La espera se ha hecho muy larga para todos los fans, pero por fin la maravillosa saga de acción y rol de Square Enix está entre nosotros, y te lo vamos a contar todo en nuestro análisis de Kingdom Hearts III para PS4 y Xbox One.

Anunciado en la edición de 2013 del E3 de Los Ángeles, la tercera entrega numerada de la fantástica saga se ha hecho de rogar, no en vano estamos hablando de uno de los títulos más esperados de los últimos años. Un proyecto muy ambicioso que ha tenido un desarrollo muy largo y no exento de complicaciones como es habitual en producciones de esta envergadura. Aunque el excelente nivel que siempre ha mantenido la serie nos daba bastante tranquilidad a todos los fans, no os negaré que quien suscribe estas líneas tenía algunas dudas sobre si realmente el videojuego cumpliría las altas expectativas. Por fortuna, en cuanto pude disfrutar por primera vez de la versión final, me di cuenta de que estaba ante algo especialmente grande, la culminación de una de las sagas más queridas del mundo de los videojuegos, un producto de excelsa calidad que atesora todos los ingredientes que los seguidores estaban esperando. Una obra maestra, imprescindible para cualquier amante de los videojuegos.

Regresan Sora, Donald, Goofy y el resto de carismáticos personajes de la serie en una fantástica aventura en la que la luz y la amistad se deberán unir para derrotar una vez más a la oscuridad. Un viaje repleto de momentos mágicos que quedarán grabados en nuestra retina para siempre, horas de diversión, emociones, alegría y grandes sorpresas que nos atraparán de principio a fin, deseando al mismo tiempo que esta maravillosa epopeya no acabe nunca.

Parece mentira, pero han pasado casi dos décadas (vale, realmente 17 años) desde que Square Enix dio inicio a Kingdom Hearts. Pocos podrían imaginar en ese momento que esa sorprendente colaboración entre la prestigiosa compañía de videojuegos y Disney acabaría siendo un éxito y convirtiéndose en una de las franquicias más queridas del mundo del videojuego. En la industria encontramos multitud de grandes franquicias que por unos motivos u otros acaban convirtiéndose en las preferidas del gran público. Sin embargo, son pocas las que saben transmitir tantas emociones como es el caso de la serie de Square Enix. Toda la magia de los universos de Square Enix y las películas de Disney se entremezclan para ofrecer un producto repleto de magia, cautivador e irresistible.

Kingdom Hearts III Análisis

Análisis a fondo de Kingdom Hearts III

Desde aquel primera entrega, hemos vivido un sinfín de aventuras en fantásticos mundos y escenarios extraídos de las cintas de animación más conocidas de las factorías Disney y Pixar. Nuestros personajes se han tenido que enfrentar una y otra vez contra la oscuridad para intentar conseguir que de nuevo la luz y el color imperaran en este mágico universo. Todos los fans recordarán multitud de momentos repletos de emoción y sentimientos que nos han hecho partícipes de unas historias tan bellas como complejas, repletas de tramas y misterio. De hecho, no estamos ante unos juegos en los que resulte fácil enterarse de todo lo que se nos cuenta, debido a la complejidad del argumento que siempre ha caracterizado a la serie. De ahí que nuestro consejo es que, antes de comenzar esta nueva aventura, disfrutéis de los títulos anteriores o, al menos, no os perdáis los resúmenes que se añaden con el parche Día 1, y de este modo podáis lo básico para comenzar. Eso sí, si sois veteranos en la franquicia, a buen seguro que vais a disfrutar aún más con una trama muy compleja que, además, continúa todo lo vivido anteriormente en títulos anteriores.

Tetsuya Nomura y todo su equipo tenían por delante un trabajo descomunal cuando se embarcaron en esta tercera entrega numerada de la saga, no solo por encajar todas las fichas del gran puzle que es la serie, sino por dar forma a una obra que fuera un poco más allá y llevará a la franquicia a un nuevo nivel. Se pone punto y final (por ahora) a un viaje que se inició en la recordada y mítica PlayStation 2. Impone pensar el volumen de trabajo que ha supuesto llevar a buen puerto esta enorme producción, y resulta admirable comprobar como los resultados han acabado siendo tan sobresalientes desde todos los puntos de vista, y no, no hablamos sólo del maravilloso y sublime apartado audiovisual del que goza esta entrega, sino también de una jugabilidad más exquisita que nunca, unos personajes y mundos aún más carismáticos y una historia prodigiosa.

Una vez más, nos pondremos en la piel de Sora, un joven portador de la llave espada que ha sido escogido para acabar con la invasión de los sincorazón. Acompañado de sus fieles compañeros Donald y Goofy, quienes han sido enviados por el Rey Mickey, deberemos viajar por los numerosos mundos de Disney intentando sellar todas las cerraduras y, de este modo, devolver la paz a cada uno de estos lugares. Nuestro trío no se encontrará solo en este peligroso viaje, sino que también se encontrarán con otros conocidos personajes de Disney y Pixar que les ayudarán a derrotar por fin a la oscuridad y salvar al universo.

Kingdom Hearts III Análisis

La historia da comienzo justo después de los hechos acontecidos en Kingdom Hearts: Dream Drop Distance y Kingdom Hearts 0.2: Birth By Sleep – A Fragmentary Passage. Nuestro querido Sora se encuentra debilitado, casi sin poderes con los que enfrentarse a la oscuridad. A partir de ese momento se inicia un viaje apasionante que concluirá en un épico final del que, lógicamente no os vamos a desvelar nada. Esta entrega se centra en culminar las principales tramas (y no son pocas) que se iniciaron en títulos anteriores y, de esta manera, completar también la historia del Buscador de la Oscuridad. La trama resulta tan compleja, apasionante y adictiva como siempre, siendo uno de los principales atractivos de la aventura. De ahí que no queramos realizar ningún destripe y os animamos a disfrutar como nosotros lo hemos hecho de principio a fin. Además, sin entrar en detalles, sí que os adelantamos de que os vais a quedar perplejos con ciertas sorpresas que nos depara el guión del juego.

Aunque los diálogos e increíbles escenas de vídeo son abundantes en todo el desarrollo de la aventura, nunca se sienten como relleno, sino que siempre nos cuentan algo importante y dan respuesta a muchas de las dudas planteadas a lo largo de este tiempo. Además, el ritmo del juego es perfecto, de manera que nunca se nos hace lento y pausado el desarrollo, sino que se consigue un equilibro perfecto entre todos los aspectos del título. A destacar también el interminable de guiños que sus creadores han creado para alegría de todos los fans. Multitud de detalles que ponen de manifiesto el enorme mimo que los desarrolladores han puesto en esta obra.

Centrándonos ya en su apartado jugable, nuevamente nos encontramos ante un divertidísima aventura de acción y rol en tiempo real, que además goza de una enorme variedad en su desarrollo. Así, además de los épicos y espectaculares combates que nos esperan en los distintos mundos inspirados en las cintas de Disney, también habrá fases de plataformas, minijuegos, puzles y la exploración jugará un papel importante a la hora de encontrar toda clase de tesoros y secretos ocultos. De hecho, uno de los grandes alicientes de su jugabilidad es que siempre nos sorprende con nuevas sorpresas y mecánicas que, muchas veces, son propias de un mundo concreto. La sensación de progresión será también una constante, de modo que todos los personajes manejables irán subiendo de nivel, lo que a su vez les permitirá ser más poderosos, obtener nuevas habilidades o ataques.

Kingdom Hearts III Análisis

Esta enorme variedad de situaciones impide que se caiga en la rutina. Siempre estaremos deseando avanzar para descubrir qué nueva sorpresa nos espera o que nuevos enemigos deberemos derrotar. En este sentido, destacar el maravilloso sistema de combate, heredado de títulos anteriores, pero que al mismo tiempo ahora resulta mucho más dinámico y divertido que nunca. Los enfrentamientos contra toda clase de enemigos será una constante a lo largo de toda la aventura, pero en todo momento resultan apasionantes y sumamente entretenidos gracias a lo frenéticos y espectaculares que resultan. Además, el impactante apartado audiovisual de esta entrega permite que dichos combates sean épicos.

Estos enfrentamientos se desarrollan en tiempo real, sin que ello suponga una limitación. Más bien al contrario, ya que vamos a poder realizar una inmensa variedad de acciones: toda clase de ataques, usar distintas magias u objetos, esquivar y bloquear ataques e incluso invocar a amigos de otros mundos. Pero, sin lugar a dudas, la gran protagonista es la Llave Espada, con la cual podremos efectuar toda clase de combos que, además, se irán incrementando en número según avancemos en la historia y tengamos más nivel.

Hasta aquí nada que no conozcan ya todos los fans de la serie. Sin embargo, en esta entrega se ha introducido como gran novedad que las llaves espada puedan transformarse en una nueva arma y adoptar nuevas habilidades y movimientos. Para ello, deberemos encadenar una serie de golpes sobre nuestros enemigos. Pero lo mejor todo es que cada llave tendrá sus propias transformaciones y ataques, que variarán bastante de una a otra, por lo que el número de variantes es elevadísimo. Según la situación concreta, será más conveniente equipar una y otra. Además, podemos mejorarlas para potenciarlas y así conseguir nuevas habilidades y efectúen un mayor daño a los rivales.

Kingdom Hearts III Análisis

Esta novedad jugable nos ofrece un sinfín de posibilidades, de manera que cada jugador pueda personalizar sus espadas en función de su estilo. Además, al poder equipar tres al mismo tiempo, en medio de la batalla podremos cambiar entre una y otra y así probar nuevas posibilidades en los enfrentamientos. Asimismo, deberemos hacer un uso inteligente de la magia, ya que se irá agotando, lo que puede provocar que debamos esperar a que se recargue en el peor momento de la batalla. Se trata del mismo sistema de maná que ya vimos en Kingdom Hearts II. También se conserva la barra de Tino que nos permitirá realizar las técnicas especiales Modo Acróbata y Tiro Certero, que nos permitirán realizar impulsos y ataques especiales haciendo uso de distintos elementos que se encuentran en los escenarios.

Se conserva el estilo de la franquicia, pero se ha mejorado con no pocas novedades. Es el caso de las atracciones que podremos invocar en ciertos momentos si estamos atentos a la acción. Y es que en ciertas ocasiones comprobaremos como los enemigos se encuentran rodeados por un círculo verde, de manera que si los golpeamos antes de que desaparezca esta marca, podremos invocar alguna de las espectaculares atracciones de Disneyland. Estos momentos son realmente impactantes, ya que nos permitirán acabar con enemigos poderosos sin despeinarnos mediante una serie de minijuegos, sencillos pero muy divertidos. Sin lugar a dudas, un gran añadido a los combates, que además nos depara algunos de los momentos más espectaculares de la aventura.

Por otro lado, en determinadas ocasiones también podremos realizar ataques en equipo con otros miembros de nuestro grupo. Aparecen solo de vez en cuando, pero resultan sumamente divertidos y atractivos de efectuar. Elementos ya conocidos como las invocaciones también han mejorado mucho en esta ocasión, resultando mucho más impactantes y devastadores que nunca, hasta el punto que podremos eliminar con todos los enemigos en pantalla en unos instantes. Por si fuera poco, la salud de todo nuestro equipo quedará restaurada. De ahí que sea muy importante saber cuándo utilizarlas para poder acabar con algunos de los enemigos más poderosos.

Kingdom Hearts III Análisis

Como vemos, son muchas las herramientas y acciones a nuestra disposición en los combates. Todas ellas necesarias para acabar con el inmenso número de enemigos distintos a los que nos vamos a enfrentar. Pero sin lugar a dudas, serán los jefes finales los que nos depararán los enfrentamientos más épicos y memorables de todo el juego. Hay una gran variedad de ellos, cada uno con sus propias rutinas, ataques y mecánicas que deberemos estudiar muy bien si queremos derrotarlos. Estos enfrentamientos suelen ser de una duración más que considerable y prácticamente no nos dejan ni un segundo de respiro, por lo que deberemos poner en práctica todo lo aprendido anteriormente y hacer un buen uso de nuestras habilidades si queremos tener éxito.

Como habéis podido comprobar, Kingdom Hearts III tiene uno de los sistemas de combate más variados, divertidos y espectaculares que hayamos podido ver en juego alguno. Enfrentamientos épicos, ágiles y repletos de emoción que nos mantendrán enganchados al mando sin poder separarnos de la pantalla. Además, las mejoras y novedades introducidas son todo un acierto, permitiendo unas batallas mucho más dinámicas y frenéticas. Todo ello envuelto en un apartado visual apabullante.

El juego no es especialmente difícil, pero tampoco es un paseo. Está claro que el sus creadores han buscado que sea disfrutable por igual tanto por los más veteranos en la serie como aquellos novatos que se introduzcan en el género por primera vez. Nuestro consejo es que, si tenemos experiencia en títulos anteriores de la saga, comencéis directamente la aventura en nivel de dificultad Experto. En cualquier caso, lo que está claro es que todos los jugadores vais a disfrutar de una experiencia única, adictiva como pocas.

Kingdom Hearts III Análisis

No podemos tampoco dejar de hablar de los diversos mundos que visitaremos en la aventura. Réplicas exactas de los escenarios de las películas que recrean, con todo lujo de detalles que nos harán preguntar si realmente estamos jugando un videojuego o viendo una cinta de animación. Se ha conseguido captar toda la magia de las cintas de Disney, por lo que resulta toda una gozada movernos por todos ellos, al mismo tiempo que combatimos, exploramos o atravesamos divertidas zonas de plataformas.

Cada uno de los mundos cuenta con unas dimensiones más que generosas, por lo que resulta aún más sorprendente si cabe que prácticamente no haya cargas mientras recorremos sus escenarios. Además, los diseños de cada zona han sido mucho cuidados ahora, no limitándose a ser planos, sino que también podremos explorar en cualquier dirección gracias a la habilidad de Sora de correr por las paredes en vertical. Cada escenario resulta completamente distinto, con una caracterización y ambientación que resulta idéntica a la película que recrea.

El motor gráfico ha sido exprimido al máximo para conseguir un resultado alucinante. Todo ha sido cuidado al detalle: escenarios, personajes, enemigos y efectos visuales. El resultado es insuperable, hasta el punto que resulta casi imposible distinguir de las películas originales. Con mención especial para las fabulosas escenas de vídeo que nos cuentan nuevos detalles de la historia y recrean también algunas de las escenas más conocidas de las películas de Disney. Además de una belleza inusitada, los numerosos vídeos captan nuestra atención gracias a su cuidada dirección y a lo bien que van desarrollando el argumento de la campaña.

Kingdom Hearts III Análisis

Por si fuera poco, cada mundo nos ofrece nuevas variables a nivel jugable, incluyendo nuevos minijuegos, mecánicas diferentes, nuevos enemigos, fases de acción, retos, pruebas especiales y toda clase de propuestas. Esta enorme variedad es uno de los principales atractivos que ofrece el videojuego. Resulta imposible no sentirse atrapados en estos maravillosos mundos de fantasía. Realmente nos sentiremos como los auténticos protagonistas de una película de animación.

Para movernos entre los distintos mundos haremos uso de la clásica nave Gumi. Desde este transporte podremos acceder a un gran mapa que nos permitirá seleccionar nuevas misiones y el mundo al que nos queremos dirigir. Por delante nos esperan decenas de misiones, secretos y toda clase de desafíos. También podremos mejorar el nivel de nuestra nave, lo que nos dará acceso a nuevas armas y herramientas.

Además de las fases principales en cada mundo, también podremos completar otros objetivos que premian a los jugadores que exploran hasta el último rincón. Estamos hablando de los cofres del tesoro y los Portafortunas que se encuentran escondidos por cada escenario de la aventura. Estos últimos nos han resultado sumamente atractivos y divertidos de conseguir, al estilo de los Luigi de 8 bits que encontrábamos en Super Mario Odyssey. Si queremos encontrar todos los secretos vamos a tener que dedicar un buen número de horas.

Como veis, son muchas las tareas que podremos realizar a lo largo de toda la aventura. Solo la campaña principal nos puede llevar unas 40 horas, aunque dicha cifra será mucho mayor si queremos desbloquear todo el contenido oculto y descubrir todos los secretos. Además, una vez completada la historia, siempre podremos centrarnos en conseguir todos los desbloqueables y los maravillosos Juegos del reino clásico. Asimismo, están también las arenas de combate y un jefe opcional que estarán accesibles una vez hayamos finalizado la campaña. Más y más diversión para un título único y especial, una auténtica joya que nos ha cautivado como pocos lo han hecho en los últimos tiempos.

Kingdom Hearts III Análisis

Gráficos de Kingdom Hearts III

Aunque ya lo hemos destacado a lo largo de todo el análisis, no podemos dejar de alabar un apartado visual fascinante e increíble a partes iguales. Estamos ante una obra de altísimos valores de producción, como denota el enorme trabajo puesto en cada uno de todos los apartados. El diseño artístico es difícilmente superable, con unos modelados, animaciones y texturas impresionantes. De ahí que resulte prácticamente imposible distinguir el juego de una película de animación de Disney. Todos los personajes son idénticos, con una expresividad y gestos que nos dejarán con la boca abierta durante toda la aventura. No se nos ocurre un mejor homenaje a tantos y tantos buenos momentos que la factoría Disney nos ha dejado en nuestras vidas. A poco que hayamos crecido con estas películas, resultará imposible no emocionarse viendo a sus protagonistas en acción en esta fabulosa aventura.

No menos destacables resultan todos y cada uno de los mundos temáticos, recreaciones idénticas de los escenarios de las cintas que recrean. Cada uno de ellos cuenta con una ambientación completamente distinta, repletos de homenajes a sus distintos universos. Además, cada uno de ellos cuentan con una extensión más que considerable, lo que nos animará aún más si cabe a explorar hasta el último rincón y así disfrutar como niños dentro de sus películas favoritas.

En lo técnico el juego goza también de un nivel sobresaliente, con una resolución muy elevada y una suavidad casi constante. De hecho, en las versiones de Xbox One X y PlayStation 4 Pro podremos optar por dos configuraciones distintas: limitar la tasa de imágenes por segundo a 30 o no. En nuestra opinión, sin el limitador es como el juego ofrece sus mejores sensaciones. Destacar la versión de la consola de Microsoft, ya que ofrece un apartado visual aún más impactante, siendo sin lugar a dudas, la mejor de todas. Aunque con independencia de nuestra plataforma, en cualquier caso vamos a disfrutar de un espectáculo gráfico mayúsculo.

Kingdom Hearts III Análisis

Sonido de Kingdom Hearts III

Cualquiera que conozca la serie, sabe que este apartado siempre ha tenido un tratamiento muy especial. Y en esta ocasión no solo se mantiene esta tendencia, sino que se supera aún más si cabe gracias a una magistral banda sonora del gran Yoko Shimomura. Decenas de temas de una excelsa calidad que suponen la mejor ambientación posible para este maravilloso título. Se alternan melodías nuevas con versiones nuevas de grandes clásicos que nos pondrán la piel de gallina en más de una ocasión. El trabajo resulta espectacular, con canciones que son todo un homenaje a Disney y sus películas y otras creaciones que son impactantes por su calidad.

Por si fuera poco, los efectos de sonido resultan excelentes, muy acertados y variados. Por último, el doblaje, en inglés, es impresionante, con unas interpretaciones que nos regalan momentos memorables a lo largo de toda la aventura. Y para que nadie tenga problemas en seguir la historia, resaltar que todos los textos han sido traducidos al español.

Kingdom Hearts III Análisis

Conclusión de Kingdom Hearts III

La larga espera ha merecido totalmente la pena. Kingdom Hearts III pone un perfecto punto y aparte a una de las mejores sagas de los últimos años. Una maravillosa aventura repleta de momentos mágicos y una jugabilidad tan divertida como variada. Un regalo de incalculable valor para todos los fans de la serie y también para aquellos que descubran esta bendita serie con este título. Acción, rol, aventuras, minijuegos, secretos, desafíos y mucho más se dan la mano en una propuesta irresistible que nos mantendrá enganchados durante mucho tiempo. Un apartado audiovisual deslumbrante pone la guinda a una obra maestra que nadie debería perderse. El mejor homenaje posible que se podía hacer a Disney. Sin lugar a dudas, uno de los grandes candidatos a mejor juego del año.