Poco a poco, los personajes más conocidos de Nintendo están llegando a la nueva plataforma. En esta ocasión, le toca a la entrañable bola rosada y nosotros te lo contamos todo en nuestro análisis de Kirby: Star Allies para Switch.

HAL Laboratory sigue celebrando el 25º aniversario del nacimiento de una serie que, con el paso de los años, se ha convertido en una de las más queridas de Nintendo. Hace pocos meses, era la consola portátil de la Gran N la que recibía una nueva entrega centrada en este personaje. En Kirby Battle Royale, sus creadores rendían homenaje a su mascota con una propuesta bien diferente a lo que nos tenía acostumbrados. Un spin-off que abandona el clásico estilo de la serie y apostaba por un título de acción desenfrenada en intensos y alocados combates.

Ahora le toca el turno a la consola híbrida con este Kirby: Star Allies, una aventura que, en esta ocasión, sí que responde al estilo clásico de la saga. Esto es, en esta ocasión nos encontramos ante una divertidísima aventura de plataformas que bebe de los clásicos elementos jugables que siempre han caracterizado a la franquicia a lo largo de estos 25 años. Así, nos encontramos ante un simpatiquísimo título, muy accesible para todo tipo de jugador, alegre y colorido como pocos, que nos trae no solo a nuestro querido personaje, sino también todas sus habilidades y transformaciones habituales, claves para entender la jugabilidad tan directa como adictiva.

Aunque sus planteamientos jugables son bien distintos, esta nueva entrega sí que repite un concepto que ya vimos en el citado Battle Royale. Nos estamos refiriendo a su vertiente multijugador. Y es que en esta ocasión Kirby no estará solo, sino que podrá afrontar toda la campaña en compañía de hasta otros personajes, ya sean manejados por la máquina o por otros tres jugadores. Ni que decir tiene, que la diversión sube muchos enteros si apostamos por esta faceta cooperativa en la que la colaboración entre los distintos personajes será clave para superar los numerosos desafíos, plataformas, enfrentamientos contra jefes finales y hasta pequeños puzles.

Kirby Star Allies

Análisis a fondo de Kirby: Star Allies

Es de agradecer que HAL Laboratory haya buscado innovar en esta nueva obra, y el resultado la verdad es que es sumamente positivo. En un serie que siempre se ha caracterizado por su tono amigable y accesible, este modo cooperativo le sienta a las mil maravillas. No sólo nos vamos a divertir por todo lo alto en compañía de otros jugadores, sino que las risas y el ‘buen rollo’ están más que asegurados.

Si ya hemos jugado a algún título anterior protagonizado por Kirby, ya estaremos al tanto de que se trata de juegos bastante fáciles de jugar y superar. Es una saga que siempre ha caracterizado por su tono amable, por intentar atrapar también a los más jugadores más jóvenes. Sin embargo, los más expertos en el género también encontrarán alicientes suficientes para comprar el juego. Y es que desbloquear todo el contenido y encontrar todos los secretos exigirá de nosotros bastante más pericia y dedicación que si nos limitamos únicamente a superar las fases una tras otra.

En cualquier caso, como decimos, estamos ante una obra que se ha diseñado desde el comienzo con la idea de juntar a varios jugadores para disfrutar de su sencilla pero adictiva jugabilidad, pausada pero, al mismo tiempo, muy variada. Ya que en todo momento nos dará la sensación de estar haciendo cosas nuevas o descubriendo nuevas habilidades o enemigos que nos ayudarán a superar las distintas zonas.

Kirby Star Allies

En Kirby: Star Allies nos encontramos ante una aventura de plataformas con desarrollo clásico en 2D, aunque todos los escenarios, personajes y objetos están recreados en tres dimensiones. Aunque más adelante nos centraremos en el apartado gráfico, sí que nos gustaría destacar que estamos ante uno de los juegos más bellos y alegres de los últimos tiempos. Un juego que desprende alegría, simpatía y colorido por todo todos sus puros. Es imposible jugar a este título y no tener una sonrisa en la cara dibujada de manera permanente. Personalmente, soy de los que piensa que este tipo de propuestas son muy necesarias también dentro del catálogo de cualquier consola. Y en ese sentido, Switch sigue ampliando su catálogo con grandes juegos que abarcan todos los géneros y estilos posibles. Si el primer año de la consola ya nos ha dejado tantos grandes títulos, no nos queremos ni imaginar lo que nos deparará el futuro.

Pero centrándonos en la jugabilidad, nada más comenzar la aventura se nos irá explicando los conceptos esenciales del título, algo que nos llevará unos pocos instantes porque el juego no puede ser más sencillo en ese sentido. Un botón para saltar y flotar en el aire si lo dejamos presionado, otro para tragar a todo lo que pillemos por delante, otro para realizar ataques una vez que nos hemos transformado y también la posibilidad de llamar a otro personaje de nuestro grupo para que mejore nuestras armas o posibilidades de ataque. Pero, además, tendremos la oportunidad de reclutar por primera vez a los enemigos, para lo cual deberemos lanzar corazones que provocarán que caigan irremediablemente bajo los encantos de Kirby. Así hasta formar un grupo de hasta cuatro personajes. Y aquí es donde radica el principal atractivo del juego, ya que cada uno de estos personajes contará con sus propias características, ataques y particularidades que deberemos ir descubriendo. De ahí que sea muy recomendable ir probando las distintas alternativas para descubrir todas las opciones que el juego pone a nuestra disposición. Asimismo, de esta manera se garantiza que el jugador pueda resolver las distintas situaciones de diversas maneras.

Al formar equipo con otros tres personajes también podremos mejorar nuestros poderes, algo que será de gran ayuda en los enfrentamientos contra los numerosos jefes finales que nos esperan a final de cada zona, así como para resolver distintas situaciones que se darán lugar a lo largo de los niveles. Ya sea desde el comienzo o en cualquier momento, serán otros jugadores los que podrán tomar el control del resto de miembros de nuestro equipo. La jugabilidad se potencia enormemente con otros jugadores, ya que podremos combinar habilidades, cooperar para superar distintas zonas o unir fuerzas para acabar con los jefes. El multijugador local es, sin lugar a dudas, el gran atractivo de un juego que, en cualquier caso, también se puede disfrutar perfectamente en solitario, ya que la máquina se encargará de controlar al resto de personajes.

Kirby Star Allies

Como no podía ser de otra manera, Kirby puede absorber a todo tipo de enemigos, lanzarlos contra otros o adueñarse de sus poderes. El número de habilidades es muy elevado, incluyendo muchas ya conocidas de entregas anteriores pero también otras nuevas, y nos invitan a explorar distintas posibilidades de acabar con nuestros rivales, acceder a zonas inaccesibles, eliminar obstáculos o resolver pequeños pero originales rompecabezas. Además, hay que tener en cuenta otro elemento del que ya hemos hablado más arriba. En esta ocasión vamos a poder realizar toda clase de combinaciones de habilidades para incrementar nuestra potencia. Así, por ejemplo, podemos conferir el poder de fuego a nuestra espada, combinar agua y hielo para obtener una lanza muy poderosa, entre otras muchas alternativas. Una vez más, os animamos a probar todo lo que se os ocurra puesto que el número de opciones disponibles es bastante elevado.

Como vemos, las habilidades y transformaciones son claves en el desarrollo de la aventura. Pero la entrada en escena de nuevos miembros a nuestro equipo potencia las posibilidades y confiere un carácter muy alocado a su desarrollo. Y es que con la ayuda de los otros personajes podremos realizar incluso movimientos especiales, como el círculo de la amistad que arrasará con todo lo que se cruce en su camino, ya sean enemigos o estructuras del escenario; la estrella de la amistad para desplazarnos por el cielo y, de este modo encontrar nuevas zonas y secretos; el puente de la amistad, que será clave para atravesar precipicios o el tren de la amistad para desplazarnos por ciertos lugares de los niveles.

De ahí que entandamos que es un videojuego perfecto para disfrutar en nuestras reuniones o fiestas con amigos y familiares, cada uno con su Joy-Con o mando y dispuestos a pasarlo en grande con un título fácil pero muy divertido. Más allá de esta novedad jugable que aporta el cooperativo, la aventura cuenta con un desarrollo clásico que nos lleva a superar un buen número de niveles agrupados en una serie de mundos que cuentan con diseños muy variados y repletos de desafíos y variantes. En este punto hay que hablar también de la inteligencia artificial si jugamos en solitario. Y es que nos ha sorprendido la IA cuando es la máquina la que se encarga de manejar al resto de miembros del equipo. No sólo superan muchas situaciones ellos solos, sino que tienen un comportamiento bastante agresivo con los enemigos y no será nada raro que hagan uso de toda clase de habilidades.

Kirby Star Allies

Ya sea en solitario o en compañía de otros jugadores, completar la campaña nos puede llevar unas 8 horas, una cifra no muy elevada pero que, sin embargo, cuenta con el aliciente de añadir numerosos coleccionables que aumentan la duración de forma notable. Como ya hemos señalado, el juego es bastante accesible para cualquier jugador, por lo que no entrañará ninguna complicación completar a aventura, pero es algo que siempre ha caracterizado a la serie, por lo que tampoco entendemos que sea un aspecto criticable.

Además, una vez completado el juego, se desbloquean nuevas opciones, como un modo contrarreloj que nos desafía a superar una serie de niveles al mismo tiempo que nos hacemos con una serie de ‘power-ups’ que añaden un plus de locura al desarrollo de las partidas. Asimismo, también podremos disfrutar de una modalidad que nos reta a superar a todos los jefes sin descanso, pudiendo seleccionar el nivel de dificultad. Por último, se han añadido dos minijuegos competitivos, sencillos pero muy divertidos, para hasta cuatro jugadores. El primero de ellos consiste en talar un árbol lo más rápido posible, pudiendo hacer uso hasta los controles por movimiento, mientras que el otro es una especie de prueba de béisbol en la que deberemos batear un meteorito que se acerca, para lo cual deberemos golpear en el momento justo para intentar lanzarlo lo más lejos posible.

El apartado gráfico del juego es una auténtica delicia, con unos diseños maravillosos, alegres y coloridos. La dirección artística es magnífica, con una paleta de colores y un uso de la luz soberbios. Kirby y el resto de personajes son adorables, al igual que unos escenarios que gozan de una belleza total, ofreciendo además una gran variedad de entornos.

Kirby Star Allies

Destacar también todo lo relativo a las animaciones, muy simpáticas y variadas, convirtiendo en todo un espectáculo lo que sucede en pantalla cuando comienzan todas las transformaciones y habilidades especiales. El aspecto de todos los jefes finales raya también a un altísimo nivel y, por último, hacer mención de lo bien que luce el juego tanto en el dock como en el modo portátil.

El apartado técnico se completa con una banda sonora fabulosa, repleta de temas muy pegadizos que se nos quedarán grabados en nuestras cabezas a fuego. Temas clásicos pero con distintas modificaciones se alternan con otras melodías completamente nuevas de una grandísima calidad.  Por último, los efectos de sonoro son siempre muy simpáticos y alegres, en la línea del resto de apartados.

Kirby Star Allies

Conclusión de Kirby: Star Allies

A pesar de contar con veinticinco años a sus espaldas, Kirby sigue demostrando que tiene cuerda para largo, y más si sigue ofreciéndonos aventuras tan buenas y divertidas como este Kirby: Star Allies. La querida bola rosada regresa con un título de plataformas clásico de enorme calidad que, además, ahora enriquece su jugabilidad con una vertiente cooperativa que ha resultado ser todo un acierto.

Por lo demás, se mantienen las clásicas transformaciones y un estilo asequible y adaptable a todo tipo de jugador. Una experiencia muy recomendable para todos los amantes de género e imprescindible para todos los fans de Kirby. Además de la aventura principal, el juego añade una gran cantidad de contenido extra, incluyendo una serie de minijuegos competitivos. Por último, destacar su fabuloso apartado audiovisual, con unos gráficos coloridos y de gran belleza y una banda sonora espectacular.