Lanzado hace más de dos años en la plataforma de acceso anticipado de Steam con un enorme éxito de ventas, ahora nos llega la versión final de Ark: Survival Evolved a PlayStation 4, Xbox One y PC.

Después de numerosas actualizaciones y mejoras que ha ido recibiendo el título durante todo este tiempo, ahora por fin podemos disfrutar de un producto completo, seguramente mucho más cercano a la idea que tenían desde el principio sus creadores, el estudio Wilcard. Es de agradecer el empeño que han puesto para poder llevar a buen puerto un proyecto tan ambicioso, mejorando poco a poco su espectacular y adictiva aventura de supervivencia en un mundo jurásico.

Son muchos los juegos del mismo estilo que han surgido en los últimos años (Rust, H1Z1, Rust…), pero ninguno llega al nivel de esta obra. No sólo estamos ante un proyecto que no se ha estancado como en otros casos, sino que ha ido progresando tanto que nada tiene que ver en términos de calidad y contenido el título que hoy analizamos con el que se lanzó en el programa de Acceso Previo de Steam. Además, su revolucionario universo y su impactante ambientación resultan irresistibles. Sus creadores han sabido escuchar a todos los jugadores para añadir multitud de mejoras y cambios, además de introducir una cantidad ingente de nuevos contenidos, sin que ello suponga en ningún momento traicionar la idea inicial del juego: sobrevivir en un mundo hostil repleto de peligros y amenazas.

ARK: Survival Evolved

Análisis a fondo de ARK: Survival Evolved

En ARK: Survival Evolved no solo deberemos enfrentarnos a toda clase de dinosaurios, sino tambíén a otros jugadores que podrán optar por hacernos la vida imposible. Todo ello sin olvidarnos de que en un mundo tan salvaje no podremos sobrevivir sin hacer acopio de suministros. Un planteamiento treméndamente adictivo que nos hará olvidarnos del resto a poco que seamos aficionados al género.

Cada partida será completamente diferente, siendo una aventura única en la que la muerte estará muy presente en todo momento. Tendremos que aprender poco a poco a encontrar la mejor manera de enfrentarnos a cada uno de los retos que nos plantea este apasionante y temible mundo. Se pueden contar por cientos las tareas distintas que deberemos efectuar en nuestro día a día: enfrentarnos a peligrosos dinosaurios, intentar domesticarlos, derrotar a otros jugadores o colaborar con ellos, obtener recursos de todo tipo como la imprescindible comida o herramientas que nos hagan progresar, construir construcciones de todo tipo, crear o conquistar bases…

Pero estamos ante un mundo que no da tregua y que nos invita a explorar siempre con la incertidumbre de saber qué nos espera unos metros más allá. Y es que podemos estar tan tranquilos cultivando y de repente sufrir las acometidas de un temible T-Rex o el ataque de otro u otros jugadores que buscan acabar con nosotros. Un planteamiento sumamente adictivo que nos engancha rápidamente desde los primeros instantes cuando solo contamos con nuestras manos como una única herramienta. La tensión es casi constante, siendo ésta sensación uno de los principales atractivos del juego.

ARK: Survival Evolved

Es una gozada moverse por este universo fantástico que mezcla dinosaurios con elementos futuristas y darnos cuenta que estamos ante un entorno vivo en el que nosotros somos solo un ser vivo más cuyo único objetivo real es sobrevivir, y para ello todo vale: cazar, asesinar, recolectar toda clase de recursos o cooperar con otros jugadores.

Antes de comenzar la aventura podremos escoger entre jugar en solitario o con decenas de otros jugadores que compartirán experiencia en alguno de los cientos de servidores multijugador que tiene el juego. Ni que decir tiene que esta segunda opción es la más recomendable. La historia comienza cuando nos despertamos totalmente desnudos y sin ningún objeto en nuestro haber. Desconcertados, hambrientos y sin saber muy bien qué tenemos que hacer, pronto nos daremos cuenta que nuestro único cometido debe ser sobrevivir como sea en esta misteriosa isla. En esos primeros instantes seremos un ser insignificante cuyas manos son sus herramientas y arma para intentar seguir vivos.

Desde el comienzo de la aventura nos daremos cuenta de que el ingenio y habilidad serán claves, ya sea para obtener madera de los árboles, comida u objetos con los que fabricar nuevas herramientas. Además, si queremos sobrevivir deberemos también comer, beber o descansar, algo que tampoco será tan sencillo de conseguir. La recolección de recursos y materiales será fundamental como nos daremos cuenta rápidamente. Con ellos podremos conseguir nuevas herramientas y construir armas que, a su vez, nos permitirán acabar con enemigos para obtener comida o nuevos recursos.

La sensación de progresión es una constante en el juego, de manera que será muy difícil que no nos sintamos enganchados por este sistema de recolección. Así, iremos mejorando a nuestro protagonista según vayamos subiendo de nivel ganando experiencia. De este modo, nuestro superviviente podrá tener más salud, podrá llevar más objetos o aumentar su energía, entre otras muchas mejoras.

El número de tareas que podremos ir haciendo será inmenso: cazar, cosechar alimentos, construir edificaciones de todo tipo o bases, domesticar, criar o montar algunas de las numerosas bestias prehistóricas que habitan la isla o mejorar nuestra tecnología, entre otras muchas.

Pero no estaremos solos, ya que decenas de otros humanos se encuentra perdidos en la misma isla. Según nos movemos por sus inmensos escenarios podremos encontrarnos con muchos de ellos, con la duda siempre de si nos quieren atacar o están abiertos a cooperar para tener mayores opciones de sobrevivir. Podremos, por ejemplo, construir refugios que nos permitan sobrevivir a los peligrosos animales salvajes o a unas condiciones climáticas que pueden llegar a ser extremas.

ARK: Survival Evolved

Si logramos sobrevivir podremos evolucionar de una manera que ni nos podríamos imaginar al despertarnos. De ir medio desnudos o ir cubiertos con unas simples telas a diseñar y equiparnos con armas futuristas o armaduras con la última tecnología que nos conviertan también en un peligro para el resto de jugadores.

El mundo por el que nos movemos resulta inmenso, con multitud de zonas muy distintas entre sí que nos invitan a explorar para obtener nuevos recursos y mejorar de nivel, que nos permitirán desbloquear los Engramas con puntos de experiencia. Con ellos podremos obtener un sinfín de objetos. Pero para conseguir mejorar deberemos vivir momentos de mucha tensión mientras nos movemos por sus escenarios. La isla se encuentra repleta de más de 100 tipos de temibles dinosaurios y otras criaturas prehistóricas, algunas de ellas con un tamaño inmenso que nos hará temblar sólo con verlas a lo lejos. Descubrir todos los tipos de dinosaurios es otro de los atractivos de la aventura, ya que además, según vayamos mejorando, podremos llegar a domesticar, entrenar, montar o criar a todos estos impresionantes animales. Así, vamos a poder a toda velocidad por la jungla a lomos de un Velociraptor, sembrar el caos y el miedo encima de letal T-Rex o los inmensos Brontosaurios o volar sobre la isla con un Pteranodon.

Como vemos, las posibilidades son casi infinitas, siendo nosotros los que determinemos en todo momento el progreso de nuestra aventura. Deberemos ser cautos, ya que los peligros son una constante, ya sea en forma de enemigos (humanos o no), de condiciones climáticas extremas o de unos mundos enormes que será bastante fácil perderse, lo que provocará que rápidamente nos afecte el hambre y la sed. No hay ningún juego que pueda igualar la sensación de supervivencia que transmite ARK en todo momento.

ARK: Survival Evolved

El juego no ofrece demasiados tutoriales, precisamente para ahondar en esa sensación de incertidumbre y peligro constantes. De ahí que nuestro consejo es que vayáis probando todo aquello que se os ocurra y, siempre que sea posible, cooperéis con otros jugadores para compartir experiencias o materiales, crear grupos para explorar y defendernos si nos atacan o ayudarnos en la construcción de los tan necesarios refugios.

También se ha buscado que el jugador pueda personalizar su mundo al máximo, de ahí que podremos combinar toda clase de materiales, cambiar todas los colores, texturas y hasta los diseños de las construcciones, las armas e incluso de nuestras armaduras y las de las criaturas que logremos domesticar.

En definitiva, una inmensa aventura jurásica en un mundo de ciencia ficción en la que deberemos luchar y cooperar con el único fin de sobrevivir a todos los peligros que encierra este misteriosa isla. Un planteamiento muy, muy adictivo y divertido que nos garantiza cientos y cientos de horas realizando toda clase de tareas.

ARK: Survival Evolved

A nivel visual, ARK es una auténtica delicia gracias al gran uso que se ha hecho del potente motor Unreal Engine 4, que demuestra que en buenas manos puede ofrecer unos resultados increíbles en mundos abiertos de gran tamaño. Resulta sorprendente comprobar como la isla ha sido recreado con todos los detalles a pesar de lo inmensa que es. La ambientación resulta sublime, invitándonos en todo momento a explorar unos escenarios que, además, muestran una variedad de entornos encomiable. El diseño de todas las criaturas es una auténtica maravilla, con unos modelados y tratamiento de las texturas exquisitos. El sistema de iluminación potencia aún más la belleza de un conjunto de un altísimo nivel general.

En esta versión final se han pulido la gran mayoría de bugs que se encontraban anteriormente. Todavía quedan algunos pero es algo normal en un proyecto de este tipo y envergadura. Para nada suponen un aspecto importante y más si tenemos en cuenta el impresionante apartado gráfico que luce.

Por otro lado, nos hemos llevado una muy grata sorpresa con el apartado sonoro del juego, con una banda sonora compuesta por algunos temas de gran calidad que ambientan a la perfección nuestra aventura. Por su parte, los efectos de sonido recrean toda clase de gruñidos de las criaturas que habitan en la isla. Estamos ante un juego sin voces, pero que nos llega con todos los textos traducidos al castellano.

ARK: Survival Evolved

Conclusión de ARK: Survival Evolved

Studio Wildcard ha llevado a buen puerto su ambicioso juego de dinosaurios. ARK es una magnífica aventura de superviviencia y cooperación multijugador que nos mantendrá enganchados durante cientos de horas gracias a sus inmensas posibilidades, su adictiva propuesta y al basto contenido que incluye. Si eres un amante de este tipo de juegos, adoras todo lo relativo a los dinosaurios o, simplemente, buscas vivir una experiencia única, no puedes perderte este fantástico título.