Ya está aquí una nueva entrega del simulador de rallies por excelencia, y nosotros te lo contamos todo en nuestro análisis de DiRT Rally 2.0 para Xbox One, PlayStation 4 y PC.

Tres años después del lanzamiento de la primera entrega, Codemasters, uno de los estudios más aclamados del género, nos trae su secuela intentando repetir el éxito cosechado por el primer DiRT Rally, y para ello apuesta por mantener la misma calidad y realismo, pero al mismo tiempo introduciendo importantes novedades tanto en su propuesta jugable como en sus modos de juego. El resultado, como iremos viendo a lo largo del análisis, es un increíble título de conducción que entusiasmará a todos los fans, en especial aquellos que disfruten conduciendo coches de rally.

Todos los amantes de la velocidad están de enhorabuena, puesto que recibimos uno de los mejores exponentes del género, en cualquiera de sus múltiples variantes, de los últimos años. Una nueva joya del estudio británico que, una vez más, demuestra la enorme experiencia cosechada a lo largo de los últimos años dentro del género de las carreras.

Sobre la magistral base que nos dejó el primer DiRT Rally, nos trae juego que perfecciona cada apartado, una nueva obra imprescindible que, además, se adapta a todo tipo de jugadores. Si bien estamos hablando de un simulador realista, bastante exigente en la conducción, al mismo tiempo sabe adaptarse a otro perfil de jugadores, pudiendo personalizar el juego para que se acerque también a una vertiente más arcade. Y es que vamos a poder toquetear a nuestro gusto multitud de parámetros y configuraciones para adaptar la experiencia a nuestro estilo o gusto.

Codemasters es sinónimo de calidad, excelencia y gusto por la conducción, demostrado una vez más con este soberbio y apasionante DiRT Rally 2.0. Aprovecha la experiencia ganada en sus últimas producciones, pero al mismo tiempo incorpora multitud de detalles que no hacen más que perfeccionar lo que ya conocíamos. Así, no tenemos reparos en afirmar que estamos hasta ahora ante su mejor y más completa producción, lo cual es mucho decir si tenemos en cuenta que estamos hablando de una compañía que cuenta en su haber con grandes títulos que los amantes de la velocidad y la conducción recordamos con mucho cariño.

Análisis DiRT Rally 2.0

Análisis a fondo de DiRT Rally 2.0

Su propuesta jugable se mantiene inalterable, de modo que se penaliza hasta el más mínimo error o despiste, lo que nos obliga a demostrar una gran pericia al volante y estar con mil ojos para no cometer ningún fallo que pueda dar al traste con nuestras oportunidades de victoria o hacer un buen tiempo. Pero, por otro lado, se añaden también multitud de circuitos, tramos bajo todo tipo de condiciones y una amplia selección de vehículos, desde los más clásicos hasta las bestias más actuales de las principales marcas.

DiRT Rally 2.0 mantiene el mismo nivel de desafío de su predecesor, pero al mismo tiempo se presentan nuevos retos como, por ejemplo, la degradación de la superficie y la importancia que tendrán la elección de neumáticos en función del terreno y las condiciones climatológicas. Estos nuevos elementos dotan de una mayor complejidad a cada tramo, haciendo que la experiencia sea completamente distinta en cada etapa. Como pilotos virtuales, deberemos estar centrados de inicio a fin si queremos llegar al final y marcar buenos resultados.

Se ha mejorado aún más si cabe el control, de manera que ahora resulta más realista, pero también mucho más preciso y fiel, respondiendo a la perfección a nuestras acciones. Como pasaría en la realidad, a mayor potencia y velocidad del vehículo elegido, la dificultad será mucho más mayor y deberemos demostrar que somos unos verdaderos expertos en la conducción.

Análisis DiRT Rally 2.0

Son múltiples los factores que debemos tener en cuenta en cada recorrido, con especial importancia al estado del terreno, ya que influirá de forma notable en la conducción. En función del tipo de terreno y del estado que se encuentre podremos notar importantes diferencias, por lo que deberemos adaptar nuestro estilo a estas condiciones. No será lo mismo conducir en tierra que en polvo, asfalto, barro, terreno húmedo o nevado por citar algunos ejemplos. De ahí que la elección de los neumáticos juegue un papel clave en esta entrega, siendo una de las grandes novedades. Es muy importante determinar una buena estrategia en este sentido, teniendo en cuenta siempre las distintas condiciones climatológicas y el tipo de terreno. Nuestra decisión tendrá una gran influencia en el posterior desarrollo de las carreras.

La citada degradación del terreno añade un plus de dificultad a los trazados, provocando que el estado del terreno sea muy distinto en función del clima o la posición que ocupemos en la parrilla. Tampoco faltarán imprevistos como las averías o pinchazos que dificultarán aún más si cabe el control de nuestros vehículos.

La suma de todos estos elementos tiene como resultado una conducción muy desafiante incluso para los jugadores más experimentados en el género, que serán los que más disfruten con este homenaje a los rallies y la conducción que es DiRT Rally 2.0. El videojuego transmite de una forma muy realista las mismas sensaciones al volante que si estuviéramos controlando un coche real. La maravillosa conducción, unido al espectacular tratamiento de las físicas, nos permitirá disfrutar como pocas veces a los mandos de estas auténticas bestias sobre ruedas.

Análisis DiRT Rally 2.0

Si queremos disfrutar de la mejor experiencia posible, nada mejor que hacer uso de algún volante compatible y sentirnos como si realmente fuéramos un piloto de rallies. Aunque si no contamos con un dispositivo de estas características, destacar que el manejo con un mando normal también nos ofrecerá grandes sensaciones y podremos disfrutar al máximo de la experiencia.

En cuanto a la oferta jugable, esta se presenta más generosa que nunca. En primer lugar tenemos el modo Rally clásico, en el que deberemos luchar contra el crono en un gran surtido de tramos que no nos darán ni un segundo de tregua. En este sentido, destacar la importancia que tiene las indicaciones en completo castellano de nuestro copiloto, ya que nos permitirá anticipar unos instantes los numerosos retos que nos plantea cada pista.

Por otro lado, tenemos Rallycross, una modalidad más arcade que nos enfrenta a otros pilotos con el objetivo de intentar ser los primeros en cruzar la línea de meta. Este modo nos ha encantado por ofrecer una jugabilidad más espectacular, intensa y frenética, con un control también algo menos exigente que potencia el derrape de los vehículos. Iremos recorriendo distintos escenarios, bajo todo tipo de condiciones, en los que deberemos luchar contra unos rivales manejados por la máquina que nos sorprenderán por su agresividad al volante.

Análisis DiRT Rally 2.0

Pero la principal modalidad la encontramos en Mi Equipo. Aquí se alternan las competiciones y carreras de rallies y rallycross, lo que nos obligará a adaptar nuestro estilo en función del tipo de prueba que se trate. Según vayamos ganando y cosechando buenos resultados, iremos acumulando créditos que nos permitirán acceder a nuevas competiciones y adquirir nuevos coches, además de añadir mejoras a los que estén ya bajo nuestro poder. Asimismo, se añaden eventos temporales en los que nos deberemos enfrentar tanto a la máquina como a otros jugadores en su faceta online, intentando cosechar los mejores resultados posibles. Para mejorar el rendimiento en las pruebas, también podremos contratar ingenieros y realizar todo tipo de ajustes antes de las competiciones.

En definitiva, un modo de juego largo y profundo que nos asegura horas y horas de diversión, al mismo tiempo que nos motiva a desbloquear nuevos vehículos, circuitos y pruebas que nos mantendrán enganchados durante bastante tiempo. Y si nos hemos quedado con ganas de más, siempre podremos competir en el FIA World Rallycross Championship. Esta competición oficial la conforman ocho pruebas que nos permitirán disfrutar de los mismos vehículos, pilotos y reglas que en el campeonato que recrea con gran acierto.

También podremos ponernos a los mandos de vehículos clásicos en los campeonatos históricos, todo un acierto que los más nostálgicos sabrán apreciar. No falta tampoco el clásico modo Contrarreloj, perfecto para probar los distintos vehículos y trazados, al mismo tiempo que intentamos superar los tiempos marcados por otros jugadores.

Análisis DiRT Rally 2.0

Nos ha parecido también muy interesante modalidad A Medida, que nos da la posibilidad de crear nuestros propios campeonatos tanto para un jugador como para su faceta online, pudiendo establecer las condiciones que nosotros queramos. Asimismo, podremos participar en las competiciones creadas por otros jugadores, lo que a buen seguro dotará de gran peso la faceta competitiva del título.

Codemasters ha dotado de gran cantidad de contenido a esta secuela. Así, en su faceta de rallies nos encontramos con seis localizaciones clásicas: España, Australia, Argentina, Estados Unidos, Polonia y Nueva Zelanda. Todas ellas han sido recreadas con absoluta fidelidad, con trazados reales que nos presentan toda clase de condiciones y con la posibilidad añadida de poder seleccionar entre correr en seco o con el suelo mojado.

Por su parte, la modalidad de rallycross nos presenta un total de ocho circuitos oficiales extraídos del campeonato mundial de esta competición, a saber, Barcelona (España), Hell (Noruega), Holjes (Suecia), Lohéac Bretagne (Francia), Mettet (Bélgica), Montalegre (Portugal), Silverstone (Inglaterra) y Trois-Rivieres (Canadá). Todos ellos son réplicas exactas, lo que demuestra el gran trabajo realizado por el estudio.

La oferta de vehículos es también muy generosa, superando los 50 disponibles de las marcas más reconocidas como Subaru, Renault, Citroën, Mitshubishi, Ford, Audi, Volkswagen o Peugeot, entre otras. Todas ellas cuentan con algunos de los modelos más reconocidos de este deporte.

Análisis DiRT Rally 2.0

Gráficos de DiRT Rally 2.0

El apartado visual de DiRT Rally 2.0 raya a un nivel excelso tanto en PC como en consolas -en especial en One X y PS4 Pro. Las carreras transmiten las mismas sensaciones que tendríamos en una competición real, con una fluidez total gracias a los 60 fps y sin atisbo alguno de ralentizaciones, ni cuando la carga gráfica es mayor.

Todos los circuitos están recreados con una absoluta fidelidad respecto a sus homónimos reales, con multitud de detalles y una ambientación magnífica. También debemos resaltar la gran variedad de entornos y lo bien que está recreados los efectos climáticos y la degradación del terreno, aspectos ambos que tienen una gran influencia en las carreras.

Los modelados de todos los vehículos son excelentes, con un gran nivel de detalle y unas físicas muy realistas. También se ha cuidado mucho la recreación visual y técnica de los daños que sufren los coches en las pruebas y una iluminación que nos deja escenas de gran belleza tanto en las pruebas diurnas como nocturnas.

Análisis DiRT Rally 2.0

Sonido de DiRT Rally 2.0

No menos destacable es un apartado que nos deja unos efectos muy realistas y contundentes que recrean hasta el más mínimo sonido que nos podamos imaginar. Por su parte, el doblaje al español del copiloto resulta de gran ayuda en las competiciones, ofreciendo siempre indicaciones muy precisas y justo a tiempo. Por último, la banda sonora cuenta con una variada selección de temas musicales en la que no faltan temas de grupos conocidos.

Análisis DiRT Rally 2.0

Conclusión de DiRT Rally 2.0

DiRT Rally 2.0 es el perfecto ejemplo de cómo debería ser siempre la secuela de un gran título. Aprovecha la excelente base jugable que nos dejó su brillante primera entrega, pero al mismo tiempo introduce multitud de mejoras y pequeños detalles que mejoran el producto final. Un magnífico simulador de rallies y, en esta ocasión, también de rallycross que se caracteriza por una conducción tan desafiante y realista como gratificante. Un título de conducción imprescindible para todos los fans que, además, cuenta con una oferta muy generosa de coches, modos de juego, circuitos y trazados.