Ya está aquí el primer gran juego de este recién estrenado 2018, y nosotros te lo contamos todo en nuestro exhaustivo análisis de Monster Hunter: World para Xbox One y PS4.

Comienza a ser ya una costumbre que Capcom de el pistoletazo de salida de la nueva temporada con el primer gran videojuego imprescindible, nada más comenzar el año. Si echamos la vista atrás, nos daremos cuenta que así sucedió hace dos años con el espectacular Street Fighter V y en 2017 con el soberbio y aclamado Resident Evil 7. Pues bien, en esta ocasión repiten la misma fórmula de éxito con el esperadísimo Monster Hunter World, título que ahora llega a Xbox One y PS4 (además de a sus versiones mejoradas), para posteriormente ser lanzado en PC en los próximos meses.

Manteniendo el espíritu de la franquicia, desde la compañía nipona tenían claro que en su regreso a las consolas de sobremesa se debía producir también una revolución para ofrecer un título aún más potente y actual.  Una decisión que no suele ser sencilla y más cuando estamos hablando de una serie que arrastra a millones de seguidores en todo el mundo. Ya se sabe que a veces los jugadores son reacios a los cambios, pero, en nuestra opinión, entendemos que son siempre necesarios para evitar que una obra no caiga en la auto-complacencia. La innovación y las nuevas ideas son siempre necesarias, y más cuando sirven para potenciar enormemente la fórmula ya existente.

Las expectativas eran enormes, y como suele suceder en estos casos, puede ser un punto que juegue en contra del propio juego. Pero, por suerte, en esta ocasión no solo ha sabido estar a la altura de lo que los jugadores esperábamos, sino que las ha superado de manera sobrada, hasta el punto de que estamos en condiciones de afirmar que estamos ante la mejor entrega de esta ya veterana franquicia, la más renovadora, espectacular, variada e intensa, pero sin que ello suponga perder su esencia.

Monster Hunter: World

Análisis a fondo de Monster Hunter: World

Después de años de entregas dirigidas a las consolas portátiles, sus creadores creyeron que era el momento de regresar a las consolas de sobremesa, haciendo caso a las peticiones de los jugadores que deseaban disfrutar de un titulo potente con todas las posibilidades que ofrecen estas plataformas. Pero no se trataba solo de trasladar la experiencia ya conocida, sino además perfeccionarla y mejorarla con nuevos ingredientes, mecánicas y un apartado visual deslumbrante, muy superior a lo que estamos acostumbrados en títulos anteriores. De ahí que estábamos deseando -al igual que os sucederá a todos vosotros- echar el guante a este Monster Hunter: World.

Después de muchas horas de juego, si algo tenemos claro es que no solo estamos ante el primer título imprescindible del 2018, sino que a buen seguro estará en todas las quinielas que se realizan a final de año para elegir a los mejores juegos del año. Un auténtico juegazo que nos garantiza decenas (por no decir cientos) de horas de diversión ya sea en solitario o en compañía de otros jugadores mientras cazamos multitud de impresionantes bestias y monstruos y recorremos un mundo de fantasía fascinante con una enorme cantidad de tareas y misiones para realizar.

Estamos ante una aventura repleta de acción, con elementos roleros, que nos va a cautivar desde los primeros instantes por su endiablada y adictiva jugabilidad, con unos combates y secuencias de acción que son un espectáculo total. Este nuevo episodio sabe coger todos los elementos que tanto éxito han dado siempre a la saga, pero al mismo tiempo introduce importantes novedades y mejoras que no solo contentarán a todos los más veteranos, sino también a todos aquellos nuevos jugadores que busquen introducirse en este fascinante universo.

Monster Hunter: World

Capcom había puesto el listón muy alto, pero ha sabido cumplir con todas y cada una de las promesas que fue realizando mientras se gestaba este proyecto tan ambicioso. Los cambios no sólo funcionan a la perfección sino que señalan el camino a seguir para las próximas entregas. De paso, la compañía nipona confirma que se encuentra en un excelente momento de forma, convirtiendo en oro todo aquello que toca, renovando sus principales sagas para adaptarlas a los nuevos tiempos. Un ejemplo de cómo hay que saber renovarse sin olvidarte de la esencia que ha convertido a tus juegos en títulos de enorme éxito.

Monster Hunter: World nos propone volver a disfrutar de las cacerías que siempre han caracterizado a la franquicia, en un fascinante mundo de fantasía en el que viviremos una gran aventura repleta de una gran variedad de monstruos, la gran mayoría de ellos de un tamaño descomunal. Estos increíbles combates son los grandes protagonistas del juego, pero en esta ocasión encontramos muchos más alicientes que mejoran el resultado final de manera notable. Así, ahora se ha buscado ofrecer una historia mucho más desarrollada que permite que nos metamos de lleno en su universo, que nos metamos de lleno en la piel de nuestros protagonistas. No sólo hay muchos más personajes secundarios, sino que también habrá muchos más diálogos que nos permitirán descubrir muchos más detalles del argumento, además de encontrar nuevas misiones y tareas para realizar. Entre caza y caza de un nuevo monstruo, visitaremos nuevos escenarios, poblados y personajes que lograrán que nos sintamos parte de este mundo.

De hecho, su potente y magnífico editor, con multitud de opciones a nuestra disposición, busca que podamos crear nuestro propio cazador a imagen y semejanza de nosotros, o por el contrario, creemos cualquier personaje que se nos ocurra. Sin duda, uno de los editores más potentes que hemos podido disfrutar en título alguno. Una buena declaración de intenciones sobre lo ambicioso que es este proyecto.

Monster Hunter: World

En los primeros compases, a modo de tutorial, cierto personaje nos irá mostrando los controles, las principales mecánicas y, en definitiva, nos irá acompañando en nuestros primeros compases en la aventura. Una idea muy acertada, ya que el comienzo en títulos anteriores podría resultar algo duro para los jugadores novatos, al tener que aprender de golpe todas las características y el estilo de juego. En esta ocasión, se ha buscado que el comienzo sea mucho más suave, de manera que si es nuestra primera incursión en la saga, no tengamos ningún problema en aprender las principales mecánicas del juego. Esto es algo que también notaremos en las primeras criaturas que deberemos cazar, mucho más sencillas que en títulos anteriores. Pero no os engañéis, es solo el comienzo, ya que posteriormente nos enfrentaremos a multitud de monstruos que nos pondrán en serios aprietos y que supondrán todo un desafío incluso para los jugadores más experimentados.

Es difícil establecer una duración para una aventura así, ya que dependerá mucho de nuestra habilidad, las tareas secundarias que realicemos como la investigación, pero en cualquier caso, a nosotros nos ha llevado unas 80 horas completar la historia principal, y todavía nos quedan bastantes misiones. Todo ello sin tener en cuenta que Capcom ha prometido multitud de nuevo contenido y misiones que se irán descubriendo durante las próximas semanas. Es decir, tenemos uno de esos juegos que nos aseguran diversión durante meses, y más aún si hacemos uso de su maravilloso e increíble multijugador cooperativo. Es más, aunque el juego se puede disfrutar perfectamente en solitario, la diversión se multiplica por mil si afrontamos las misiones en compañía de otros amigos o jugadores.

Nada más entrar de lleno en este mundo de fantasía nos daremos cuenta que ahora sí que se siente completamente vivo, con unas criaturas que parecen reales en sus acciones y que en todo momento reaccionarán ya sea a nuestros ataques o al de otros monstruos. Lo mismo podríamos decir de la fauna, de una belleza inusitada que confiere a los entornos una belleza digna de elogio.

Monster Hunter: World

El mapa del juego es de un tamaño imponente, con regiones mucho más amplias y variadas que en anteriores incursiones de la saga. Aquí se nota sobremanera que se ha aprovechado la potencia muy superior de las máquinas de sobremesa o los compatibles para dar un nuevo enfoque a la serie. Todos y cada uno de los escenarios que recorreremos en cada zona están interconectados entre sí, con el atractivo extra de que ahora no tendremos que sufrir las eternas cargas. Un enorme mundo abierto que, además, ofrece más opciones que nunca no solo a la hora de afrontar los combates, sino también a la hora de interactuar con él. Pero lo mejor de todo es que en este mapeado siempre tendremos mil cosas para hacer, de manera que nunca hay hueco para el aburrimiento: combates, combates y más combates contra toda clase de monstruos, recolección de pruebas, realizar tareas de exploración para descubrir nuevas ubicaciones, mejorar nuestro equipo, encontrar poblados y entablar conversaciones con nuevos personajes son solo algunas de las acciones que podremos realizar.

Se ha logrado un gran equilibrio entre ofrecer una obra más amena y asequible para todos los jugadores, pero al mismo tiempo mucho más profunda y repleta de posibilidades. El resultado, una vez más, entusiasmará por igual a cualquier tipo de jugador. La tecnología de las plataformas del juego se ha puesto al servicio de sus creadores para ofrecer una obra mucho más divertida y variada.

También se ha mejorado totalmente el sistema de control, ahora mucho más fluido y ágil, lo que favorece sin lugar a dudas la jugabilidad. Los personajes ahora tienen unas animaciones muy realistas y responden a la perfección a todas nuestras acciones, eliminando algunas mecánicas toscas que encontrábamos en los títulos portátiles.

Monster Hunter: World

Debemos reiterar en la idea de que no se ha eliminado ningún aspecto clásico, pero sí que se han potenciado todos ellos para que las cacerías ahora sean aún más divertidas y espectaculares. Para ello, el sistema de combate se ha refinado por completo, sirviéndose no solo del citado sistema de control, sino de nuevas mecánicas que nos confieren muchas más opciones a la hora de afrontar los impactantes combates. Todo ello adornado de un apartado audiovisual y artístico impresionante, lo cual confiere al conjunto un acabado de altísimo nivel, con unos valores de producción muy elevados. Es difícil no quedarse prendado de esta nueva entrega gracias a su exquisita jugabilidad, sus épicos y sublimes combates, sus múltiples opciones y un multiugador que dota al juego de un valor incalculable.

Respecto a los combates, no se trata de repartir cera sin ton ni son. Nada más lejos de la realidad, ya que tendremos que tener en cuenta múltiples variables, como nuestro propio equipo, el entorno y, sobre todo, los propios puntos fuertes y débiles de los enemigos. Además, será fundamental estudiar muy bien las rutinas y movimientos de los monstruos para establecer una estrategia que nos permita tener éxito. Estos combates, además de dejarnos algunos de los momentos más espectaculares que recordamos en aventura alguna, pueden llegar a dejarnos agotados literalmente después de bastantes minutos de enfrentamiento en los que cualquier fallo puede acabar con nosotros y nuestros compañeros. Y una vez que consigamos domar o derrotar a la criatura, ya estaremos deseando mejorar nuestro equipo para afrontar un nuevo desafío y enfrentarnos a otra nueva criatura. Una propuesta treméndamente adictiva que hace que sea muy difícil soltar el mando.

Otro punto a destacar es la magnífica IA de todas las criaturas, de manera que nos sorprenderán en numerosas ocasiones por sus reacciones o cómo saben buscarnos las cosquillas. Y, aunque no os queremos destripar mucho, sin olvidar que en cualquier momento puede entrar en escena otra criatura que se enzarce con nuestro rival, lo cual nos permitirá a nosotros no solo sobrevivir sino asistir a escenas impactantes entre seres descomunales. No será nada raro que nos sintamos como seres insignificantes ante enemigos que nos duplican varias veces nuestro tamaño, de ahí que sea muy importante cuidar muy bien nuestros pasos y observar muy bien dónde nos estamos metiendo antes de actuar.

Monster Hunter: World

No sólo podremos hacer uso de todo nuestro arsenal para acabar con las criaturas, sino que tendremos muchas más opciones a nuestra disposición, como aprovechar el escenario a nuestro favor provocando a la bestia para que caiga en ciertas trampas del escenario o acceda a una zona en la que quede atrapado, por citar solo algunos ejemplos. También podremos buscar los puntos débiles que tenga la criatura e incluso montar encima de ellos para repartir cera sin descanso. Las posibilidades son ilimitadas, de ahí que cada combate sea una experiencia completamente nueva. Pero, como señalábamos anteriormente, no os preocupéis los nuevos porque los tutoriales nos irán enseñando todas las mecánicas y aspectos que debemos tener en cuenta.

A destacar que vamos a tener a nuestra disposición hasta 14 tipos de armas, cada una de ellas con sus propias características que las hacen muy distintas unas de otras. Todas ellas tienen sus puntos fuertes y débiles, de ahí que cada jugador deberá ir probando hasta encontrar aquellas que mejor se adapten a su estilo de juego. Podemos optar por aquellas más potentes pero lentas, u optar por armas a distancia o espadas que tengan un equilibrio entre fuerza y velocidad de ataque. Pero no se trata de repartir golpes sin sentido, ya que en ese caso no duraríamos más que unos instantes, sino que deberemos aprender muy bien a defendernos cuando la situación lo requiera, esquivar los ataques de los enemigos o hacer uso de pócimas para recuperar nuestra debilitada salud. Incluso deberemos estar atentos al desgaste de nuestras armas si no queremos que pierdan utilidad.

La exploración juega también un papel clave en el desarrollo de la aventura, ya que de este modo podremos recolectar nuevos materiales que serán claves para que podamos fabricar nuevas armas, armaduras y equipo; un aspecto fundamental, ya que lógicamente el nivel de dificultad se irá incrementando progresivamente. El soberbio apartado gráfico del juego permite también que ahora sea mucho más sencillo encontrar estos materiales de los que hablamos. Incluso contaremos con una ayuda visual que será de gran ayuda: los lafarillos, unas luciérnagas brillantes que nos marcarán que hay algo interesante en esa zona.

Monster Hunter: World

Teniendo en cuenta que los escenarios son enormes y muestran una variedad y belleza sin igual, la exploración será una tarea sumamente gratificante. Además, cada uno de los entornos presenta sus propias particularidades y distintas alturas, por lo que es muy recomendable explorar hasta el último rincón.

El Nuevo Mundo -que es así como se conoce este nuevo lugar- está repleto de misiones secundarias muy interesantes y variadas que nos permitirán mejorar a nuestro personaje más deprisa, lo que a su vez nos dará acceso a tareas y encargos más complejos. Todo ello mientras investigamos a unos dragones ancianos. Estas tareas secundarias van desde proteger a ciertos personajes o recolectar ciertos materiales a acabar con una serie de criaturas.

También deberemos convertirnos en una especie de detectives, realizando tareas de investigación por todos los escenarios, algo que no será secundario, ya que tendrá un importante premio: conocer los puntos débiles de los distintos monstruos, una gran ayuda a la hora de afrontar los combates.

Monster Hunter: World

Tampoco faltan elementos conocidos de la serie como la forja de todas nuestras armas para mejorar sus características y, por tanto, contar con mayor poder de ataque; la cantina, que sirve para que potenciemos a nuestro personaje o el laboratorio que nos permitirá reproducir plantas, setas o insectos y así contar con más recursos. El excelente sistema de progresión del juego nos trasmite la sensación de que estamos mejorando de forma continúa a lo largo de toda la aventura. A todos estos lugares podemos acceder desde Astera, que hace las veces de base desde la que podremos prepararnos antes de afrontar nuevas misiones y combates.

Ya hemos indicado que el juego cuenta con un potente multijugador que mejora la experiencia de forma ostensible. De hecho, podremos disfrutar de la aventura en cooperativo con otros tres jugadores, ya sean amigos o haciendo uso de la baliza de auxilio, una herramienta que nos permitirá solicitar la ayuda de otros jugadores. Y, por primera vez, en la saga, estos jugadores podrán ser de todo el mundo. De hecho, se pueden formar grupos y sesiones de hasta 16 jugadores, aunque luego en cada partida entren los citados cuatro jugadores. También podemos establecer las condiciones de la sala, como el nivel de jugador permitido o si queremos que sean de nuestra región o cualquiera.

Por último, destacar lo que sus creadores han llamado las misiones de Arena para hasta dos jugadores. Se trata de acabar con las criaturas principales pero intentando hacerlo en el menor tiempo posible para conseguir los mejores resultados. Como vemos, una oferta de lo más variada y cuidada para uno de los multijugadores más recomendables y divertidos de los últimos tiempos. Por si fuera poco, el funcionamiento en todas nuestras partidas ha sido perfecto, sin ningún tipo de lag y con una suavidad constante.

Monster Hunter: World

El apartado gráfico es sobresaliente, con elementos tan destacables como un diseño artístico sublime, sobre todo en lo relativo a las criaturas, personajes y escenarios. Se ha puesto un mimo absoluto a la hora de recrear este mundo de fantasía, ahora repleto de escenarios de una belleza inusitada. Los entornos se sienten ahora vivos, por lo que resulta toda una gozada explorar sus múltiples localizaciones.

A destacar también todo lo relativo a la iluminación y los efectos visuales que mejoran el conjunto de forma notable, dando lugar a escenas realmente impactantes. Por último, resaltar el espectacular diseño de todas las criaturas, que además cuentan con unas animaciones soberbias.

Al mismo altísimo nivel se encuentra todo el apartado sonoro, con una banda sonora que nos ha sorprendido por su enorme calidad y unos efectos de sonido variados y magníficos. Por si fuera poco, el juego nos llega completamente doblado al castellano, con unas voces en de gran calidad. Un trabajo sobresaliente al que resulta muy difícil encontrar un solo pero.

Monster Hunter: World

Conclusión de Monster Hunter: World

Monster Hunter regresa a las consolas de sobremesa, cumpliendo de esta manera el deseo de toda la legión de seguidores que tiene la franquicia. Y este retorno no podría haber sido más positivo, ya que estamos sin lugar a dudas ante la mejor y más variada entrega de la serie. Un título que mantiene su esencia pero al mismo tiempo supone una bocanada de aire fresco, introduciendo multitud de mejoras y novedades que perfeccionan la fórmula jugable. El resultado es un título adictivo y divertido como pocos, que además cuenta con uno de los mejores multijugadores que recordamos.

Una aventura de fantasía fascinante repleta de acción que nos hará disfrutar como nunca con sus increíbles combates con toda clase de monstruos. Un título imprescindible, el primer gran juegazo del 2018, que contentará por igual a los seguidores más veteranos pero también a los nuevos jugadores.