La secuela del brillante título que fusionaba el fantástico universo de Dragon Quest con el estilo y los bloques de Minecraft ya está aquí y nosotros te lo contamos todo en nuestro análisis de Dragon Quest: Builders 2 para PlayStation 4 y Switch.

Hace casi tres años Square Enix nos sorprendía con un spin-off de su aclamada saga de rol, una divertidísima y adictiva propuesta que mezclaba el rol con una libertad total a la hora de construir nuestro propio mundo. Una propuesta arriesgada que, sin embargo, funcionaba a las mil maravillas, lo que le permitió recibir el aplauso unánime por parte de prensa y jugadores. Un título que, posteriormente, desembarcaba en la consola híbrida de Nintendo, una consola perfecta para un título de estas características.

Ahora llega el momento de disfrutar por todo lo alto de una secuela que no solo mantiene los elementos que tanto nos gustaron en el primer título, sino que crece de manera exponencial con multitud de novedades y posibilidades. Un juego que hace suyo aquella frase tan manida de mucho más y mejor, pero que no hace más que reflejar la realidad. Con un lanzamiento simultáneo en las consolas de Sony y Nintendo, Dragon Quest: Builders 2 es uno de los mejores juegos de lo que llevamos de año, una excelente continuación que entusiasmará tanto a aquellos que ya gozaron con su predecesor como aquellos que lo descubran por primera vez.

Análisis Dragon Quest: Builders 2

Análisis a fondo de Dragon Quest: Builders 2

Tal y como sucedía en la primera entrega, nos encontramos con un juego de rol que, sin embargo, nos obligará a construir sin parar para intentar parar a las fuerzas del mal que acechan a nuestro mundo. Una libertad total a la hora de crear nuestra propia aventura y experimentar con todo aquello que se nos ocurra.

Hasta aquí ninguna novedad, pero rápidamente nos vamos a dar cuenta que ahora contaremos con muchas opciones a la hora de construir, multitud de nuevos personajes, un mundo mucho más grande y variado y una historia mucho más cuidada que nos atrapará desde el primer momento. Ahora también se potencia la vertiente de exploración, con muchos más escenarios -terrestres, subterráneos e incluso marinos, localizaciones en las que podremos encontrar toda clase de herramientas, mecanismos y materiales que nos permitirán realizar toda clase de construcciones, crear nuevos accesorios, armas y objetos que necesitaremos para avanzar en la historia.

La cantidad de materiales ya era muy elevada en el primer juego, pero esta cifra ha crecido de manera exponencial, lo que nos abre todo un abanico inmenso de posibilidades a la hora de desarrollar construcciones, habitaciones o dependencias especiales, modificar el terreno o, simplemente, crear nuevas herramientas que nos puedan ser de utilidad o crear recetas, entre otras muchas posibilidades.

Análisis Dragon Quest: Builders 2

Ante nosotros tenemos un inmenso mundo abierto que nos permite una total libertad a la hora de construir todo aquello que se nos ocurra o cumplir el elevadísimo número de misiones que nos esperan por delante a lo largo de la aventura. A diferencia de otras propuestas del estilo, uno de los principales atractivos del juego es que aquí no falta un argumento que se irá desarrollando al mismo tiempo que descubrimos nuevas posibilidades de construcción o herramientas, visitamos nuevas zonas, nos enfrentamos contra temibles enemigos y conocemos nuevos personajes que no dudarán en unirse a nuestra aventura y ayudarnos en lo posible, ya sea ofreciendo nuevas habilidades u ofreciendo planos que nos permitan diseñar nuevos tipos de habitaciones o construcciones, así como diseñar toda clase de objetos.

Una aventura que mezcla dos conceptos jugables de una forma brillante, siendo el jugador el gran beneficiado de una propuesta irresistible de la que resulta muy complicado no quedarse atrapado. Dragon Quest: Builders 2 es el típico juego al que recurres cada vez que tienes un hueco libre, pero del que resulta muy difícil separarse porque puede llegar a ser muy adictivo. Siempre estarás deseando descubrir una nueva zona, conseguir esos materiales que necesitas para construir un nuevo tipo de construcción o conseguir un objeto necesario. Además, estamos ante un videojuego con una duración inmensa que nos asegura decenas de horas de diversión.

Square Enix ha sabido mantener toda la esencia de una saga tan querida por los amantes de los juegos de rol, con todo el encanto visual que siempre ha caracterizado a la serie, pero al mismo tiempo experimenta con nuevas mecánicas y propuestas jugables. Así, no faltan elementos roleros tan clásicos como la mejora de nivel o habilidades, el enfrentamiento contra clase de enemigos -mucho más variados en esta ocasión-, pero al mismo tiempo con el fabuloso diseño que siempre les ha caracterizado, la obtención de recursos, la exploración, los personajes secundarios o la necesidad de cumplir toda clase de misiones y tareas para progresar en la historia.

Análisis Dragon Quest: Builders 2

En todo momento estaremos descubriendo cosas nuevas gracias a un sistema de progresión muy acertado que impide que se caiga en la rutina en ningún momento. Aunque llevemos muchas horas jugadas ya, siempre estaremos descubriendo cosas nuevas.

Aunque el juego es sobresaliente en ambas plataformas, tal y como ya sucedía en la primera entrega estamos ante un título perfecto para Switch gracias a su concepto híbrido que nos permitirá disfrutar del juego desde cualquier lugar. Por cierto, la consola de Nintendo nos vuelve a sorprender, ya que mantiene el tipo de una forma más que notable respecto a la entrega superior en lo visual de Sony.

Tal y como siempre ha sucedido con esta franquicia, los fabulosos diseños de criaturas y personajes creados por el genial Akira Toriyama, así como las magníficas melodías de Koichi Sugiyama nos acompañarán a lo largo de todo el juego. Pocos títulos pueden presumir de contar con el mismo encanto que el que nos ocupa. Si incluso llegan momentos que te da hasta pena acabar con alguna criatura por su enternecedor aspecto. Otro aspecto que nos ha encantado es las toneladas de fan-service que van a encontrar los más veteranos de la saga, con referencias directas o no tan obvias a algunas de las primeras entregas de la serie Dragon Quest, incluso con algunas localizaciones que solo los verdaderos fans reconocerán.

Análisis Dragon Quest: Builders 2

Un universo de fantasía en el que siempre nos dará la sensación que tenemos miles de cosas por hacer. Aunque deberemos ir cumpliendo toda clase de misiones, en todo momento contamos con la citada libertad de la que hablábamos más arriba para organizarnos como deseemos.

Una vez más tenemos que recurrir a Minecraft para hablar de su jugabilidad, ya que el mundo de Dragon Quest se encuentra construido a base de bloques. Nuestro protagonista podrá destruir todo aquello que desee: bloques del terreno, construcciones, elementos naturales para obtener los valiosos recursos con los que podremos construir toda clase de edificaciones, habitaciones, fortificaciones, estructuras e incluso mesas de trabajo. Asimismo, también podremos acabar con toda clase de enemigos, que de igual forma nos dan acceso a otros ítems necesarios.

Antes de dar comienzo a la aventura tendremos la oportunidad de dar forma al aspecto de nuestro personaje con un sencillo editor. Una vez creado, el juego nos irá descubriendo los conceptos clave, además de descubrirnos su mundo. Estamos ante un juego muy asequible para todo tipo de jugador, por lo que no tardaremos más que unos pocos minutos en conocer todo lo necesario.

Análisis Dragon Quest: Builders 2

Tal y como sucedía en el primer título, nos vamos a desplazar hasta una realidad alternativa donde nos tendremos que enfrentar a Hargon, el sempiterno villano de DQ, quien ha vuelto a destruir nuestro mundo y lo ha sumido en el caos, lo que nos obligará a nosotros a afrontar un viaje repleto de desafíos, enfrentamientos y mucha, muchísima construcción.

El juego se va desarrollando de forma pausada, mostrando nuevas posibilidades a cada momento, de manera que puedas ir asimilando todas las herramientas y objetos. Para ello, utiliza de nuevo un sistema de islas, cada vez más grandes y con muchas más cosas por descubrir. Si hemos jugado a la primera entrega, rápidamente nos daremos cuenta que se han añadido un número inmenso de nuevas mecánicas y objetos. En este punto hay que destacar también una novedad que echamos en falta en la primera entrega: ahora sí que podremos regresar a las islas ya visitadas y todo lo que hubiéramos construido ahí seguirá, por lo que no será nada extraño que retornemos para hacer uso de todos aquellos objetos y herramientas nuevas que hayamos descubierto. En cada una de estas islas nos encontramos con una gran variedad de escenarios, misiones e incluso jefes que deberemos superar. A destacar que se ha mejorado de manera significativa el viaje rápido entre cada una de ellas, mucho más rápido y directo en esta ocasión.

Es difícil determinar una duración concreta a la hora de hablar un juego que nos otorga tal libertad a la hora de perdernos por sus islas y explorar nuestra vertiente más creativa o bien centrarnos más en la historia y sus misiones. En cualquier caso, estaríamos hablando de entre 70 y 80 horas, una duración más que considerable, pero que puede ser mucho mayor a poco que mejoremos nuestros asentamientos y disfrutemos con las enormes posibilidades que tenemos a nuestra disposición. Por otro lado, a la hora las misiones son mucho más variadas que en el primer juego, ofreciendo propuestas muy entretenidas en todo momento que irán introduciendo también nuevas mecánicas.

Análisis Dragon Quest: Builders 2

También nos encontramos con algunas novedades que agradeceremos mucho, como es el caso de la nueva cámara en primera persona o una perspectiva aérea para las nuevas batallas masivas que se dan en algunas misiones. Por otro lado, nos ha encantado que ahora muchos personajes secundarios nos serán de gran ayuda tanto a la hora de ayudarnos en todas las tareas que podemos realizar, como a la hora de enfrentarnos a los enemigos en los combates. Ello genera un sentimiento de pertenecer a una comunidad viva, en la que cada una de sus habitantes tendrán sus funciones, trabajarán e incluso tendrán sus propios horarios. Una novedad que podría parecer pequeña pero que en la práctica es una de las grandes incorporaciones, ya que ahora también deberemos preocuparnos de que todos estos personajes se encuentren satisfechos, muy del estilo de lo que sucede en otros juegos de gestión. De hecho, si están felices nos irán dejando corazones que podremos ir recogiendo. Un sistema muy adictivo que demuestra el empeño de sus creadores a la hora de añadir un gran surtido de novedades y mejoras.

Tampoco podemos dejar de destacar uno de los grandes reclamos de esta secuela: el multijugador online (también disponible de forma inalámbrica en Switch) para hasta cuatro jugadores. Aunque no se desarrolla dentro de la historia, resulta un añadido de lo más sugerente, ya que nos traslada a los jugadores a una isla donde podremos ayudarnos a la hora de construir y crear toda clase de impresionantes construcciones y asentamientos. Eso sí, esta modalidad no está disponible desde el comienzo, sino que la desbloquearemos después de varias horas en el modo historia.

También tenemos la oportunidad de realizar fotos de todas nuestras creaciones y compartirlas con el resto de jugadores en un tablón online, quienes podrán dar «me gusta» si así lo desean. Para terminar con el apartado de novedades, resaltar que ahora también tendremos podremos realizar creaciones acuáticas y que se incorporan los animales. Como habéis comprobado a lo largo del análisis, esta secuela perfecciona la fórmula que ya conocíamos con multitud de novedades aquí y allá que redondean un producto sobresaliente.

Análisis Dragon Quest: Builders 2

Gráficos de Dragon Quest: Builders 2

Desde un punto de vista gráfico, estamos hablando de uno de esos títulos que resultan muy atractivos de ver, gracias a su magistral dirección artística. Lo que más llama la atención es el gran colorido que muestra en todo momento y los alegres y carismáticos que resultan todos los diseños de personajes y criaturas. No esperábamos menos estando detrás de todos ellos el gran Akira Toriyama, que vuelve a realizar un trabajo brillante, con unas menos destacables animaciones, que gozan de una simpatía envidiable.

Tanto en PS4 como Switch, el juego cuenta con un rendimiento perfecto, con una gran suavidad y un nivel de detalle muy elevado. Lógicamente, la versión de Sony es superior, pero la consola híbrida sorprendente porque ofrece un resultado muy cercano, con la ventaja de poder disfrutarlo tanto en modo sobremesa como en modo portátil, en ambos casos luciendo de maravilla.

Realizados a base de bloques, los escenarios destacan también por su amplitud y la gran variedad de entornos que podremos recorrer. Por último, cabe destacar el inmenso catálogo de recursos que podremos recopilar, todos con un diseño sencillo pero muy atractivo, así como un plantel de enemigos muy superior al de la primera entrega, con viejos conocidos de la serie pero también otras criaturas completamente nuevas.

Análisis Dragon Quest: Builders 2

Sonido de Dragon Quest: Builders 2

En este apartado tenemos que destacar en primer lugar su fabulosa banda sonora, con multitud de temas alegres que le sientan maravilla a un juego tan alegre. Muchas de ellas son versiones de temas muy contenidos de la serio, pero también se añaden otras nuevas que, además, se adaptan en función del momento del día o la presencia de enemigos en la zona. Los efectos de sonido son sencillos pero mantienen el mismo tono alegre y desenfadado del juego. Por último, destacar que nos llega con todos los textos traducidos al castellano, con un nivel muy bueno.

Análisis Dragon Quest: Builders 2

Conclusión de Dragon Quest: Builders 2

La secuela de este spin-off de la mítica franquicia vuelve a sorprendernos por su enorme calidad. Mantiene el estilo que tanto nos gustó en la primera entrega, pero al mismo tiempo introduce multitud de novedades jugables. El resultado es un juego sobresaliente, adictivo y divertido como pocos que supone la confirmación de una serie que a buen seguro seguirá teniendo nuevas entregas.

La mezcla de rol y construcción resulta irresistible, con unas mecánicas que invitan a retornar al juego una y otra vez. Dragon Quest: Builders 2 nos garantiza decenas de horas en las que vamos a disfrutar a lo grande. Por si fuera poco, la inclusión del multitjugador hasta para cuatro jugadores nos permitirá construir y colaborar para crear auténticas virguerías. Su fabuloso apartado audiovisual pone el broche de oro a uno de los títulos más recomendables de lo que llevamos de año tanto en PS4 como Switch.