Amanita Design está de regreso con su nuevo y esperado proyecto, una experiencia visual y jugable única que busca repetir el éxito de sus anteriores proyectos. Nosotros te lo contamos todo en nuestro análisis de Chuchel para PC.

El aclamado estudio checo vuelve a demostrar una vez más su enorme talento y su excepcional creatividad a la hora de crear universos únicos. Algo que ya no nos debería sorprender, ya que así ha sucedido en todos y cada uno de sus proyectos anteriores. El enorme talento del equipo quedó demostrado con la saga Samorost, Machinarium y Botanicula. En todos ellos el jugador se encontraba con títulos que destilaban buen gusto y encanto por todos sus poros, con propuestas jugables sorprendentes, muy distintas a lo que solemos estar acostumbrados.

Con estos antecedentes, no es de extrañar la enorme expectación que había generado su nueva obra, otra nueva joya, una oda a la creatividad y la originalidad, con todo el encanto, la alegría y simpatía a la que nos tienen también acostumbrados. Una vez más, no solo han cumplido sobradamente las expectativas creadas, sino que incluso se han visto superadas con un título maravilloso que reúne buena parte de los elementos característicos de sus obras, pero al mismo tiempo cuenta con una gran personalidad propia. Un juego que nos anima a olvidarnos de todas las preocupaciones y obligaciones diarias, relajarnos y meternos de lleno en su fabulo universo para explorar de manera relajada todo lo que nos espera a lo largo de esta singular aventura.

Y es que uno de los principales objetivos que el estudio siempre ha querido conseguir en sus obras es crear universos interactivos, repletos de belleza, en los que el jugador se pueda evadir. Algo que con Chuchel consiguen a la perfección. Pocos títulos tan relajantes y, al mismo tiempo, adictivos podréis encontrar como el que nos ocupa.

Chuchel

 

Análisis a fondo de Chuchel

Su brillante dirección artística se pone al servicio de la jugabililidad. Todo lo que vemos en pantalla entra rápidamente por la vista, gracias a la belleza de todos los personajes y elementos que ante nosotros. Al igual que sucedía en sus anteriores obras, la naturaleza juega un papel muy importante en este sentido, con multitud de animales y seres vivos que se convierten en grandes protagonistas. Una vez creado este mundo de fantasía, llega el momento de ofrecer al jugador una experiencia que le anime a explorar, probar cosas y, sobre todo, entretenerse de manera relajada. Una jugabilidad muy sencilla que nos invita a probar todo aquello que se nos ocurra, interactuando con todos los elementos que aparecen en cada pantalla.

Jugar a Chuchel es hacerlo con una sonrisa dibujada en la cara de forma constante. El enorme encanto de la aventura queda constante desde el primer momento, comenzando por la pelusa viva que da nombre al juego y que será la protagonista a la que deberemos ayudar para intentar recuperar unas cerezas que estaba dispuesta a comerse pero que le fueron arrebatadas. El humor no podía faltar en su nueva obra, hasta el punto que es, sin lugar a dudas, su creación más divertida de todas. Ya sea por las distintas situaciones que viviremos, la resolución de los puzles o las animaciones de todos los personajes, la simpatía y el buen humor estarán presentes en todo momento.

Como ya sucedía en sus anteriores creaciones, la jugabilidad no puede ser más sencilla, ya que se basa en hacer clics sobre la pantalla. Deberemos explorar sobre cada objeto o personaje para intentar resolver las distintas situaciones que se nos presenten. Al interactuar sobre cualquier elemento, esto provocará una reacción que nos ayude a superar una situación concreta.

Chuchel

 

Estamos ante uno de esos juegos que no nos dicen nada, que no nos llevan de la mano o nos van guiando a través de innumerables tutoriales. Al contrario, se deja que sea el propio jugador el que explore de manera relajada para intentar resolver los distintos rompecabezas, los cuales resultan siempre muy inteligentes y originales. Aunque es importante hacer uso de la clásica mecánica ensayo-error, el uso de la lógica y el ingenio jugarán un papel fundamental. De sus títulos anteriores, con el que más similitudes guarda en su planteamiento y concepto jugable sería con Botanicula.

Esta simpatiquísima aventura se divide en 30 niveles o pantallas, cada una de las cuales nos propone desafíos y puzles muy diferentes. La gran mayoría no son complicados, pero también encontraremos algunos que nos harán pensar bastante. Es, por tanto, un juego perfecto para cualquier tipo de jugador, sobre todo para aquellos que disfruten con experiencias tan pausadas y tranquilas. Y si en algún momento nos quedamos atascados sin saber muy bien que hacer, el juego se encarga de ofrecernos alguna ayuda o pista que nos permita descubrir la solución de una manera más sencilla.

Chuchel resulta tan entrañable y encantadora como el resto de criaturas que se cruzarán en nuestro camino. Todos ellos cuentan con diseños maravillosos, muy peculiares pero, al mismo tiempo, con un encanto total. Serán estos personajes y criaturas los que nos propongan muchos de los desafíos. Como decimos, se trata de mover el puntero sobre todos los elementos que aparecen en imagen, haciendo clic con el ratón para que el juego nos indique que acciones podemos desarrollar. Así de simple y efectivo.

Chuchel

El humor es uno de los grandes atractivos del juego. Es una auténtica maravilla comprobar como cualquier acción que realicemos tiene sus consecuencias y nos dejará algunas animaciones y escenas treméndamente simpáticas. En ese sentido hay que alabar el impresionante trabajo de animación desarrollado por el estudio, hasta el punto que nos dará la sensación de estar viendo un cuento en movimiento. Sublime.

El principal problema que algunos le pondrán es su escasa duración. Y es que en unas 3-4 horas podremos completar la aventura en su totalidad, una cifra muy parecida a la que ofrecían sus anteriores obras. Pero es que hay que tener en cuenta que estamos ante un título distinto a lo que estamos acostumbrados, una experiencia visual que busca ante todo divertir y alegrar al jugador. Objetivos que cumple de manera sobrada, por lo que ya solo por eso merece totalmente la pena. Además, a lo largo de todo su desarrollo, el título nos va a sorprender de manera constante con nuevas situaciones, personajes y escenas repletas de animación que van a esbozar una sonrisa en nuestro rostro. La experiencia es tan, tan gratificante que, no os extrañe que os lo acabéis de seguido, ya que resulta imposible resistirse a esta creación tan especial.

Pocos juegos nos han alegrado y gustado tanto en los últimos meses. Nos ha permitido desconectar de todo y pasar un rato único, como cuando ves una gran película o lees un libro especial. Un planteamiento que atrapa a cualquier tipo de persona, incluso si no han jugado nunca a un videojuego. Chuchel es una auténtica joya, una obra distinta, pero totalmente recomendable. A pesar de su escasa duración, el título nos llega a un precio muy reducido. Un coste muy bajo para una auténtica obra de arte que cuenta con un apartado audiovisual magistral.

Chuchel

Se nota el enorme mimo y dedicación que el pequeño estudio ha puesto en esta nueva creación. El resultado, una vez más, ha vuelto a cautivarnos. Ahora solo nos queda esperar su próxima obra, pero mientras regresaremos una y otra vez a sus anteriores creaciones para disfrutar de su magia.

Pocos estudios pueden presumir de tener tanto talento creativo y artístico entre sus filas. Solo hay que echar un vistazo a las pantallas para darnos cuenta del increíble trabajo realizado a la hora de crear todas las criaturas. Todas ellas cobran vida ante nuestros sorprendidos ojos gracias a unas animaciones que nada tienen que envidiar al de cualquier película de animación.

Por su parte, la banda sonora no podría ser más adecuada, con temas muy alegres y pegadizos que pegan a la perfección con el estilo del juego. Y los efectos sonoros no podrían ser más graciosos y singulares, logrando que en numerosas ocasiones nos entre la risa con esos extraños sonidos que realizan las criaturas.

Chuchel

Conclusión de Chuchel

Chuchel es una auténtica delicia visual y jugable. Una experiencia interactiva que nos invita a disfrutar de una aventura repleta de humor y simpatía. Dirigido a todos los públicos, su concepto mezcla los mejores elementos de sus anteriores obras, pero al mismo tiempo añade un mundo completamente nuevo y multitud de nuevas situaciones y desafíos. Parece mentira, pero quince años después de su nacimiento, Amanita Design sigue sorprendiendo a todo el sector como el primer día con obras que destacan por su originalidad y brillantez. En definitiva, no podemos más que recomendar que te hagas con un título tan especial que, además, nos llega a un precio muy reducido.