Tan sólo un mes después del fantástico Outlast: Bundle of Terror, el aclamado estudio Red Barrels nos trae su secuela en una magnífica conversión para la consola híbrida del título lanzado hace un año en el resto de plataformas. No te pierdas nuestro análisis de Outlast para Nintendo Switch.

Aunque ya nos habían sorprendido con el magnífico Amnesia, fue Outlast el título que terminó de consagrar al equipo canadiense dentro del género del terror en el que se han especializado en todas sus obras. La primera entrega tuvo el honor de ser el primer videojuego de terror de la recién estrenada generación allá por 2014 (aunque previamente ya había sido lanzado en PC un año antes).

Aquella primera obra fue un auténtico éxito de crítica y público, un soberbio juego de terror y supervivencia que se alejaba de otras propuestas más centradas en la acción. De hecho, se eliminaban las armas y se nos daba como un única herramienta para ayudarnos a sobrevivir una cámara. Un survival horror en primera persona muy agobiante y opresivo que mantenía al jugador en tensión continúa, ya que en cualquier momento podríamos ser sorprendidos por alguna amenaza. No existe el enfrentamiento directo contra los enemigos porque realmente no contamos con ningún medio para hacerles frente, de ahí que la única solución pasase por huir, escapar y escondernos para intentar sobrevivir.

Como os contamos en nuestro análisis de la primera entrega y su expansión, nuestro protagonista debería recorrer un única y laberíntico escenario, un hospital psiquiátrico al que acudíamos para investigar una denuncia que habíamos recibido sobre una serie de prácticas y experimentos que se habían realizado en su interior. Pues bien, aunque se mantiene el mismo esquema jugable que en su antecesor, en esta ocasión nos vamos a trasladar hasta un escenario bien distinto, mucho más variado y rico en contrastes, lo que a su vez permitirá introducir nuevas situaciones y planteamientos jugables.

Outlast 2

Análisis a fondo de Outlast 2

Eso sí, se mantiene la esencia del original, por lo que una vez más nuestro principal cometido en la aventura será sobrevivir al mismo tiempo que intentamos cumplir con nuestra misión y descubrir la explicación a todos los extraños acontecimientos que encierra este escenario tan inhóspito y abandonado. Así, de nuevo vamos a protagonizar una historia repleta de tensión, muy angustiosa y con multitud de momentos que nos dejarán helados, sintiendo verdadero terror y agobio. Y es que en esta ocasión, nos encontramos con una aventura que aumenta si cabe aún más el desasosiego en el jugador, que se sentirá más indefenso que nunca.

A modo de tutorial, durante los primeros minutos el juego nos irá introduciendo las distintas mecánicas jugables, de una forma muy intuitiva que nos permita descubrir los conceptos fundamentales que luego utilizaremos a lo largo de la aventura. El sistema no puede ser más sencillo, con un botón para agacharnos, otro para saltar, otro para sacar la cámara y otro para curarnos con vendas o poner pilas nuevas. Además, podemos activar la visión nocturna para nuestra cámara -algo que será fundamental para poder ver en la oscuridad-, realizar zoom y correr. Una vez aprendido lo básico comenzaremos a descubrir un entorno abierto que difiere bastante del hospital de la primera entrega. Y es que aquí encontramos una de las principales diferencias de esta secuela: la variedad de escenarios es mucho mayor en esta ocasión, con multitud de localizaciones en campo abierto como zonas boscosas, montañas o maizales, que se irán alternando con edificios, cabañas, cavernas y zonas subterráneas.

Esta gran diversidad permite también ofrecer nuevas variantes a la hora de afrontar los distintos desafíos, ofreciendo al jugador una gran libertad a la hora de moverse por los escenarios para intentar pasar desapercibidos. Incluso no será extraño que en en espacios abiertos lleguemos a perdernos. La observación y la exploración de cada zona resulta fundamental no solo para avanzar, sino para encontrar también la manera de acceder a un lugar que parece inaccesible. También podemos aprovechar el entornos para intentar pasar desapercibidos. En este sentido, hay que referirnos a otra utilidad de nuestra cámara que nos será de gran ayuda: el micrófono. Al activarlo, unos indicadores en pantalla nos mostrarán el nivel de sonido de la zona, lo que será clave para detectar la presencia cercana de algunos de los temibles enemigos que merodean por este territorio.

Outlast 2

Como ya sucedía en el primer Outlast, la videocámara será nuestra gran aliada a la hora de movernos por esta zona montañosa, no solo porque nos permite dar luz a los escenarios más oscuros, sino porque también nos ayudará a encontrar pistas y detectar posibles amenazas sin exponernos demasiado. Eso sí, deberemos hacer un uso muy inteligente de ella puesto que la escasez de recursos es una constante, de ahí que también juegue una especial importancia explorar hasta el último rincón para encontrar pilas. Por suerte, el nivel de las baterías solo descenderá cuando hagamos uso de la visión nocturna.

La historia de Outlast 2 nos atrapará desde el comienzo, jugando de manera muy acertada con conceptos tan socorridos como el miedo, los secretos que se encierran en nuestras mentes o el fanatismo religioso. Después de explorar el manicomio Mount Massive, en esta ocasión nos desplazaremos hasta una zona perdida en el desierto de Arizona, un lugar abandonado y oscuro como pocos, escenario perfecto para una aventura terrorífica como la que aquí vamos a vivir.

El juego nos pone en la piel de Blake Langermann, un periodista de investigación que trabaja junto con su esposa, Lynn. Ambos están acostumbrados a vivir auténticas aventuras para intentar descubrir historias y misterios de las que todos nos alejaríamos sin pensarlo dos veces.

Outlast 2

En esta ocasión, viajan siguiendo el rastro de unas pistas que dieron comienzo con el asesinato de una mujer embarazada llamada Jane Doe. Un acto horrible que nos llevará a viajar hasta este misterioso lugar. Sin embargo, pronto un suceso provocará que el helicóptero en el que viajamos sufra un accidente. Al despertar del accidente nos daremos cuenta que nuestra mujer ha desaparecido y ha caído en manos de una secta de locos que amenazan su vida. Así comienza una aventura que está repleta de misterio, terror y giros argumentales que nos dejarán perplejos. No os queremos desvelar más detalles, ya que no os queremos destripar ningún detalle que elimine el factor sorpresa. En cualquier caso, en nuestro deambular por este inhóspito lugar encontraremos multitud de documentos que nos ofrecerán más detalles sobre la trama y sobre los terribles acontecimientos que ahí han sucedido. Además, en determinados momentos la cámara nos avisará con un indicador rojo para que fijemos la imagen sobre una determinada escena que, a su vez, nos dará más información de valor.

Ya en los primeros instantes del juego sufriremos los primeros sobresaltos y peligros que nos dejarán bien claro que nuestra misión por recuperar a nuestra esposa no va a ser nada fácil. Vamos a tener que estar con mil ojos y hacer uso de nuestros escasos recursos para intentar escapar del enemigo y sobrevivir en un entorno tan peligroso.

La acción no se limita a los pasillos del original, sino que ahora vamos a avanzar casi siempre por escenarios abiertos, no excesivamente grandes pero sí suficiéntemente amplios como para ofrecernos muchas alternativas. Se mantienen todas las señas de identidad del original, pero al mismo tiempo se potencia mucho la jugabilidad con nuevas opciones a la hora de escapar de las garras de nuestros temibles enemigos. Los sustos, la tensión, las persecuciones, el sigilo y el uso de la cámara serán una constante en el desarrollo de la campaña, pero se ha apostado por el más y mejor, lo que se traduce en un producto mucho más completo, variado, entretenido y, cómo no, terrorífico.

Outlast 2

Ahora juega mucha más importancia si cabe la observación de los escenarios, no sólo por detectar la presencia de fanáticos religiosos y otras criaturas, sino también para plantear una estrategia que nos permita atravesar esa zona sin ser detectados. Eso sí, en cualquier momento podremos ser detectados, lo que nos obligará a huir a toda velocidad intentando encontrar un lugar seguro o donde escondernos, algo que no será nada sencillo. Además, en esta secuela, se han añadido escenas de acción en determinados momentos que no podremos evitar y que nos obligarán a correr sin mirar atrás e intentando averiguar por dónde escapar. Al mínimo error, estaremos muertos.

El diseño de todos los escenarios se ha cuidado al extremo de que, en muchas ocasiones, nos ofrecen distintas alternativas para superar un peligro. Además, el control responde en todo momento a la perfección a nuestras acciones. A pesar de no ser un personaje de acción, nuestro protagonista se muestra bastante ágil, pudiendo deslizarse en carrera para meterse por huecos en el suelo, escalar montañas, colgarse y desplazarse por zonas muy estrechas. Otra acción que cobra mucha importancia es la posibilidad de asomarse en las esquinas para observar lo que tenemos alrededor sin ser descubiertos, algo que haremos con los gatillos superiores de la consola.

A la hora de escondernos, podremos hacer uso de armarios, barriles (cuidado con ahogaros en aquellos que tengan líquido en su interior si os sumergís mucho tiempo), parte inferior de las camas y muchos otros elementos. Pero, además, la entrada en escena de los escenarios abiertos amplia el abanico de posibilidades. Y es que ahora también podremos sumergirnos durante unos instantes en zonas acuáticas o agacharnos en maizales para no ser descubiertos.

Outlast 2

Como vemos, el esquema jugable es idéntico al del primer Outlast, pero ahora nos ofrece una variedad muy superior de posibilidades. Algo clave cuando se trata de un juego en el que somos tan vulnerables y, por tanto, debemos cuidar muy mucho todos nuestros movimientos. De hecho, también tendremos la oportunidad de abrir puertas despacio para entrar con seguridad, cerrar los cerrojos de las mismas e incluso mover muebles para intentar bloquear la entrada de los enemigos al lugar donde nos encontremos.

Aunque la primera aventura nos encantó, hemos de decir que esta secuela nos ha gustado muchísimo más. Potencia de forma notable todos aquellos elementos que tanto nos gustaron e incrementa de forma sustancial la sensación de agobio, vulnerabilidad y terror. Además, nos ofrece momentos mucho más espectaculares, de esos que te ponen el corazón a mil, y se ha cuidado mucho más el ritmo de la acción, que ahora no nos deja prácticamente ni un segundo para relajarnos. Por si fuera poco, estamos ante una campaña mucho más longeva y variada que el original. A nosotros nos ha llevado completar la historia 13 horas, pero todavía nos quedarían documentos y pistas que encontrar, por lo que estamos hablando de una duración bastante considerable.

Sin lugar a dudas, estamos ante uno de los mejores exponentes del género de los survival horror de los últimos tiempos. Un juego que cuenta con todos los ingredientes para cautivar a todos los amantes de este concepto jugable tan irresistible. Pocas obras han logrado generar en mi persona tanta sensación de agobio, tensión y terror como Outlast 2. Un juegazo que, además, se ha cuidado al máximo en su adaptación a Nintendo Switch, hasta el punto que podemos asegurar que estamos ante una de las mejores conversiones que ha recibido la consola hasta ahora. Un trabajo encomiable que convierte a esta versión en la más recomendable, ya que cuenta con el atractivo extra de poder disfrutar de una experiencia tan terrorífica en cualquier lugar gracias al modo portátil, que, por cierto, luce de escándalo.

Outlast 2

Desde un punto de vista gráfico, vamos a ser claros: Outlast 2 nos ha sorprendido muy gratamente, hasta el punto que estamos ante uno de los títulos más impactantes de la plataforma hasta ahora. Salvando las distancias lógicas, ofrece un apartado técnico muy parecido al que ya vimos en Xbox One, PS4 y PC. Una conversión increíble que garantiza una nitidez y resolución muy altas tanto en modo dock como en portátil, con un excelente trabajo de texturizado y un impresionante uso de la iluminación.

El nuevo escenario elegido para esta secuela ha permitido ofrecer entornos mucho más variados, con gran presencia de localizaciones abiertas que alternan con zonas subterráneas y hasta entornos que nos llevarán hasta un escenario muy distinto (no os queremos desvelar detalles). Todas las localizaciones cuentan con una ambientación soberbia, muy terrorífica.

No menos destacable es todo lo relativo al diseño de personajes y a las animaciones de nuestro protagonista. Por último, destacar el fabuloso rendimiento que ofrece el juego en esta versión, con una fluidez total y ninguna caída de frames. Algo especialmente meritorio puesto que estamos ante un título bastante potente en lo gráfico.

A nivel sonoro, el videojuego raya también a un nivel excelso, con unos efectos de sonido que tienen un gran protagonismo en la aventura, siendo claves en mucho momento si queremos sobrevivir. La ambientación sonora es terrorífica con toda clase de sonidos y efectos que nos van a mantener en tensión constante. La banda sonora casa a la perfección con el ambiente opresivo que lo domina todo, mientras que el doblaje al inglés es espectacular. Además, se han traducido todos los textos al español para que podamos seguir su apasionante historia sin problemas.

Outlast 2

Conclusión de Outlast 2

Esta segunda entrega supone la confirmación de Red Barrels como uno de los mejores estudios del género de la actualidad. Si la primera entrega ya nos sorprendió por su terrorífica propuesta, esta secuela nos ha cautivado como hace mucho que no lo lograba ningún juego del estilo. Outlast 2 aprovecha la excelente base del original, pero la potencia de manera exponencial para ofrecer una experiencia mucho más increíble y terrorífica. Los nuevos escenarios y su apuesta por dotar al desarrollo de una mayor libertad al jugador ha sido todo un acierto.

Si eres un amante del género, no puedes perderte una aventura tenebrosa y espectacular como pocas. Una campaña de notable duración que ofrece, además, una gran variedad en su desarrollo y un ritmo constante que no deja ni un segundo de descanso al jugador. Por si fuera poco, Switch recibe una magnífica conversión que sorprende por su impresionante apartado audiovisual.