Piranha Bytes, estudio de origen alemán y creador de series como Gothic o Risen, regresa con un nuevo RPG de acción y nosotros te lo contamos todo lo que necesitas saber en nuestro análisis de ELEX para PS4, Xbox One y PC.

Aunque también las consolas han recibido variadas entregas de sus anteriores sagas, es realmente en compatibles donde el estudio siempre ha contado con una importante de legión de seguidores que reconocen la calidad del estudio a la hora de crear grandes títulos de rol y aventura, tal vez no a la altura de los más grandes, pero sí muy recomendables para cualquier amante del género, sobre todo para los que buscan importantes desafíos.

Análisis a fondo de ELEX

Ahora, tres años después de cerrar la trilogía Risen, se produce su esperado regreso con ELEX, que vuelve a apostar por ofrecer una experiencia de rol de la vieja escuela, con un inmenso mundo abierto que podremos explorar con total libertad y con decenas de horas por delante mientras realizamos un descomunal número de misiones y tareas de todo tipo. Tampoco faltan elementos muy característicos de sus producciones, como la presencia de una serie de facciones, una dificultad bastante considerable y una historia bastante desarrollada.

ELEX

Aunque rápidamente nos daremos cuenta que este nuevo título, que bien podría ser el comienzo de una saga, introduce una ambientación diferente a la que nos tienen acostumbrados, aunque esta afirmación tiene sus matices. Así, en esta ocasión se sustituye sustituye la clásica ambientación medieval y de fantasía de sus anteriores obras por un mundo post-apocalíptico de ciencia ficción en el que conviven el uso de la magia y las tecnología futuristas. Sin embargo, su peculiar ambientación nos llevará por escenarios en los que no faltarán edificaciones que mantienen el mismo aire medieval.

Uno de los grandes puntos favorables del juego es el descomunal tamaño que tiene mapeado, con decenas y decenas de localizaciones diferentes con muchas cosas que hacer, enemigos que derrotar, misiones que cumplir y secretos que descubrir. La libertad de acción es total, ya desde el primer momento. La aventura la diseñamos nosotros a nuestra medida, estando únicamente supeditada por la necesidad de ir avanzando en la trama principal y por nuestro propio nivel. De hecho, muchas veces la alta dificultad puede ser la mejor señal de que todavía no tengamos suficiéntemente desarrollado a nuestro personaje para continuar por ahí.

Antes de dar comienzo a esta épica aventura podremos elegir entre una serie de facciones, cada una de ellas con sus propias características, habilidades, armas, puntos fuertes y débiles. Todas ellas surgieron después del cataclismo que provocó un meteoro formado por un mineral mágico conocido como ‘Elex’, hace ciento cincuenta años.

ELEX

El mundo ha quedado dividido en cuatro grandes áreas, y cada una de ellas guarda una relación distinta con este misterioso mineral. Así, en primer lugar tenemos a los Albos, personas sin escrúpulos que consumen el Elex para crear mutaciones temibles. Por su parte, los clérigos lo aprovechan para crear máquinas y nuevas tecnologías, mientras que los Berserkers transforman el Elex en maná para aprovechar el uso de la magia. Por último, quedarían los proscritos, un grupo de personajes que no respetan ninguna ley y tampoco parecen tener ningún interés en desarrollar nada.

La historia nos pone en la piel de Jax, un comandante que es traicionado por los suyos y dado por muerto. Casi sin equipo ni poderes, deberá unirse a una de las citadas facciones si quieres sobrevivir y, de este modo, ir ganando nuevas habilidades. Cada partida es completamente diferente también por este punto, ya que vamos a contar con inmensas posibilidades a la hora de personalizar a nuestro personaje.

Cada una de las clases cuenta con sus propias armas cuerpo a cuerpo y a distancia, que conforman una imponente selección de armamento. Y no es para menos, ya que los combates son uno de los grandes protagonistas del juego, con multitud de enemigos a los que nos deberemos enfrentar para completar misiones y, de forma adicional, mejorar nuestras características. Espadas, hachas arcos, balletas, pistolas, arpones, rifles o lanzallamas son algunas de las armas que tendremos a nuestra disposición. Este aspecto es fundamental, ya que nos permite encontrar siempre el estilo de combate que mejor se adapte a nuestro personaje o gusto.

ELEX

Pero aún hay más, ya que cada facción irá adquiriendo nuevos poderes y habilidades para el combate, además de desarrollar nuevas magias y tecnologías que nos hagan más poderosos. Este variado abanico de posibilidades nos permite también encontrar multitud de opciones a la hora de afrontar cada enfrentamiento.

No obstante, todo este potencial no significa que vayamos a tener un paseo militar por el vasto mundo de Magalan. De hecho, deberemos combatir contra toda clase de criaturas y enemigos, en algunos casos con un poder destructivo bastante importante. Es más, en muchas ocasiones la decisión más inteligente será retroceder sobre nuestros pasos si encontramos que no tenemos el nivel suficiente para afrontar una determinada zona bastante complicada. Por suerte, esta tierra es muy rica en localizaciones, por lo que siempre podremos cambiar nuestro rumbo por un territorio que nos permita seguir mejorando las características de nuestro personaje.

Por suerte, el juego nos ofrece información sobre el nivel de todas las criaturas y enemigos. Hasta dos o tres puntos por encima de nosotros será un reto asumible, por encima de ahí será prácticamente imposible que resultemos victoriosos. El subir de nivel nos permitirá, por tanto, visitar nuevas zonas del mapeado y, a su vez, abrir nuevas misiones y descubrir nuevos escenarios.

ELEX

La exploración es otro de los elementos clave de la aventura, ya que prácticamente en cada lugar del mapeado encontraremos cosas que hacer y enemigos que derrotar. De este modo, el jugador siempre se encuentra animado a explorar hasta el último rincón de los escenarios e introducirse en esa mazmorra secreta o edificio en ruinas o hablar con un personaje que nos ofrezca un objeto a cambio de cumplir una misión secundaria.

Para facilitar el movimiento por este descomunal mundo contaremos con la ayuda de una serie de teletransportades con los que realizar viajes rápidos entre regiones, así como una especie de jetpack que nos permitirá alcanzar zonas elevadas de los edificios o los entornos naturales. Esta última inclusión resulta clave, ya que la orografía puede llegar a ser bastante abrupta, con zonas montañosas, acantilados o cascadas, así como complejas estructuras industriales situadas en zonas muy elevadas. Esta adicción también nos será de gran ayuda a la hora de planificar nuestra propia estrategia antes de decidir nuestros siguientes movimientos.

Hablar sobre la duración de un juego de estas características es bastante complicado, ya que siempre dependerá de múltiples factores como nuestra experiencia con el género, si nos hemos entretenido explorando todo su rico mundo, e incluso, la facción elegida. Por haceros una idea, a nosotros nos ha llevado algo más de 80 horas completar la campaña principal, aunque todavía nos quedaban un buen número de misiones secundarias por realizar. Además, la rejugabilidad está más asegurada por las cuatro facciones incluidas, cada una de las cuales ofrece una experiencia bien distinta a la hora de afrontar la historia.

ELEX

Gráficos

Es en este apartado donde encontramos un nivel más irregular en lo nuevo del estudio, algo que por otra parte suele ser algo ya habitual en todas sus obras. Hay elementos muy positivos como todo lo relativo a Magalan, el mundo en el que transcurre la aventura, un escenario que se siente vivo y repleto de localizaciones muy variadas, con diseños en algunos casos sorprendentes. El juego nos deja estampas de una gran belleza también debido a un buen uso del sistema de iluminación.

A destacar también la gran variedad de enemigos y criaturas que deberemos combatir, así como unos diseños muy cuidados. Pero, en el otro lado de la balanza, nos encontramos con unas texturas y animaciones son en muchos casos mediocres, muy lejos de lo que estamos acostumbrados en otros títulos actuales del género. El rendimiento es bueno salvo en algunos enfrentamientos en los que la tasa de frames se resiente, sin ser algo traumático pero sí que afea bastante la experiencia.

También nos ha sorprendido que la interfaz elegida sea muy, muy austera, casi sin ningún detalle visual que nos facilite controlar el inventario. Un aspecto bastante arcaico que tal vez debería haber estado más trabajado.

ELEX

Sonido

El apartado sonoro cuenta con una banda sonora de notable calidad, compuesta por una buena selección de temas, en su mayoría de corte épico, que ambientan muy bien la aventura. Los diálogos en inglés ofrecen un muy buen nivel interpretativo, aunque si no dominamos el idioma, por suerte siempre podremos seguir los textos traducidos al español.

ELEX

Conclusión

Piranha Bytes regresa una vez más con RPG de acción de estilo clásico que a buen seguro gustará mucho a los fans del género. Recoge muchos de los elementos que ya vimos en Risen y Gothic, pero mejora la fórmula con un diseño más trabajado del mundo, una trama mejor desarrollada y unas misiones más variadas.

ELEX deja un gran sabor de boca en muchos de sus apartados y logra engancharnos durante decenas de horas, mientras disfrutamos de intensos combates, descubrimos nuevas historias en boca de sus personajes secundarios y realizamos multitud de tareas.

La toma de decisiones y su influencia en el desarrollo posterior de la aventura, así como la posibilidad de construir nuestro propio personaje en base a cuatro facciones bien diferenciadas son los otros grandes atractivos de un título de rol bastante recomendable. Eso sí, como ya sucedía en anteriores producciones del estudio, los principales problemas los encontramos en un apartado visual bastante irregular y un rendimiento que en ocasiones resulta bastante discreto.