Ya está aquí uno de los juegos más divertidos y originales del año y nosotros te lo contamos en nuestro análisis de Mario + Rabbids Kingdom Battle para Nintendo Switch.

A pesar de las pequeñas dudas generadas en la red con las primeras filtraciones, el E3 de este año las disipó de un plumazo y nos permitió comprobar que el cross-over de Mario con los Rabbids tenía todos los ingredientes para convertirse no sólo en uno de los más divertidos originales juegos de Switch, sino también uno de los títulos más destacados de este 2017. Ahora, después de probar largo y tendido el juego final, podemos asegurar que estamos ante una nueva joya que se añade al catálogo de la nueva consola de Nintendo, un título imprescindible para todos sus usuarios pero también un argumento de peso que sumar a los ya existentes (Zelda, Arms, Splatoon 2) para plantearse seriamente adquirir la nueva plataforma si todavía no lo hemos hecho.

Como decíamos al comienzo, la presentación por todo lo alto en la pasada feria de Los Ángeles sorprendió a propios y extraños, hasta el punto de que acumuló numerosos galardones (Mejor juego de Estrategia y Mejor juego original del certamen, entre otros) que acreditaban que estábamos ante un juego muy ambicioso.

Una vez que pudimos comprobar su jugabilidad y sus inmensas cualidades, nos dimos cuenta que Ubisoft y Nintendo habían puesto todo el empeño en sacar adelante un título de enorme calidad. El resultado final no ha podido ser más positivo, ya que estamos ante un juegazo que, con un colorido y espectacular diseño y una jugabilidad adictiva como pocas, encierra en su interior mucho más de lo que nos podríamos imaginar. Y es que a pesar a su alegre y simpático aspecto, no nos debemos dejar engañar: Mario + Rabbids Kingdom Battle es un juego con una gran profundidad, un título de estrategia táctica por turnos muy del estilo de la franquicia XCOM, sólo que en esta ocasión se mezclan dos mundos tan atractivos y distintos como Super Mario y los Rabbids.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

Análisis a fondo de Mario + Rabbids Kingdom Battle

Mario y el resto de sus amigos habituales (Luigi, Peach y Yoshi) hacen equipo en esta ocasión con algunos Rabbids para salvar un Reino Champiñón muy peculiar que se ha visto trastocado por la acción de los alocados conejos. El famoso universo de los juegos de Super Mario se ha visto inmerso en el más absoluto caos por culpa de los traviesos Rabbids.

A partir de ese momento nuestra misión nos llevará a explorar y combatir en 4 inmensos mundos repletos de tesoros, secretos y puzles, además de numerosos enfrentamientos que deberemos afrontar formando un equipo de tres personajes que deberán cooperar y combinar sus habilidades, ataques y armas para poder superar todos los desafíos.

Como ya sabréis a estas alturas, estos combates serán el núcleo jugable de esta divertidísima aventura. La desarrolladora tuvo claro que quería ofrecer algo original en su primera cooperación seria con Nintendo en un videojuego y por ello optó por una fórmula jugable que pocos podrían imaginar en un primer momento. Y es que a pesar de su aspecto alegre, estamos ante un juego de estrategia que nada tiene que envidiar en cuanto a profundidad jugable al citado XCOM u otros juegos del estilo. Deberemos pensar antes de actuar y diseñar una buena táctica para poder superar estos divertidísimos y alocados combates. En nuestro turno podremos realizar una serie de acciones con cada uno de nuestros personajes: movernos, atacar y utilizar una habilidad o ataque especial.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

No se trata solo de hacer un buen uso de nuestras armas, sino que deberemos tener en cuenta siempre la zona azul que determina hasta dónde nos podemos mover, así como el alcance que pueden tener nuestros ataque a distancia (aunque también podremos efectuar golpes cuerpo a cuerpo si nos desplazamos al lado de un enemigo), siendo en este caso de color rojo la zona que podemos abarcar. Por último, podremos impulsarnos con un compañero de equipo que nos desplazará por los aires para alcanzar zonas más lejanas o que se encuentren a un nivel superior. Estas últimas se nos indicarán con una cuadrícula en color amarillo. Estos tres criterios son fundamentales, pero siempre teniendo en cuenta que deberán usarse para intentar aprovecharnos de numerosos elementos que serán claves en los escenarios: tuberías que nos permitan desplazarnos a otra parte del escenario y de este modo, por ejemplo, poder flanquear o sorprender al enemigo por sus espaldas; cajas con distintos efectos (rebote, fuego, tinta…) que si explotan podrán crear estragos a todos aquellos personajes que se encuentren cubiertos detrás de ellas; o bloques de distintas alturas que nos servirán para cubrirnos.

Todo es bastante más complejo de lo que pudiera parecer en un primer momento. Será muy importante establecer una estrategia una vez que estudiemos a nuestros enemigos y el escenario, pero también deberemos adaptar nuestra táctica en medio de la batalla en función de los movimientos y estrategias del equipo enemigo. Y aunque en los primeros niveles nos puede dar la sensación de que la dificultad no es muy alta, os podemos asegurar que poco a poco estos enfrentamientos se irán haciendo mucho más complejos, por lo que no será nada raro que nuestro equipo caiga derrotado en bastantes ocasiones.

El sistema de coberturas juega también un papel muy importante en el juego. De hecho, en todo momento tendremos información sobre el porcentaje de que tenga éxito un ataque nuestro o de los Rabbids contrarios. Además, la IA enemiga sabe adaptarse muy bien a nuestras decisiones, por lo que no será raro que intenten cubrirse si se ven en inferioridad o, por el contrario, que se lancen al ataque sin precaución si nos ven arrinconados. Además, estas coberturas, en su gran mayoría, son bloques de piedra que se podrán ir destruyendo, por lo que tampoco será una buena idea optar por una actitud defensiva constante. Como decimos, se trata de estudiar muy bien el campo de batalla y a nuestros enemigos. Es más, el juego nos da la posibilidad antes y durante los combates de pausar la partida y analizar con una vista superior el escenario y así poder establecer una estrategia previa.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

El resultado es fantástico con una curva de aprendizaje muy estudiada que nos irá introduciendo en las distintas acciones y mecánicas que nos encontraremos en los combates, pero que no dejará de introducir nuevos elementos a lo largo de toda la aventura. En poco tiempo nos sorprenderemos a nosotros mismos realizando acciones encadenadas de todo tipo que harán que los combates sean intensos y muy dinámicos aún siendo por turnos. Es un juego muy intuitivo, que no cuesta nada aprender pero sí que requiere de bastante más tiempo para dominar. Además, hay que tener en cuenta que los enemigos saben buscarnos las cosquillas en todo momento. Hay mucha variedad de Rabbids ‘malos’, cada uno de ellos con sus propias habilidades, puntos fuertes y débiles.

Nuestro equipo estará formado en todo momento por tres personajes, cada uno de ellos con sus propios ataques, armas, habilidades y peculiaridades. Según vayamos avanzando en la historia iremos desbloqueando nuevos personajes y sus respectivas versiones Rabbids, siendo muy distintos unos de otros. Por lo que éste es otro aspecto a tener en cuenta: hacer un equipo equilibrado entre personajes más centrados en el ataque y aquellos más defensivos y/o especializados en atacar a largas distancias. En concreto, el juego cuenta con 8 personajes desbloqueables: Mario, Luigi, Peach y Yoshi del universo Mario, así comos sus respectivas versiones Rabbids.

Otro de los principales atractivos del juego es la inmensa cantidad de contenido que iremos adquiriendo con dinero o con los orbes de poder. De hecho, será fundamental ir mejorando a nuestro equipo si queremos tener alguna posibilidad de éxito en niveles más avanzados. No sólo podremos comprar decenas de armas distintas para cada personaje, sino que cada uno de ellos cuenta con un enorme árbol de habilidades que iremos adquiriendo con los citados orbes. Una vez más, destacamos la importante de buscar un equipo bastante equilibrado. Eso sí, nuestro equipo debe contar siempre entre sus filas con Mario y al menos un Rabbid. Todo lo demás lo podremos personalizar nosotros en función de cómo queramos afrontar una misión.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

Pronto nos daremos cuenta de que si una misión se nos resiste, aún probando diversas tácticas, es porque algo estamos haciendo mal: un equipo poco compensado, no haber elegido las habilidades correctas o no haber mejorado nuestro equipo.

Cada uno de los cuatro mundos consta de 10 misiones distintas, cada una de ellas con varios combates, teniendo también que enfrentarnos a un jefe medio y uno final que, os avisamos, representan el momento álgido de cada zona temática. Pero no todos son combates (aunque nos han encantado, que conste), ya que entre cada zona de enfrentamiento recorreremos zonas en las que podremos explorar para encontrar monedas, nuevas armas, cofres, orbes y muchos otros coleccionables (bocetos, melodías, figuras 3D…). Estas zonas intermedias cuentan con un buen número de puzles, sencillos pero muy originales. E

El juego invita a explorar hasta el último rincón de los escenarios porque a veces hay un camino o tubería escondida que nos puede llevar a otra zona. Es más, en todos los mundos hay un nivel secreto que deberemos encontrar. En definitiva, hay mucho que hacer en cada zona, de ahí que también sea muy recomendable volver a explorar mundos para encontrar todo aquello que nos falta (el juego nos lo indica). Además, una vez superado un mundo, podemos volver para completar una serie de desafíos, que son combates que nos presentan unas normas específicas: escoltar un personaje hasta una zona, acabar con todos los enemigos en un máximo de turnos o enfrentarnos a un número elevado de poderosos enemigos.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

Si ya la campaña nos puede llevar unas 25-30 horas, si además buscamos desbloquear todo el contenido y completar estos desafíos deberemos sumar otras 20 horas, por lo que fácil estamos hablando de medio centenar de horas de pura diversión. Mario + Rabbids Kingdom Battle destaca por ser un juego muy entretenido, uno de los juegos más adictivos de los últimos tiempos. Por si fuera poco, todavía nos queda hablar del magnífico cooperativo local para dos jugadores. Según vayamos superando mundos de la campaña, se irán desbloqueando nuevos niveles para esta modo, que cuentan con sus propios diseños y resultan aún más divertidos al poder cooperar con otro jugador. Como vemos, se ha cuidado al detalle cada apartado del juego, no sólo su soberbio apartado visual, sino también todo lo relativo a la jugabilidad y la oferta jugable.

El juego está tan bien diseñado a todos los niveles que encantará por igual tanto a los más expertos en estrategia como aquellos que se quieran iniciar en el género. Ambos disfrutarán con un título que emana calidad por los cuatro costados.

El primer proyecto serio que surge fruto de la colaboración entre Ubisoft y Nintendo no podría haber sido mejor, hasta el punto de que estamos convencidos de que hemos asistido al nacimiento de una nueva franquicia de éxito. Un auténtico juegazo que mezcla dos mundos tan distintos en un principio pero que han acabado funcionamiento a la perfección.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

Gráficos

A nivel visual no podemos más que dedicar palabras de elogio al increíble trabajo realizado por Ubisoft Milán a la hora de fusionar los personajes de Mario y los Rabbids para ofrecernos una versión alternativa del Reino Champiñón. Resulta una delicia movernos por los distintos escenarios y quedarnos perplejos con la belleza y el detalle que ofrecen todos los elementos que aparecen en pantalla. Personajes, paisajes, enemigos u objetos cuentan con un diseño simplemente magistral.

Los cuatro mundos representan escenarios clásicos de la saga Super Mario, pero modificados con elementos propios de los Rabbids. El resultado nos ha encantado hasta el punto de que podemos asegurar que estamos ante uno de los juegos más bellos de los últimos tiempos.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

Todo un reto el que ha supuesto fusionar los dos universos, y para ello nada mejor que apostar por un estilo tan alegre y ‘cartoon’ que casa a la perfección con el estilo que caracteriza a ambas franquicias. El diseño artístico es sobresaliente, al igual que todo lo relativo a aspectos más técnicos: el juego se ve con una nitidez encomiable y la suavidad es una constante, por lo que estamos ante una buena muestra de lo que puede llegar a dar de sí Nintendo Switch, y eso que estamos todavía en sus inicios.

Nos ha encantado el humor que destila en todo momento el juego, tanto fuera como dentro de los combates. Un buen ejemplo lo tenemos cuando al explorar nos encontraremos con Rabbids en segundo plano haciendo el tonto. Y luego, mención especial para el diseño y las animaciones de todos y cada uno de los personajes: insuperables. Por último, tenemos a algunos de los jefes finales más divertidos y sorprendentes que hemos visto en juego alguno. En definitiva, un trabajo redondo.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

Sonido

Pero sus responsables no han querido descuidar ningún aspecto del juego, por lo que se ha querido ofrecer una banda sonora que quede en el recuerdo de los jugadores. Para ello se recurrió a Grant Kirkhope, famoso por ser el creador de la música del mítico Banjo Kazooie. Nada menos que 40 espectaculares temas nos acompañarán a lo largo de toda la aventura, con un estilo alegre que casa a la perfección con el estilo del juego. Nos resultaría imposible quedarnos con una sola, ya que todas ellas son increíbles.

Los sonidos también destacan por su simpatía y variedad de sonidos, con voces y gritos característicos de cada personaje. Mención especial para la maravillosa Peach Rabbid (es brutal este personaje). Por último, destacar que el juego nos llega traducido a un perfecto castellano.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

Conclusión de Mario + Rabbids Kingdom Battle

El crossover de Nintendo y Ubisoft ha terminado siendo un auténtico juegazo exclusivo para Nintendo Switch. A pesar de su maravilloso y alegre aspecto visual, no nos debemos dejar engañar, en su interior se encierra un profundo juego de estrategia por turnos, una aventura en la que no faltará tampoco la exploración y la resolución de puzles. Los divertidísimos combates nos engancharán desde la primera partida y nos mantendrán absortos durante decenas de horas.

Multitud de contenidos para desbloquear en una campaña longeva que, además, invita a re-jugar para descubrir todos sus secretos. Además, se ha incluido un cooperativo local con numerosas misiones que potencian aún más la diversión. Por si fuera poco, el juego cuenta con un apartado audiovisual increíble. Estamos ante uno de los grandes juegos de este 2017, una apuesta que se antoja arriesgada pero que ha terminado siendo uno de los títulos más originales y entretenidos de los últimos años. Un nuevo imprescindible para Nintendo Swith.