Si eres de los que te quedaste con ganas de más después de disfrutar de las dos sobresalientes entregas anteriores, no te puedes perder Dishonored 2: La Muerte del Forastero. Te lo contamos todo en nuestro análisis.

Hace ya cinco años que Arkane Studios y Bethesda lanzaban el primer título de la serie Dishonored. Un juego de acción maravilloso, innovador, original y con uno de los diseños artísticos más brillantes de los últimos tiempos. Un juego que sorprendió a propios y a extraños por su enorme calidad y por tratarse de toda una bocanada de aire fresco en un momento en el que se echaba en falta que las desarrolladoras tomaran algo más de riesgo en sus producciones. El resultado final superó incluso nuestras mejores expectativas, hasta el punto que acumuló numerosos premios como mejor juego del año 2012.

Dishonored era un título que se sabía adaptar a toda clase de perfiles de jugador, ofreciendo para ello una enorme libertad en la toma de decisiones, de manera que cada uno pudiéramos apostar por un estilo de juego más adaptado a nuestros gustos: Corvo -protagonista de la primera entrega- podía por ser un asesino silencioso que aprovechará las sombras para pasar desapercibido y sólo matar cuando fuera necesario o, por el contrario, ser crueles y matar a todo aquel que osea cruzarse en nuestro camino.

Esta total libertad de acción era el pilar sobre el cual se asentaba su brillante propuesta jugable. Dishonored nos permitía diseñar mil tácticas a la hora de afrontar las misiones gracias a un genial diseño de los niveles y el uso de la magia (además de un buen arsenal de armas) para ser más poderoso en los enfrentamientos o ser unos expertos en el sigilo.

Como decimos, un título fascinante que prácticamente nos aseguraba una secuela que, finalmente, llegó a finales de 2016 para alegría de todos los que disfrutamos de uno de los juegos más inolvidables de los último años. Sobre la excelente base del primero, se perfeccionó la fórmula jugable. Lógicamente, sin el factor ‘sorpresa’ de la primera entrega, pero siendo igualmente un título fantástico. Karnaka acoge una espectacular aventura de acción que transcurría 15 años después de los hechos que se nos contaron en el original. Además, en esta ocasión Corvo Attano compartía protagonismo, la emperatriz Emily Kaldwin, lo que suponía también incrementar de forma notable las posibilidades que ofrecía el original. Nuevas armas y poderes, niveles aún más grandes con un diseño magnífico que nos ofrecían un sinfín de posibilidades y todo el mismo encanto para una secuela de altísima calidad que además seguía manteniendo buena parte de su frescura.

Dishonored: La Muerte del Forastero

Análisis a fondo de Dishonored: La Muerte del Forastero

Ahora, casi un año después de su lanzamiento, nos llega Dishonored: La Muerte del Forastero, un capítulo independiente que nos permitirá regresar al imperio de las islas para vivir una nueva historia con una nueva protagonista e interesantes novedades jugables que volverán a cautivar a todos los fans de la serie. Se mantiene el esquema jugable de las dos entregas anteriores (y las expansiones): un espectacular sistema de combate repleto de posibilidades, el sigilo y su inconfundible dirección artística.

En esta ocasión nos pondremos en la piel de Billie Lurk, una de las asesinas por contrato más famosas de Dunwall. Nuestro viejo mentor, el legendario asesino Daud, nos propondrá una misión única, un reto solo alcance de los más excepcionales asesinos: acabar con el Forastero, mítica figura que, en opinión de Daud, es uno de los principales causantes de los momentos tan decadentes que vive el Imperio. Aunque ya nos había ayudado en ciertos momentos de la segunda entrega, es ahora cuando Billie tomará todo el protagonismo, manteniendo el estilo habitual de la saga, pero introduciendo al mismo tiempo un enfoque algo distinto al de las obras anteriores de Arkane Studios, tal y como veremos más adelante en el análisis.

Mientras nos movemos por las calles y los rincones más oscuros y sucios de Karnaca, deberemos enfrentarnos a algunos de los retos más exigentes de la saga con el objetivo último de resolver el misterio del Forastero y acabar con él. Nuestras decisiones a lo largo de la historia determinarán el futuro del mundo que nos rodea.

Dishonored: La Muerte del Forastero

Aclarar que no hace falta haber jugado a los títulos y expansiones anteriores, ya que estamos ante un episodio independiente que cuenta con su propio argumento y protagonista. Eso sí, os recomendamos que los juguéis, no sólo porque son unas joyas, sino porque nos permitirán tener una visión más completa y rica de este mundo, además de poder conocer más detalles de algunos de sus personajes.

No faltarán la inclusión de nuevas habilidades sobrenaturales, letales armas y un poderoso equipo que nos ayudarán a convertirnos en el asesino definitivo. Siempre manteniendo la dualidad característica de la saga: ser unos asesinos sin compasión o bien hacer uso del sigilo para movernos sin llamar la atención y solo recurrir a los asesinatos en momentos concretos de la aventura.

El resultado es un spin-off de una gran calidad, que ofrece además algunas novedades interesantes, pero sin que ello suponga traicionar su estilo clásico. Aunque nos encantaban las habilidades de Corvo y Emily, es de agradecer que el estudio haya querido dejarlas aparcadas e introducir nuevas habilidades, un número inferior al que vimos en los dos juegos principales, pero que sigue estando bastante bien y, lo mejor, nos dan un sinfín de posibilidades a la hora de afrontar las distintas situaciones del juego.

Dishonored: La Muerte del Forastero

En concreto, Billie contará con tres poderes sobrenaturales: Desplazamiento, Semblanza y Presagio. El primero de ellos es con diferencia el que más utilizaremos durante el juego, ya que nos permite marcar un punto del escenario y desplazarnos hasta el mismo. Por su parte, Semblanza será perfecto para pasar desapercibidos al permitirnos poseer a cualquier persona, mientras que Presagio será el más sorprendente de todos, ya que nos permitirá pausar el tiempo para que podamos examinar todo lo que nos rodea al mismo tiempo que marcamos enemigos u objetos. Este último será de gran ayuda si lo combinamos con el desplazamiento y así poder recorrer amplias distancias.

Todos estos poderes ofrecen todo un mundo de posibilidades, además de introducir nuevas estrategias ya sea no llamar la atención de nuestros enemigos o directamente para acabar con ellos sin que les demos tiempo ni a reaccionar. Aunque los momentos más gratificantes los encontraremos cuando hagamos uso del sigilo, gracias también al impresionante diseño de los niveles.

Pero puede que lo nuestro sea la acción más directa y brutal, para lo cual contaremos con un completo arsenal en el que no faltarán las flechas incendiarias, las espirales cortantes, las granadas o las bombas adhesivas. También se incorporan las letales minas de garfio que acabarán o aturdirán a cualquier enemigo que se encuentre en las cercanías. El abanico de opciones es tan variado que incluso podremos combinar los poderes sobrenaturales con estas armas.

Dishonored: La Muerte del Forastero

La campaña está dividida en cinco misiones bastante largas, que además se complementan con los llamados Contratos. Estas misiones secundarias son bastante variadas, ya que deberemos realizar tareas como robar, escoltar a un personaje, matar a un personaje concreto o llevarlo hasta una zona concreta que se nos pida. Se nota que se ha buscado exprimir el ingenio y la capacidad del jugador en estas situaciones, ya que algunas de ellas nos obligarán a plantear una buena estrategia si queremos tener éxito. Además de dotar de mayor duración al juego, nos darán importantes recompensas.

Tanto las misiones principales como las secundarias podremos afrontarla de las más variadas maneras, con unos niveles que nos ofrecen todo tipo de variantes y caminos distintos para que podamos plantear nuestra propia táctica. Éste es otro de los puntos positivos que siempre nos han encantado en la saga, el poder volver a jugar una misión solo por el mero hecho de afrontarla de otra manera bien distinta y así descubrir nuevas oportunidades que lo mismo nos pasaron desapercibidas anteriormente.

La exploración vuelve a ser clave en el desarrollo de la aventura, no sólo a la hora de realizar las misiones, sino también para intentar conseguir los conocidos Talismanes de Hueso, que serán de gran ayuda al dotarnos de ciertas ventajas muy interesantes como saltar hasta zonas más lejanas o elevadas, desplazarnos a mayor velocidad cuando nos movemos de manera sigilosa o limitar el daño que sufrimos, entre otras.

Dishonored: La Muerte del Forastero

Como vemos, el esquema básico es el mismo que ya conocíamos, pero no faltan algunas novedades y también una apuesta por una acción más directa, en el sentido de que desde el principio contaremos con todas las habilidades, por lo que deberemos centrarnos más en cómo resolver las misiones. A pesar de que no cuenta con la profundidad de los títulos principales (no olvidemos que estamos ante un expansión), sí que nos garantiza unas 10 horas de duración en su campaña principal, con una buena rejugabilidad gracias a los secretos y misiones secundarias. El nivel de dificultad diríamos que es algo superior al de los títulos anteriores, sobre todo a partir de la segunda mitad del juego cuando hacen acto de aparición algunos enemigos realmente duros e inteligentes.

Si eres un fan de la serie, no te puedes perder este spin-off, repleto de calidad y sumamente divertido, que nos permitirá seguir disfrutando del maravilloso mundo creado por Arkana Studios. Y si no hemos tenido ningún contacto con la serie, estás ante una gran oportunidad de descubrir una de las mejores franquicias de los últimos años.

Dishonored: La Muerte del Forastero

Gráficos

Una vez más, hay que destacar por encima de todo la maravillosa dirección artística del juego, que hace que sea una gozada moverse por las calles de Karnaka y de paso disfrutar de su magnífica ambientación. El diseño de los niveles resulta soberbio, ofreciendo un mundo de posibilidades al jugador a la hora de afrontar cada situación de múltiples maneras diferentes.

El colorido inicial contrasta con un desarrollo posterior mucho más oscuro y decadente, con un diseño de edificios y escenarios fascinante. A pesar de que el Void Engine ya cuenta con sus años, sus responsables depurado todo el código para ofrecer un mejor rendimiento en todos los sistemas. Esto es realmente importante sobre todo cuando hablamos de la versión de PC, ya que ahora por fin sí que cuenta con un rendimiento excelente desde el principio, al contrario de lo que sucedió con la segunda entrega que tuvo que ser actualizada posteriormente.

Dishonored: La Muerte del Forastero

Sonido

Como ya pasaba en las aventuras principales, este apartado raya a un altísimo nivel, con un doblaje al castellano de gran calidad, una ambientación sonora muy cuidada y una banda sonora de gran belleza aunque muchas veces pase desapercibida pero para dar más importancia a los sonidos que, en este título, juegan un papel muy importante.

Dishonored: La Muerte del Forastero

Conclusión

Dishonored 2: La muerte del Forastero no hace más que confirmar que sus creadores, Arkane Studios, es uno de los estudios con más talento y calidad de la actualidad. Puede que sea el cierre a la saga (ojalá que no porque pensamos que todavía puede dar mucho de sí), y para ello ha querido ofrecer una expansión de enorme calidad, con una jugabilidad exquisita que se asienta en la fórmula de éxito que crearon las dos aventuras principales, pero introduciendo una nueva protagonista, nuevas habilidades y un desarrollo más directo. El diseño de los niveles vuelve a ser increíble, permitiendo un sinfín de posibilidades al jugador, ya sea para hacer uso de la acción más directa o del gratificante sigilo. Sin lugar a dudas, estamos ante un capítulo imprescindible para todos los fans de la serie, pero también para todos aquellos que busquen una aventura de gran calidad.