conducción virtual. A bordo de algunos de los más increíbles vehículos y también de auténticos clásicos disfrutaremos del placer de conducir, hasta el punto que el jugador percibirá unas sensaciones muy cercanas a las reales (salvando las distancias), en especial si hacemos uso del volante -más recomendable que nunca si queremos disfrutar de una experiencia realista al máximo.

Project Cars 2

Las numerosas mejoras introducidas permiten que esta segunda entrega convierta en realidad el sueño de millones de jugadores: disfrutar de unas carreras realistas, intensas y espectaculares como pocas gracias a su impactante sistema de conducción, la IA de los vehículos manejados por la máquina, la importancia que tienen aspectos como el estado del asfalto, las condiciones climáticas y todo ello adornado por un apartado gráfico increíble.

Aunque en el mercado encontramos otros simuladores de tanta calidad como Assetto Corsa, la ventaja con la que cuenta Project Cars 2 es que a pesar de lo realista de su conducción, se pueda adaptar a cualquier tipo de jugador gracias a un vasto catálogo de opciones de configuración para que podamos establecer todos los parámetros de nuestro bólido a nuestro gusto. Asimismo, siempre se pueden activar o desactivar numerosas ayudas y optar entre varios modos de dificultad, para que podamos adaptar la experiencia en función de nuestra habilidad al volante.

Si somos de los que disfrutamos como enanos modificando cualquier parámetro del coche, estamos de enhorabuena porque nos podemos pasar horas ajustando la configuración de nuestro coche para intentar obtener el máximo rendimiento posible, siempre teniendo en cuenta las condiciones del circuito que vamos a afrontar. Podemos configurar aspectos tan variados como la presión de los neumáticos, la suspensión, la resistencia del volante o la altura de los asientos, entre otras muchas opciones. Estos cambios tendrán su reflejo en las carreras una vez que nos pongamos al volante, lo que da buena muestra del inmenso trabajo realizado por el estudio a la hora de obtener el máximo realismo posible.

Project Cars 2

En definitiva, podemos modificar cualquier aspecto a nuestro antojo para personalizar la conducción y también el nivel de exigencia que nos encontraremos en las carreras. Pero el trabajo se quedaría a medias si luego no contamos con una oferta jugable a la altura. La primera entrega contaba con un buen catálogo, pero tal vez algo escaso respecto a sus principales competidores. Sin embargo, para este segundo título se ha puesto toda la carne en el asador y se ha incrementado de forma sustancial la oferta jugable del juego. En concreto, ahora vamos a contar con más de 200 vehículos (casi cuatro veces más que el primer título) de 40 clases distintas y ocho disciplinas, entre los que se encuentran algunos de los más espectaculares modelos del mercado pero también grandes clásicos. También resulta impresionante la cifra de 200 circuitos distintas repartidos en 50 localizaciones que ofrecen un sinfín de condiciones (tierra, nieve, barro, grava…), además de multitud de variables en función de la hora del día que influirá en la visibilidad en las carreras, al igual que el espectacular clima variable que en función de la estación del año será distinto y afectará de forma total a la conducción.

Es precisamente este sistema de clima variable, que sus creadores han bautizado como Live Track 3.0, una de las grandes novedades de esta entrega. Y es que ahora no sólo se trata de elegir antes de comenzar las carreras los neumáticos ideales, sino que en medio de la carrera podrá cambiar el tiempo por completo, lo que nos obligará a cambiar en boxes para realizar cambios si no queremos pasar más tiempo fuera que dentro de la pista.

Como vemos, las carreras estarán influenciadas por múltiples factores que harán de cada carrera un auténtico reto en el que deberemos demostrar nuestras dotes al volante, además de andar con mil ojos porque cualquier pequeño factor puede dar al traste con nuestras oportunidades de alcanzar el éxito.

Project Cars 2

Se ha perfeccionado también todo el sistema de físicas, algo que quedará patente cuando comprobemos cómo el estado de nuestros neumáticos, el estado del terreno o la acumulación de agua resultan claves en el desarrollo de las carreras. Además, nos dan una información clave para saber si tenemos que apurar más o menos, si estamos entrando bien en una curva o si estamos a punto de salirnos. Además, cada coche tiene sus propias características, de manera que será normal que nos sintamos mucho más cómodos con algunos vehículos que con otros. Eso sí, el comportamiento del coche será siempre bastante fiel a lo que supondría una situación parecida en la realidad.

El control resulta prácticamente perfecto, ya que se ha conseguido transmitir las mismas sensaciones que tendríamos al volante de un coche de carreras. Esto es especialmente evidente cuando utilizamos la espectacular cámara interior desde la cabina que nos hará sentir como si realmente estuviéramos dentro de unos estos increíbles coches, pudiendo incluso mirar a en cualquier dirección para deleitarnos con la recreación tan detallada que se ha hecho de las cabinas. Realmente vamos a sentir toda la emoción y tensión que se viven en las grandes competiciones de carreras.

Aunque se ha mejorado el control con un mando normal (mejor en el caso de Xbox One gracias a sus gatillos con ‘feedback’), lo más recomendable es hacer uso de un volante: es otro mundo. Pocos juegos pueden transmitir las sensaciones tan reales que las que ofrece Project Cars 2 cuando utilizamos este control, una maravilla que potencia aún más si cabe el realismo que transmite el juego.

Project Cars 2

La inteligencia artificial también se ha visto retocada, de modo que en los modos de dificultad más altos los rivales ahora cuentan con un estilo de conducción muy agresivo, por lo que no dudarán en apurar al máximo para intentar adelantarnos y no serán pocas las veces que provocarán accidentes en los que si estamos involucrados, ya nos podemos despedir de la sesión.

También la oferta de modos de juego es ahora mucho más generosa, con multitud de modos y un multijugador mucho más potenciado. No en vano, sus creadores apuestan de manera decidida por la vertiente de los eSports para Project Cars 2. Si lo nuestro es competir en solitario, la mejor opción será introducirnos en el modo Historia. Una vez firmado un contrato, nuestra misión será pasar de ser unos desconocidos a una auténtica estrella. Para ello, antes deberemos participar en multitud de eventos, carreras y competiciones distintas, que además en esta ocasión serán mucho más variadas al introducirse muchas más clases de vehículos y terrenos. Este modo nos garantiza muchísimas horas de juego, mientras que si lo que buscamos es algo más directo, podemos apostar por participar en contrarrelojes y comparar nuestros tiempos con otros jugadores y descargar sus fantasmas (algo muy útil para mejorar en la conducción), practicar con un coche y circuito concreto o participar en competiciones diseñadas a medida.

En esta ocasión la modalidad multijugador es mucho más potente que en la primera incursión de la franquicia. Podremos participar en increíbles carreras hasta para 16 jugadores en consolas y 32 si contamos con la versión PC. A pesar del gran número de vehículos en pantalla, la suavidad ha sido una constante en prácticamente todas las carreras que hemos disputado hasta ahora.

Project Cars 2

Se agradece que ahora también podamos crear Eventos Online para retar a nuestros amigos y a otros jugadores pudiendo configurarlos a nuestro gusto o participar en otros por tiempo limitado para intentar alcanzar los mejores puestos de las tablas de clasificación. Nos ha gustado que cada jugador cuenta con su propia Licencia de Piloto Profesional, que nos permitirá dar un vistazo a todo tipo de estadísticas, tu estilo de conducción o las repeticiones que hayamos guardado. En la pestaña de eSports podremos ver partidas de otros jugadores, tanto en directo como guardadas anteriormente, revisar el calendario de eventos o noticias que se publiquen sobre el juego en su web.

En definitiva, Project Cars 2 es un título de una enorme calidad en todos sus apartados, un magnífico simulador de conducción repleto de opciones y modos de juego, vehículos de todo tipo y multitud de circuitos. Una propuesta imprescindible para todos los amantes de la conducción más realista.

Gráficos

Si ya la primera entrega nos sorprendió gratamente en multitud de aspectos como el diseño de los circuitos y coches, en esta ocasión se ha potenciado mucho más, prestando ahora mucha más atención a la físicas de las ruedas y el agarre al terreno, así como a los distintos tipos de terreno. El nuevo sistema de gestión de los neumáticos nos permitirá percibir su desgaste, el agarre en función del estado de la pista o el clima. La climatología variable que ha introducido el sistema Live Track 3.0 nos ha encantado, ya que tiene una gran influencia en las carreras en función de la estación del año, la hora o la climatología.

Project Cars 2 es un juego muy potente a nivel visual, gracias al imponente trabajo realizado a la hora de recrear los 200 vehículos, que son idénticos a sus homónimos reales. Lo mismo podríamos decir de los circuitos, que se han diseñado con tecnologías muy avanzadas para lograr recrear hasta el más mínimo detalle con un realismo absoluto.

El rendimiento es también mucho mejor que en su predecesor, tanto en consolas como en la increíble versión para PC en la que podremos disfrutar con resoluciones hasta 4K y 60 fps. Salvo en ocasiones muy contadas en las que se juntan muchos vehículos en pantalla, con la consiguiente carga gráfica que ello supone, el juego no tiene casi caídas, transmitiendo una sensación de suavidad total.

Project Cars 2

Sonido

Si todo lo relativo al apartado visual nos ha dejado perplejos, no podemos decir menos de un apartado sonoro de gran nivel, con unos motores que suenan con una potencia impactante, y no es para menos porque se han dedicado muchas horas en realizar grabaciones en alta calidad de todos los sonidos. De ahí que vayamos a escuchar con total nitidez el movimiento del volante, los cambios de marchas o como las ruedas patinan o cuando pasamos por un piano. Por su parte, los ingenieros nos darán importantes consejos antes y durante las carreras, en inglés, pero por suerte el juego se encuentra completamente traducido al castellano. Por último, la banda sonora cuenta con temas muy épicos, de gran calidad, pero que tal vez no pegan mucho con el tipo de juego. Aunque ya será un tema de gustos personales.

Project Cars 2

Conclusión

Esta segunda entrega de la saga creada Slightly Mad Studios supera en todos y cada uno de los apartados al primer Project Cars. Ahora nos encontramos ante un juego mucho más completo, que perfecciona la jugabilidad del primero con una serie de novedades de peso como el nuevo y brillante sistema de gestión neumáticos o la climatología variable que introduce el Live Track 3.0. La jugabilidad es la gran beneficiada, gracias también a un soberbio sistema de control.

La oferta jugable también crece a lo grande con multitud de modos de juego, un potente multijugador que ahora también busca captar la atención de los eSports y una impresionante selección de 200 vehículos y 50 localizaciones con circuitos que ofrecen una gran variedad de tipos de terreno.

En definitiva, ahora sí que podemos asegurar con total rotundidad que estamos ante uno de los mejores simuladores de conducción, una auténtica joya que ningún amante de la velocidad se lo debería perder.