Uno de los personajes más queridos de Nintendo está de regreso y con él, una brillante aventura de plataformas de estilo clásico en 2D. Te lo contamos todo en nuestro análisis de Donkey Kong Country: Tropical Freeze para Switch.

Parece mentira, pero la saga Donkey Kong Country va camino de cumplir 25 años de vida. En todo este tiempo, cada una de las entregas ha sido siempre sinónimo de calidad y de grandes títulos de plataformas que han cautivado a millones de jugadores en todo el mundo. Rare revolucionó el género con aquellos primeros títulos en la mítica Super Nintendo gracias a sus soberbio apartado audiovisual y una jugabilidad endiablada y adictiva como pocas.

Sin embargo, entre la última entrega lanzada para SNES y su retorno por todo lo alto con una entrega principal tuvimos que esperar casi 15 años. La Gran N escogió a otro estudio de gran prestigio Retro Studios -responsables de los increíbles Metroid Prime- para que desarrollaron el retorno del famoso simio. Finalmente, en 2010 se ponía a la venta Donkey Kong Country Returns en Wii, y el resultado no pudo ser mejor: una maravillosa aventura repleta de diversión que respetaba la esencia de la serie pero adaptándola a los nuevos tiempos, mejorando si cabe su ya de por sí depurada jugabilidad y con un apartado visual de enorme belleza.

Con estos antecedentes, el anuncio de Donkey Kong Country: Tropical Freeze para Wii U levantó una gran expectación entre los fans de la saga y todos los amantes de este concepto jugable tan querido por todos los fans de Nintendo. Sin embargo, la anterior consola de sobremesa no tuvo la aceptación que la compañía nipona esperaba, lo que provocó que muchos jugadores se perdieran grandes juegazos. El escaso número de unidades vendidas de la plataforma impidió que grandes títulos como el que hoy nos ocupa tuvieran el éxito que se merecían. Por suerte, ésta y otras joyas están teniendo una segunda oportunidad gracias al exitazo incuestionable que está siendo Nintendo Switch.

Donkey Kong Country: Tropical Freeze

Análisis a fondo de Donkey Kong Country: Tropical Freeze

El catálogo de Switch en su primer año está siendo uno de los mejores que se recuerdan en consola alguna gracias al lanzamiento de nuevas entregas de sus sagas más carismáticas, pero también por recuperar los mejores videojuegos de Wii U con adaptaciones que, además, aprovechan las características de la nueva consola para ofrecer versiones mejoradas en todos los casos. Así, en los últimos meses hemos podido disfrutar de impresionantes títulos como Mario Kart 8, Bayonetta 2, Pokken Tournament o Lego City Undercover, entre otros. Esta tendencia, por suerte para los jugadores, va a continuar en los próximos meses con juegos como Hyrule Warriors o Captain Toad: Treasure Tracker.

Esta estrategia que tanto éxito le está dando a Nintendo nos permite ahora disfrutar de este increíble Donkey Kong Country: Tropical Freeze, un título que sigue la estela de su predecesor, pero que a mismo tiempo mejora todos y cada uno de los apartados para ofrecer una entrega redonda, en nuestra opinión la mejor y más completa entrega que nos ha dejado esta increíble saga. Y eso es algo mucho decir porque si por algo se ha caracterizado esta serie es por la enorme calidad general que siempre ha ofrecido.

Retro Studios firma un trabajo brillante a la hora de recuperar a este icónico personaje que tantas y tan buenas horas nos ha hecho pasado en todos estos años. El auténtico rey de la selva regresa con una increíble aventura de plataformas que, sin lugar a dudas, es también uno de los mejores exponentes del género en la actual generación. Una obra que cuenta con todo el sabor de los grandes clásicos, pero que además, redefine su jugabilidad con nuevas mecánicas, un trabajo de niveles simplemente perfecto y un sistema de control exquisito que responde a la perfección. Uno de los grandes videojuegos que nos deja esta primera mitad del año y un auténtico imprescindible para todos los usuarios de la consola híbrida.

Donkey Kong Country: Tropical Freeze

Los plátanos, los barriles, las lianas, las fases acuáticas, los secretos y las plataformas están de regreso en una entrega que va varios pasos más allá al depurar si cabe aún más su ya de por sí sobresaliente jugabilidad y ofreciendo un apartado técnico simplemente magnífico. No sólo hace honor a los originales de Super Nintendo, sino que además dota a su propuesta de un ritmo plataformero endiablado, repleto de desafíos y sin ningún altibajo en todo su desarrollo. Estamos ante uno de esos videojuegos que dibujan una sonrisa en nuestro rostro de principio a fin, tanto por el carisma y el humor que destila por los cuatro costados como por un planteamiento jugable que no podría ser más divertido. Un ejemplo que debería ser tenido en cuenta por otras desarrolladoras que recuperan grandes sagas. Mantiene todos los elementos que han hecho famosa a la IP, pero, al mismo tiempo, la lleva a un nuevo nivel, uno que roza la perfección. Una auténtica joya que nos garantiza muchas horas de diversión y vicio constante, ya sea intentando superar esa fase que se nos resiste, como intentando encontrar todos los secretos que el juego esconde en su interior.

El popular y carismático gorila, acompañado de otros personajes conocidos de la franquicia, se enfrentará a decenas de niveles repletos de retos y situaciones que exigirán de toda nuestra pericia y habilidad a los mandos, ya que como muchos sabréis, estamos ante un videojuego bastante exigente. Una curva de dificultad perfecta que nos permite ir superando los primeros niveles sin excesivas complicaciones al tiempo que nos vamos haciendo a sus mecánicas y control -perfecto por otra parte, para posteriormente ir introduciendo de forma progresiva cada vez un mayor número de desafíos que nos pondrán en serios aprietos.

Estamos ante uno de esos videojuegos en los que vamos a perder bastantes vidas, pero al mismo tiempo nunca caeremos en la desesperación al no superar una zona. Se trata de superarnos, de probar una y otra vez hasta que logremos intentar superar esa plataforma o enemigo que se nos resiste. Además, el juego se adapta a todo tipo de jugador, de manera que los menos expertos podrán limitarse a superar los niveles sin más, mientras que los más veteranos en el género y habilidosos tendrán un desafío a su altura si intentan desbloquear todos los coleccionables y secretos que esconden cada nivel. Para lograrlo, deberemos dedicar bastante tiempo y demostrar una gran habilidad a la hora de manejar y coordinar las acciones de nuestro protagonista y el resto de sus compañeros.

Donkey Kong Country: Tropical Freeze

Los saltos ajustados y la precisión serán una constante si no queremos que el contador de vidas baje a un ritmo constante (no os preocupéis, siempre vamos a tener un gran número de vidas). La aventura no dejará de sorprendernos de principio a fin con multitud de situaciones distintas y un ritmo constante que no decae ningún momento. Al contrario, el juego no deja de mejorar en ningún momento, lo que hará que sea casi imposible soltar los mandos, siempre estaremos deseando echar “una partida más” para superar esa pantalla que se nos resiste. Jugabilidad “made in Nintendo” que nos mantendrá enganchados durante mucho tiempo a la consola.

Como suele ser habitual, antes de comenzar la aventura se nos presenta una historia simpática, sencilla y diseñada para que nos pongamos a jugar cuanto antes. En esta ocasión nos deberemos enfrentar a un ejército vikingo que han congelado por completo la otrora colorida y alegre Isla de Donkey Kong. Nuestro querido protagonista verá interrumpida la celebración de su cumpleaños, lo cual no le sentará nada bien y le obligará a revertir la situación, echando a estos molestos personajes de su territorio.

Para conseguir nuestro objetivo, deberemos completar previamente seis grandes islas repletas de niveles. Al igual que sucedía en los títulos clásicos, un mapa nos muestra los distintos caminos y niveles que deberemos completar. No os queremos dar muchos detalles, ya que el juego está repleto de secretos y grandes sorpresas que deberéis ir descubriendo por vosotros mismos, pero sí que os podemos decir que están todas aquellas fases obligatorias para avanzar en la aventura, incluyendo enfrentamiento contra jefes finales, y otras opcionales o secretas que deberemos encontrar la manera de desbloquear. Cada una de las islas ofrece una ambientación distinta, lo que nos garantiza una gran variedad de escenarios. Recorrer cada una de estas pantallas es también una gozada desde un punto de vista visual, puesto que todas ellas son de una gran belleza y ponen de manifiesto el enorme mimo que el estudio ha puesto a la hora de recrear cada zona que visitamos. No faltan las pantallas que se desarrollan en junglas, las fases acuáticas, los paisajes helados u otras localizaciones tan atractivas como un volcán o el interior de unas minas, entre otras.

Donkey Kong Country: Tropical Freeze

Nuestros amigos se enfrentarán a más de 60 niveles en lo que deberán correr, saltar, trepar, bucear, usar lianas, hacer uso de vagonetas y barriles y enfrentarse a toda clase de enemigos, entre otras muchas acciones que se entremezclan con una naturalidad envidiable. El excepcional diseño de niveles permite introducir de forma constante nuevas situaciones que serán cada vez más exigentes para el jugador. Además, hay que destacar que el humor y la simpatía serán una constante en todo su desarrollo.

Aunque mantiene el estilo del anterior título de Wii, se han añadido también numerosas novedades, mejoras y retoques que dotan que mejoran de forma notable el resultado final. Regresan elementos clásicos de la serie como los “checkpoints”, las fases de bonus (muy escondidas en muchas ocasiones), las dinámicas de los barriles que nos lanzan y desplazan por los escenarios, o los trayectos en vagoneta. Asimismo, se han añadido un mayor número de fases que se desarrollarán bajo el agua y la nieve y el hielo juega un papel muy importante en muchas zonas, lo que nos obligará a tener una gran precisión en nuestros movimientos. Tampoco faltarán los cambios de plano, en especial cuando afrontemos pantallas en las que nos moveremos a bordo de barriles-cohetes que pondrán a prueba nuestros reflejos mientras evitamos toda clase de obstáculos. La acción es una constante, lo que puede que nos impida en muchas ocasiones pararnos para admirar el increíble trabajo realizado a la hora de diseñar todos y cada uno de los niveles.

La variedad de propuestas jugables que nos vamos a encontrar en la aventura es inmensa, algo que ha sido posible gracias al cuidado extremo que han puesto los artistas a la hora de diseñar cada zona que visitemos. Un sueño hecho realidad para cualquier amante de los plataformas. Además de acciones clásicas como correr, saltar y trepar lianas, nuestros simios también tendrán la capacidad de trepar por las paredes, propulsar o impulsarse en el aire -con la ayuda del resto de simios que nos acompañarán en la aventura-, agarrar objetos y lanzarlos, rodar o golpear el suelo. Acciones que nos permitirán no sólo aturdir y acabar con los enemigos y superar determinadas zonas, sino también encontrar numerosas entradas ocultas que enriquecen sobremanera las posibilidades del título.

Donkey Kong Country: Tropical Freeze

A destacar también los soberbios jefes finales que deberemos superar si queremos avanzar hasta nuevas islas. Cada uno de ellos cuenta no con una, sino con varias rutinas distintas que deberemos descubrir para superarlos. No son especialmente complejos, pero sí que nos obligarán a estar con suma atención y mil ojos si no queremos ser sorprendidos. De forma adicional, además de estos jefes finales, también en ciertas fases harán acto de presencia ciertas criaturas de gran tamaño que nos pondrán en serios aprietos, obligandonos a ser rápidos en nuestros movimientos si no queremos caer. Al igual que sucede con el resto del título, la dificultad está muy bien ajustada, creciente en todo momento durante toda la aventura. Retos complicados que provocarán frustración pero también satisfacción cuando hayamos superado un reto que nos parecía muy difícil.

Para intentar suavizar la experiencia, contaremos con dos corazones de salud, que serán cuatro si vamos acompañados con alguno de los otros simios. Esto hace que el error no esté tan penalizado como sucedía en los primeros títulos, aunque según vayamos avanzando en la aventura la pérdida de globos Kong (las vidas) será algo muy habitual. Precisamente, para que los jugadores menos habilidosos lo tengan algo más fácil se ha añadido a Funky Kong, un nuevo personaje que suaviza bastante la experiencia y permite que puedan disfrutar de la aventura también los más jóvenes de la casa.

Aunque la aventura nos puede llevar unas 8-10 horas, realmente el juego ofrece muchísimas más horas. De hecho, la rejugabilidad está más que asegurada si queremos desbloquear todo el contenido y encontrar todos los secretos que encierra en su lugar. Es precisamente ese contenido adicional el principal desafío que ofrece el videojuego, ya que está especialmente dirigido para los más expertos. Conseguir el 100% es un reto que os recomendamos a todos, una experiencia sumamente complicada pero, al mismo tiempo, recomendable. Además, hay que tener en cuenta que cada uno de los personajes que nos puedan acompañar en la aventura (Diddy, Cranky o Dixie) nos ofrecen distintas posibilidades a la hora de afrontar cada situación, por lo que siempre podremos volver a superar una fase con otro simio para intentar conseguir ese objeto o secreto que se nos resiste.

Donkey Kong Country: Tropical Freeze

A todo lo anterior, hay que añadir que el juego nos ofrece la oportunidad de disfrutar de la aventura en cooperativo con otro jugador, una opción sumamente divertida que, sin embargo, nos obligará a coordinar muy bien nuestras acciones. Tanto si hacemos uso de los dos Joy-Con como de mando Pro, el control resulta perfecto y se adapta a la perfección al juego. Por último, destacar que podremos hacer uso de las monedas-banana que consigamos en los niveles para comprar objetos en la tienda: globos de vida o de rescate si caemos en un hueco, corazones extra, un loro que nos avisa de algún secreto cercano, entre otros.

Como decimos, el juego cuenta con mucho más contenido del que podría parecer en un momento. Y es que cada nivel, aparte de multitud de bananas y monedas, contiene las letras que forman la palabra Kong, así como una serie de piezas de puzles que deberemos recoger para desbloquear distintos contenidos, así como las citadas fases de bonus. Tampoco nos podemos olvidar de los niveles secretos y una gran sorpresa que descubriremos al completar el juego por primera vez. Y siempre podremos demostrar que somos los mejores gracias al modo Contrarreloj que se abre cuando superemos una fase. En definitiva, decenas de horas de juego para disfrutar con un título adictivo como pocos.

Donkey Kong Country: Tropical Freeze

Desde un apartado audiovisual, esta versión para Switch ha recibido un notable lavado de imagen, con una resolución muy superior que se incrementa hasta los 1080p en Modo sobremesa. Si bien en un televisor es como disfrutaremos de la calidad más alta, hay que destacar lo increíblemente bien que luce también en modo portátil, con una nitidez igualmente envidiables.

Si el juego ya contaba con un apartado artístico brillante, ahora se puede apreciar aún más si cabe el espléndido trabajo realizado por el estudio a la hora de crear un mundo repleto de colorido y detalles. No menos destacables son las cuidadas animaciones, que gozan de una suavidad total. Cada una de las islas ofrece entornos muy variados, repletos de elementos animados y secretos que descubrir. Todos los personajes, secundarios y enemigos incluidos, ofrecen un aspecto excepcional, rebosante de humor y carisma. Por último, hay que resaltar el gran rendimiento que ofrece esta versión, con unos tiempos de carga casi inexistentes y una fluidez constante en todo momento. Estamos ante uno de esos juegos que entra por los ojos y desprende simpatía por los cuatro costados.

Por su parte, David Wise (viejo conocido de la saga por su trabajo cuando era propiedad de Rare) firma una banda sonora maravillosa, repleta de temas alegres de enorme calidad que ofrecen un gran acompañamiento durante toda la aventura. Todo un homenaje a la serie, al igual que unos sonidos muy simpáticos que le sientan de maravilla.

Donkey Kong Country: Tropical Freeze

Conclusión de Donkey Kong Country: Tropical Freeze

Poco más se puede añadir que no hayamos dicho ya a lo largo de todo el análisis de un videojuego sobresaliente en todos sus apartados. Donkey Kong Country: Tropical Freeze nos trae de regreso al conocido gorila y el resto de simios para vivir una soberbia aventura de plataformas de estilo retro, uno de los mejores títulos que nos ha dejado el género en los últimos años.

El enorme éxito de Switch ha permitido recuperar una de las grandes joyas que nos dejó Wii U, una segunda oportunidad para un título imprescindible para todos los amantes del personaje y de este concepto jugable. Retro Studios demuestra, una vez más, por qué es uno de los estudios con más talento del mundo de los videojuegos, y lo hace volviendo a regalarnos un auténtico juegazo, un título que recupera la esencia de las míticas obras de los 16 bits, saltos ajustados al milímetro que se suceden en unos niveles que cuentan con ritmo perfecto. Al mismo tiempo, introducen suficientes mejoras y novedades para conformar una jugabilidad simplemente irresistible.

Por si fuera poco, la consola híbrida recibe una versión mejorada que nos va a permitir disfrutar con más calidad que nunca de su excepcional apartado visual. En definitiva, estamos ante un videojuego obligatorio para todos los usuarios de la nueva consola híbrida de la Gran N, una nueva joya que se suma a su catálogo.