La mítica saga de acción hack and slash está de regreso y nosotros te lo contamos todo en nuestro análisis de Devil May Cry 5 para Xbox One, PlayStation 4 y PC.

Capcom se está convirtiendo, por méritos propios en una de las grandes protagonistas de la actual generación. Títulos como Monster Hunter: World, Resident Evil 7, Resident Evil 2 Remake se encuentran entre lo más destacado en sus respectivos géneros de los últimos años. El denominador común de todos estos juegos es el nivel de excelencia con el que la compañía japonesa los ha dotado. Tras unos años de dudas en la pasada generación, la gigante japonesa ha recuperado todo su esplendor y ha regresado a la senda del éxito. No en vano, estamos hablando de una de las mejores empresas del sector, con algunas de las mejores franquicias y títulos más queridos por los jugadores.

Nunca es fácil mantener un equilibro entre lo clásico y lo nuevo, y más cuando se trata de sagas que arrastran millones de seguidores. De ahí que sea importante destacar lo bien que lo está haciendo la compañía en los últimos años. Ha sabido rectificar y volver a sus orígenes, sin que ello suponga cerrarse a una lógica evolución deseable en toda producción importante. Ha recuperado todo aquello que la hizo grande y, al mismo tiempo, adaptarse a los nuevos tiempos para ofrecer al jugador precisamente lo que espera. Así lo hemos podido comprobar con gran alegría en los últimos años con los citados títulos, y ahora volvemos a celebrar el resultado final de Devil May Cry 5, un increíble título de acción que encantará por igual a los fans de la serie, pero también a todos aquellos que se acerquen a ella por primera vez.

Capcom ha demostrado escuchar a los jugadores y volcar todo su esfuerzo y trabajo en ofrecer precisamente el producto que esperábamos todos, un brutal juego que nos cautivará de principio a fin como pocos juegos lo han conseguido hasta ahora. Además de recuperar la esencia de los primeros títulos, se ha conseguido al mismo tiempo innovar con nuevas mecánicas y un estilo de combate aún más perfeccionado. Tras la polémica que arrastró el DMC de 2013 -aunque, personalmente, me parece un fantástico juego-, Capcom recupera el testigo cedido a Ninja Theory y demuestra, una vez más, que actualmente pocas compañías pueden alcanzar un nivel de excelencia tan elevado.

Devil May Cry Análisis

Análisis a fondo de Devil May Cry 5

Seis años después del anterior juego, nos llega por fin una nueva entrega numerada de la aclamada franquicia, y lo hace por todo lo alto con el que es, sin lugar a dudas, su mejor título hasta ahora. Un fascinante hack and slash que lleva el género a nuevos niveles. Y lo hace recuperando el estilo y jugabilidad clásica, pero al mismo tiempo actualizando su propuesta a los nuevos tiempos para ofrecernos una auténtica joya de este concepto jugable que tanto nos gusta.

Capcom recupera a sus grandes nombres y personajes que nos llevan acompañando durante los últimos años, y les da el tratamiento que mejor se merecen para sentar las bases de lo que, sin duda, es un presente inmejorable y un futuro de lo más prometedor. Sí, Capcom ha regresado por todo lo alto en esta generación y nosotros que nos alegramos porque los jugadores somos los grandes beneficiados del excelente estado de forma de la marca.

Devil May Cry 5 es uno de esos juegos que te atrapan y del que resulta muy difícil distanciarse gracias a una jugabilidad accesible en un primer momento pero dotada de una gran profundidad, gracias a un sistema de combate magnífico que, además, se adapta a cada tipo de jugador. En otras palabras, podrá ser más o menos complejo en función de lo que nosotros busquemos y de lo mucho que estemos dispuestos a estudiar y practicar sus múltiples técnicas, variantes y posibilidades. Y todo ello nos enfrentamos a toda clase de impactantes enemigos y recorremos escenarios recreados con una calidad increíble. El conjunto, ya decimos, resulta irresistible y nos permite disfrutar de peleas plenas de adrenalina y de una espectacularidad pocas veces vista en el género.

Devil May Cry Análisis

Las altas expectativas son siempre un poderoso enemigo para cualquier producción, y más cuando se lleva esperando mucho un juego -más de diez años han pasado desde la anterior entrega numerada de la saga, pero lo primero que os debemos dejar claro es que Devil May Cry 5 no solo se aleja de todo atisbo de posible decepción, sino que, además, coquetea con la perfección más absoluta dentro del género. Estamos ante una obra maestra, un auténtico imprescindible para todos los amantes de la acción y los hack and slash. Una auténtica orgía de acción continúa que no nos dejará ni un segundo de respiro durante su brutal campaña.

Se recupera la acción brutal y estilizada que siempre ha caracterizado a la saga, con combates fluidos e impactantes protagonizados, en esta ocasión, por los tres personajes protagonistas de la aventura, cada uno de ellos con su propio estilo y características que deberemos conocer y dominar, ya que la experiencia difiere bastante en función de si controlamos uno u otro. De hecho, bien podríamos hablar de que estamos ante tres juegos en uno, lo que también es uno de los grandes alicientes del título.

Desde Capcom han tenido claro que, tras muchos años de ausencia, era bastante posible que muchos jugadores descubrieran la saga con este juego, de ahí que ha querido ofrecer un resumen muy acertado de lo que ha sido la saga hasta ahora. De ahí que no podemos más que recomendaros que no os perdáis ni un detalle del prólogo de unos seis minutos en el que se hace un rápido pero completo repaso del argumento general de la serie hasta ahora. Nos explica todos los hechos que nos han llevado hasta el momento actual, además de presentarnos a los personajes y, en definitiva, nos ofrece un resumen perfecto antes de ponernos con el juego.

Devil May Cry Análisis

A pesar de que estamos ante un juego de acción, el argumento cuenta con un gran peso en la aventura, de ahí que sean habituales las escenas cinemáticas en las que se nos cuentan nuevos detalles y podemos conocer mejor las motivaciones de cada uno de los protagonistas. No os queremos desvelar casi ningún detalle, ya que la historia merece ser disfrutar por uno mismo, pero sí que os podemos asegurar que resulta sumamente interesante y con importantes sorpresas y giros argumentales.

La historia está protagonizada, como muchos ya sabréis, por los icónicos Dante y Nero, a los que se une un nuevo personaje, el misterioso y peculiar V. Los tres personajes tendrán sus propias intenciones y deberán cooperar para intentar acabar con la amenaza demoníaca que asola al mundo. Una incursión infernal que obligará a Nero a desplazarse hasta Red Grave para enfrentarse a temible presencia.

Como es habitual en la saga, se ha dotado al argumento de un tono chulesco, provocador y bastante desenfadado que, aunque pudiera parecer lo contrario, le sienta de maravilla al juego. Al fin y al cabo, es el estilo que siempre ha caracterizado a la franquicia, por lo que tampoco es algo que nos debiera sorprender en esta ocasión. El estilo narrativo es la perfecta escusa para dejarnos atrapar por su brillante jugabilidad.

Devil May Cry Análisis

Respecto a sus protagonistas, Dante y Nero conservan el mismo carisma y arrebatadora personalidad de siempre, por lo que ninguna sorpresa en este sentido. La gran novedad viene dada por V, un personaje que nos ha parecido muy interesante y que tiene un origen mucho más misterioso en un primer momento, pero que poco a poco iremos conociendo mejor a lo largo de la aventura. No faltarán tampoco la presencia de distintos personajes secundarios, destacando por encima de todos Nico, la inventora y diseñadora de armas que nos irá suministrando mejoras. En más de una ocasión nos hará sonreír con sus comentarios, siempre dispuesta a criticar todo aquellos que hacemos y con divertidísimos enfrentamientos dialécticos con Nero. Sin lugar a dudas, otra gran incorporación que esperamos ver en próximas entregas.

La campaña de Devil May Cry 5 está dividida en un 20 capítulos y un prólogo que, en mi caso, he superado por primera vez en algo más de 16 horas, una duración más que considerable para lo que estamos acostumbrados en el género. Pero esto tan sólo será el comienzo, ya que estamos ante un título con una rejugabilidad elevadísima. Además de los numerosos secretos y gemas que se encuentran repartidos por todos los rincones de los escenarios, también podremos encontrar misiones y desafíos ocultos.

Al completar la historia por primera vez desbloquearemos nuevos niveles de dificultad, lo que siempre es un aliciente extra en un juego de estas características. Si eres un experto en la saga, será el momento ideal de afrontar un desafío mayor, ya que el juego en su nivel normal no es especialmente complicado. Además, al iniciar la aventura de nuevo, nos daremos cuenta de que, aunque seguimos moviéndonos por los mismos escenarios, todo ha cambiado bastante, con nuevos enemigos, desafíos y misiones que transmiten la sensación de que estamos afrontando una campaña distinta.

Devil May Cry Análisis

También debemos tener en cuenta que es materialmente imposible desbloquear todas las habilidades y mejoras en una primera partida, por lo que estaremos deseando comenzar de nuevo para desbloquear todas las posibilidades que el juego pone a nuestra disposición. De este modo, podremos mejorar de forma sustancial a nuestros personajes, lo que a su vez nos da la oportunidad de conseguir mejores resultados y puntuaciones. Un esquema simple pero sumamente atractivo, que nos motiva a jugar una y otra vez.

Se nota que sus creadores dominan el género a la perfección y saben muy bien cómo deben captar el interés del jugador. De ahí que no sea de extrañar que cada uno de los niveles tenga una duración bastante ajustada, no siendo especialmente largos, pero tampoco cortos. Se trata de estar centrados en la acción y disfrutar de sus impactantes y viscerales combates, con poco tiempo para el descanso, hasta llegar al final de la fase, que será el momento en el que el juego valorará nuestro estilo y habilidades. Además, en abril llegará Palacio Sangriento, el clásico y adictivo modo que nos enfrenta a hordas de enemigos que deberemos derrotar sin caer en combate.

Aunque la acción y los combates son una constante, se ha querido dotar de una mayor variedad al desarrollo de la aventura añadiendo otros elementos jugables. Así, la exploración de los escenarios resulta muy importante si queremos encontrar más gemas que nos permitan desbloquear nuevas habilidades, secretos y misiones secretas. Aunque el desarrollo es bastante lineal, a lo largo de los distintos niveles encontraremos escenarios de unas dimensiones más que generosas que presentan distintas bifurcaciones y secretos que deberemos encontrar. Además, los distintos niveles gozan de un diseño visual deslumbrante, por lo que resulta imposible no disfrutar de semejante ambientación gráfica. Tampoco faltan las fases de plataformas que, gracias al movimiento ágil de los protagonistas, se disfrutan bastante. Por último, en determinados momentos deberemos resolver ciertos rompecabezas que nos permitan seguir progresando. No son especialmente complicados, pero sí que resultan bastante originales y adecuados.

Devil May Cry Análisis

Pero como decimos, la acción será la gran protagonista de la aventura, con un estilo más brutal, frenético y cinematográfico que nunca. Pero con la singularidad de que ahora deberemos controlar a tres personajes distintos que se irán alternando a lo largo de toda la aventura, ofreciendo cada uno de ellos un estilo muy diferenciado respecto al resto.

Puede que en un primer momento nos sintamos abrumados al saber que tenemos que aprender a dominar tres personajes, cada uno de ello con sus propias características, habilidades, movimientos y ataques, pero os podemos asegurar que es, sin lugar a dudas, el principal atractivo del videojuego, ya que nos permite disfrutar de tres experiencias muy distintas. Todos ellos requieren un período de aprendizaje ya que cuentan con un gran número de técnicas y movimientos que dominar, pero el exquisito sistema jugable y de control desarrollado por Capcom facilita bastante que aprendamos rápidamente. Eso sí, si realmente queremos sacar las mejores puntuaciones, necesitaremos bastante práctica. Una vez más, el juego se acomoda a las características de cada jugador, de manera que todos puedan disfrutar por igual.

La aventura dará comienzo con Nero, un personaje de sobra conocido por los fans de la serie, resultando una elección perfecta para introducirnos en la aventura. Decimos esto porque seguramente sea el personaje más clásico, con multitud de opciones y muchas mejoras que desbloquear, pero fácil de controlar. La clave la encontramos en los Devil Breakers que nos irá fabricando Nico a lo largo de la aventura. Se trata de una serie de brazos mecánicos que reemplazan al que perdió nuestro héroe. Su utilización en los combates, como os podréis imaginar, resulta clave en los enfrentamientos, ofreciendo un sinfín de posibilidades en función del que utilicemos. Hay un gran número de ellos y nos obligan a decidir muy bien cuál queremos utilizar en cada momento, ya que su efectividad dependerá también del tipo de enemigo y la situación concreta. Eso sí, debemos tener en cuenta que aunque tengamos varios equipados, no podremos cambiar de manera manual entre ellos, lo que dota a este personaje de un cierto componente táctico.

Devil May Cry Análisis

Al poco de comenzar la historia hará acto de aparición el segundo de los personajes, V, que ofrece la experiencia más distinta y nueva de esta entrega. Aunque en un primer momento tenía mis dudas sobre este protagonista, pero la verdad es que me ha acabado encantando, ofreciendo un soplo de aire fresco, un enfoque distinto al de sus dos compañeros de aventura. La principal peculiaridad de V reside en que no lucha directamente, delegando el enfrentamiento directo a tres criaturas que serán las encargadas de enfrentarse a los distintos enemigos. Nuestro héroe tan sólo deberá dar la estocada final a las bestias con su bastón cuando estas ya se encuentren casi derrotadas. Un espectacular golpe final pondrá fin a los distintos demonios. Pero lo más importante es saber que Shadow es una criatura que está enfocada al combate directo, con movimientos rápidos ideales para debilitar a los enemigos de cerca, mientras que Griffon es perfecto para los ataques a distancia, además de ayudarnos a saltar. Por último, tendremos a Nightmare, un imponente gólem que podremos invocar durante unos segundos y que destaca por su potencia de ataque, aunque como contrapunto resulta bastante lento.

Al mismo tiempo que mantenemos a una distancia prudente, deberemos dar órdenes a este trío formidable para intentar debilitar a las bestias y demonios y así poder realizar las citadas ejecuciones. También deberemos estar atentos por si alguna de las criaturas ha caído en combate para revivirlas.

Por último, y después de varias horas de aventura, será el momento de dar la bienvenida a Dante, el último personaje jugable y también el que más tiempo nos llevará dominar sus distintas habilidades, ya que cuenta con un catálogo abrumador. Aunque las bases de combate serán similares a las de Nero, por lo que tampoco tardaremos mucho tiempo en controlarlo con soltura incluso en los enfrentamientos más complicados. Capcom da buena muestras de su maestría con tres sistemas distintos, pero que al mismo tiempo conservan similitudes que resultarán familiares a los jugadores según vayan avanzando en la aventura.

Devil May Cry Análisis

Aunque los tres miembros que forman parte de este trío tan singular resultan igual de sugerentes para el jugador, sí que debemos destacar un poco por encima del resto a Dante, ya que mantiene el fabuloso estilo de combate de los anteriores títulos, pero al mismo tiempo añade también un gran número de nuevos movimientos que lo hacen, sin lugar a dudas, en el más completo y profundo desde un punto de vista jugable. Al contar con tantas posibilidades, siempre podemos adaptarnos mejor a los combates, pudiendo realizar un abanico inmenso de ataques y movimientos. Eso sí, es el personaje que requiere más tiempo de práctica, pero al mismo tiempo también el que ofrece una experiencia más gratificante, siempre teniendo en cuenta que con los tres gozaremos como pocas veces.

Es normal que en los primeros momentos tengamos algunas confusión al cambiar de personaje, pero el diseño de la acción es tan perfecto que, casi sin darnos cuenta, en poco tiempo estaremos realizando toda clase de técnicas como si de una coreografía perfecta se tratase. El resultado es todo un espectáculo jugable y visual que nos dejará con la boca abierta en numerosas ocasiones. Combates que se desarrollan con una fluidez y espectacularidad pocas veces vista en el género.

Con práctica podremos conseguir grandes resultados en cada nivel, incluso pudiendo lucir con orgullo alguna clasificación SSS. Para ello, recordad que será muy importante conocer muy bien las distintas peculiaridades de cada personaje y, al mismo tiempo, variar en nuestro estilo en medio de los combates. La inclusión de tres personajes responde también a la necesidad de que el jugador no se acomode y se limite a un pequeño grupo de técnicas, sino que lo importante es ir descubriendo las enormes posibilidades que el juego pone a nuestra disposición, con un catálogo de movimientos, ataques, ejecuciones y combos pocas veces visto en el género. Si somos nuevos en la serie, os recomendamos que estudiéis muy bien cada arma o habilidad para así luego poder utilizarlas en los numerosos enfrentamientos. Intercala entre combates cuerpo a cuerpo, armas de fuego, técnicas y haz uso de otras habilidades. Al fin y al cabo, ahí está parte de la gracia de Devil May Cry, y más ahora que podemos controlar tres personajes tan distintos.

Devil May Cry Análisis

Poco a poco, y casi sin darnos cuenta, nos habremos convertido en auténticos maestros, repartiendo cera sin descanso a todas las criaturas que se cruzarán en nuestro camino. El nivel de adicción que crea en el jugador Devil May Cry 5 es muy, muy elevado. A todo ello hay que sumar, como ya hemos señalado anteriormente, que iremos desbloqueando un número inmenso de nuevas armas, equipo, Devil Breakers, habilidades y técnicas, por lo que siempre nos dará la sensación de que estamos desbloqueando nuevo contenido y nuestros personajes son más poderosos. De ahí que sea tan importante en esta ocasión el modo Vacío, una especie de entrenamiento que nos permitirá probar las distintas técnicas y combos que vayamos desbloqueando.

Para desbloquear todo el contenido deberemos utilizar las gemas que iremos coleccionando a lo largo de los niveles, de ahí que también sea muy importante la exploración de la que hablábamos más arriba. El número de habilidades y Devil Breakers es inmenso, de ahí que si queremos desbloquear todo deberemos completar la aventura en numerosas ocasiones. Estas gemas también nos permitirán desbloquear las doradas que nos dan una segunda oportunidad cuando caigamos en combate, por lo que resultan también bastante importantes.

Muy importante en un juego de estas características es contar con un control que responda a la perfección a todas nuestras acciones. En ese sentido, Capcom demuestra que tienen totalmente controlado el género, resultando delicioso y sin ofrecer ningún problema al jugador, que tan solo deberá centrarse en demostrar una gran habilidad y buenos reflejos, en especial cuando desbloqueemos los niveles de dificultad más elevados. No estamos ante un juego machaca-botones, aquí la gracia reside en aprender las distintas técnicas y movimientos para disfrutar como nunca en los apasionantes combates. En este sentido, destacar los enfrentamientos contra los jefes finales, que nos ofrecen los momentos más espectaculares e impactantes del juego. El plantel de jefes se eleva hasta los 17, obligando al jugador no sólo a dominar a los personajes, sino también a aprender los puntos débiles de los enemigos y estudiar sus movimientos para anticiparnos a sus acciones.

Devil May Cry Análisis

Otro aspecto muy importante es el de la cámara, ya que de ella dependa que la experiencia no ofrezca momentos de frustración por no ver bien la acción. De nuevo, tenemos que alabar el gran trabajo realizado, ya que ofrece siempre el mejor ángulo y sabe cuándo debe distanciarse para tener una mejor perspectiva. Al mismo tiempo, se las ingenia para ofrecernos siempre la acción con la máxima espectacularidad posible, dejándonos múltiples escenas de una belleza inusitada. Además, en cualquier momento podemos controlar la cámara a nuestro gusto con el stick derecho. Y a la hora de centrarnos en los enemigos, siempre podemos hacer uso del botón que nos permite fijarlos.

En definitiva, Devil May Cry 5 es un juego que nos garantiza decenas de horas de diversión en su campaña, que nos invita a superarnos para lograr los mejores resultados y, al mismo tiempo, comenzar de nuevo para desbloquear todo el contenido, misiones y secretos que sus creadores han diseñado. Comentar que el juego cuenta también con una modalidad multijugador bastante original y diferente a lo que estamos acostumbrados. En determinados momentos, en momento de la acción, nos daremos cuenta que en un segundo plano aparece otro héroe controlado por otro jugador. En ocasiones tan sólo podremos ver como pelea a lo lejos, pero en otras ocasiones podremos combinar nuestros ataques para lograr efectos devastadores. Posteriormente tendremos la oportunidad de dar una valoración al otro jugador.

Devil May Cry Análisis

Gráficos de Devil May Cry 5

A nivel visual, estamos ante uno de los videojuegos más potentes e impactantes de la actual generación. Una vez más, tras los excelentes resultados ofrecidos en Resident Evil 7 y Resident Evil 2, Capcom recurre al RE Engine, un increíble motor gráfico que vuelve a demostrar que a día de hoy es uno de los mejores que existen. Ha sido exprimido al máximo para ofrecer un resultado apabullante, con una calidad gráfica pocas veces vista en género alguno y, por si fuera poco, con un rendimiento espectacular tanto en consolas como en PC.

Nada más dar comienzo a la aventura, estaremos perplejos al ver el impresionante aspecto que lucen los personajes, con unos modelados perfectos y un nivel de detalle casi enfermizo que nos permite admirar hasta el más mínimo detalle. Y todo ello con un nivel de realismo que pone la piel de gallina en ciertos momentos.

Por otro lado, todos y cada uno de los escenarios gozan de un tratamiento exquisito, con unas texturas de gran calidad y un nivel de detalle muy elevado. Al no ser localizaciones muy grandes, el juego puede mantener una fluidez en todo momento sin tener que hacer ningún recorte. Los enemigos cuentan con unos diseños soberbios, con especial mención para unos jefes finales impactantes que se encuentran entre lo mejor que hemos visto en el género.

Devil May Cry Análisis

No menos destacable es todo lo relativo a las animaciones y expresiones faciales de todos los personajes, principales y secundarios, que muestran un realismo y calidad difícilmente superables. Lo mismo podríamos decir de una iluminación y efectos de partículas que dan un plus de espectacularidad a los combates. En definitiva, un apartado apabullante que sitúa a esta entrega como el auténtico referente en el género.

Por si fuera poco, el rendimiento es fabuloso tanto en consolas como en PC. Como es habitual, la versión de Xbox One X es la más impactante en consolas, con resolución 4K y 60 fps, lo que asegura una fluidez total al mismo tiempo que nos muestra unas imágenes de una nitidez total. En las consolas de Sony no se alcanza, lógicamente, esa resolución pero igualmente el resultado final es sobresaliente. Por último, destacar que la versión de PC es un auténtico escándalo a poco que tengamos un buen equipo, corriendo a la perfección en cualquier máquina gracias al excelente rendimiento y escalado del motor gráfico.

Devil May Cry Análisis

Sonido de Devil May Cry 5

Como es norma de la casa, este apartado también ha contado con un tratamiento fabuloso, comenzando por unos efectos de sonido contundentes y rotundos como pocos que nos harán sentir cada golpe y ataque. Los diálogos están disponibles en inglés o el original japonés, siendo de una gran calidad en ambos casos, y recordando que siempre podremos echar mano de los subtítulos en castellano. La banda sonora es perfecta para el típico de juego del que se trata, con temas muy cañeros que le sientan de maravilla a la acción. Además, las melodías se irán adaptando a la acción en función de cómo sea nuestro desempeño en los combates. En definitiva, una pasada.

Devil May Cry Análisis

Conclusión de Devil May Cry 5

Poco más nos queda por añadir después de todo el análisis, más que recomendaros encarecidamente su compra si todavía no lo habéis hecho. Devil May Cry 5 regresa de más de diez años por todo lo alto, con un estreno increíble en esta generación. Estamos ante uno de los mejores juegos de acción hack and slash de toda la historia, una obra maestra del género y un ejemplo de cómo se debe cuidar una saga que cuenta con tantos seguidores, respetando sus orígenes pero, al mismo tiempo, mejorando la fórmula conocida.

Dante, Nero y V protagonizan una aventura apasionante, repleta de acción y combates que nos motivan a superarnos como jugadores. El premio será dominar una jugabilidad increíble que nos ofrece un sinfín de posibilidades. Una campaña de una duración más que considerable que realmente es solo el comienzo de lo que nos espera si queremos desbloquear todo el contenido, secretos y habilidades, por lo que vamos a tener diversión para mucho tiempo. Tras el increíble Resident Evil 2, Capcom nos trae una joya y otro de los más serios candidatos a juego del año.